lunes, 18 de enero de 2010

David Brookings "La sonrisa del Verano pasado"

Llevamos milenios viviendo momentos terribles. Pero parece que en lo más crudo del crudo Invierno, (perdón por la apropiación William) estos momentos parecen más desoladores aún, si cabe. Añádele a esa sensación desoladora las noticias de Haití, y a la gente más paupérrima de Sudamérica, machacados por algo aleatorio e incontrolable como un terremoto, y parece que es misión imposible darle la vuelta a días aciagos.

Y realmente lo es. Así que, considerándome inútil para darle la vuelta al momento, al menos voy a pintarrajearlo de colores más brillantes buscando un trozo de azul entre tanto gris.

Para ello voy a utilizar la caja de colores en forma de cd de un norteamericano llamado Dave Brookings. Cantante y guitarrista, muy buen guitarrista debo añadir que con este su cuarto álbum, pinta un mundo menos oscuro y más esperanzador del que se ve si te asomas a la ventana.

Dave Brookings salió de su ciudad natal Richmond, Virginia en 2001. Después de haberse producido (with a little help of his friends) su primer disco: “Sounds Off”. Trasladado a Menphis, en donde sigue trabajando como guía turístico del famoso estudio de grabación Sun Studio. Allí compagina este trabajo con los conciertos y grabaciones de sus discos: “End of an Error”en 2003, “Choirs of the Bridge” en 2005 “Obssesed” en 2007 y este último cd titulado: “Glass Half Full”de 2009. La verdad es que el titulo es cuanto menos irónico (El vaso medio lleno) teniendo el día lluvioso y gris que asola esta ciudad hoy.

“Glass half full” continua la senda marcada por el autor en sus discos anteriores. Powerpop y rock pleno de melodía y buenas guitarras. Sonidos cercanos a un Matthew Sweet o a unos Raspberries. Música limpia en su estructura compositiva siguiendo la senda que tan inteligentemente marcaron sus ídolos “The Beatles”.

“Still not crazy yet” despliega por sus notas lo evidente. Si vives en Menphis, no puedes escapar al sonido que domina en la ciudad. Canciones como, “Destiny”, “One Lonely Word” y, sobretodo “Gettin´Older”, demuestra el amor del músico por el cuarteto de Liverpool. Luego están esas canciones como “Don´t Wake Up” o “We Never Ever Spoke Again” que te hacen salir de esa miasma de abatimiento que pueden provocar días torcidos.

Luminosidad, coros casi angélicos, una voz que, al menos para mí es preciosa, guitarras vivas, con ganas de jugar a subir a la cumbre de la buena música y en definitiva, un trozo de luz del Verano en este crudo, crudo Invierno.






3 comentarios:

Lia dijo...

Wenas!! Cierto, un sonido cercano a los Beatles. Me gusta.
Saludos!!

Kurgan dijo...

Después de la resaca de la Jota-Blues, volvemos a la normalidad.
La música de David tiene un toque surfero que nos lleva de la costa Este de Virginia a la costa Oeste de California directamente. Es una música muy sencilla de escuchar que tiene la propiedad de subirte la moral en estos momentos tan crudos y no me refiero sólo a Haití.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Wenas Lia :Me alegro de que te guste y también me alegro de volverte a ver por aquí. Saludos!!!


Querido Kurgan : Muy acertado, eso que comentas de la propiedad que tiene determinada música de subirte la moral, lo cual dice mucho de un disco o un artista no crees?