lunes, 30 de mayo de 2011

IGGY AND THE STOOGES “Metallic KO” Historia de una agresión sonora


Odio, rabia, mala leche, mala hostia, cabreo, enfado, ira, Iggy and The Stooges: Metallic KO. Dentro del diccionario de sinónimos podrían convivir tranquilamente todas y cada una de las definiciones anteriormente descritas, y se podría añadir el título del disco que nos ocupa, ya que nada mejor que eso es lo que transmite este “tour de force” sonoro. Los Stooges siempre lo dieron todo sobre un escenario, pero lo aquí documentado escapa a todo pronóstico y comprensión.

Todos conocemos las hazañas de esta banda. La violencia e intensidad, tanto sonora como física con la que se comportaban sobre las tablas. Los golpes, arañazos, contorsiones, cortes auto inflingidos por Iggy, los insultos e increpaciones al público, la distorsión y el volumen…… todo ello significaba que la audiencia nunca salía indiferente de sus shows. Shows que raramente llegaban a buen fin, pues las intervenciones policiales eran una constante. Por ello era habitual que tras tocar dos o tres canciones se diera por finalizado el concierto con la policía dando hostias por todo el recinto. Lo lógico era que el público se mantuviera expectante ante lo que consideraban como algo inesperado e inaudito, y salieran finalmente con la boca abierta ante lo surrealista de la propuesta. El problema para The Stooges era cuando tocaban ante públicos hostiles y propensos a la pelea, ya que ni el público ni el grupo se cortaban la más mínimo, y eso es precisamente lo que se documenta en éste disco.
El crítico Lester Bangs denomina al álbum una "documentación del holocausto Iggy en su forma más nihilista fuera de control". Esta fue su experiencia:


“La audiencia, que consistía en gran parte en motociclistas, fue inusualmente hostil, e Iggy como de costumbre, alimentado por esa hostilidad, le dio vuelta a la situación y la absorbió en una aterradora simbiosis extraña. "Muy bien", dijo finalmente tras interrumpir una canción a la mitad "bien, éstos gilipollas quieren oír “Louie, Louie , pues nosotros le daremos “Louie, Louie ". Así que los Stooges iniciaron una extraña versión de "Louie Louie", incluyendo nuevas letras improvisadas por Iggy: "puedes chuparme el culo / motero maricón", etc… Pero ahora el odio en la sala avanza como una enorme ola, e Iggy señala un provocador que ha sido particularmente ofensivo: "Oye, cabrón, como me interrumpas una vez más iré allí y te patearé el culo." "Vete a la mierda, que poco punk", responde el motorista. Así que Iggy salta fuera del escenario, pasa por el medio de la multitud fuera de sí, enzarzándose en una pelea con el motero, poniendo fin al show, y acabando en una habitación de hotel acompañado de un médico. Entro en el vestuario, donde me encuentro con el gerente del club dispuesto para golpear a quien sea de la banda. Al día siguiente, la banda de motociclistas, que se llaman a sí mismos los Scorpions, llama a la emisora WABX-FM y prometen en antena matar a Iggy y los Stooges si tocan en el Palacio de Michigan, el jueves por la noche. Al final nadie murió, pero Metallic KO es el único álbum de rock que conozco donde se puede escuchar el lanzamiento de botellas de cerveza contra las cuerdas de una guitarra”.


El álbum debe su popularidad, aparte de a lo histórico de lo grabado, a la fecha de su lanzamiento, durante la primera oleada del Punk, lo que contribuyó a vender más de 100.000 copias en Estados Unidos solo en su primer año. Lo cual no deja de ser paradójico, ya que el grupo ya no existía, los trabajos anteriores habían tenido muchas menos ventas, y lo más importante: en realidad se trata de un disco pirata!!!! Eso sí, uno de los piratas más famosos de la historia. Posteriormente James Williamson se hizo con las cintas originales reeditándolo, y actualmente se considera un disco semi-oficial dentro de la carrera de The Stooges.

Básicamente lo que aquí nos encontramos es la grabación del último show que dio el grupo (hasta su reunión en 2003), el día 9 de febrero de 1974 en el Michigan Palace de Detroit. Durante años ha sido editado en diferentes discográficas, con diferentes formatos, y parece ser que lo único que se ha respetado ha sido la portada. La edición que hace unos pocos años hizo Munster Records y que es la que yo tengo, resulta espectacular. Carpeta doble plateada, doble vinilo de 180 gr. y en el interior un póster de Iggy en acción. También se ha editado otra versión con el añadido de un show anterior del 6 de octubre 1973 grabado en el mismo lugar. ¿Las canciones? Que mas da…… aquí lo que importa es lo que suena, no las canciones, valga la paradoja. Pero siendo la gira de Raw Power podéis imaginaros el tipo de material que tocaban: “Gimme Danger”, “I Got Nuthin’”, “Heavy Liquid”, “Raw Power”, “Search & Destroy”…. Eso sí, aviso para navegantes: es un pirata, o pirata semi-oficial, como queráis llamarlo, por lo que la calidad de sonido es mala. Las canciones se escuchan bien, pero no esperéis un directo al uso. Eso sí, como documento histórico es impagable.

12 comentarios:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Lo escuché por primera vez en 1993, cuando ya tenía bien interiorizadas sus tres obras maestras en el estudio y había visto dos veces a Iggy Pop en directo. Y a pesar de todo, no me esperaba semejante "agresión sonora", como bien dices. El otro día Tyla, y hoy tú: larga vida a los Stooges.

Saludos.

RAFA dijo...

nunca he podido con ellos, me sabe mal porque veo que disfrutais, pero no puedo, me supera...
saludos,

Pijus Magníficus dijo...

Yo también lo tengo, y es lo más asquerosamente sucio que se ha prensado jamás en un trozo de plástico negro. Si te pones los cascos, subes el volumen, y te fumas un peta, te da la impresión de estar dentro de la sala (y no es por el peta). Una burrada. Saludos y buena semana people!!!!!!!!!!!!!!!!!

Johnny Dibud dijo...

Me pasó como a Gonzalo, me encanta el comentario de Pijus, vivan las agresiones sonoras y larga vida a los Stooges.

ROCKLAND dijo...

A slap in the face!
Y nunca mejor dicho. Un directo que representa perfectamente lo que eran The Stooges en aquellos años. Caos, brutalidad, high energy y lo que se te pasa por la cabeza.

¡Brutal e histórico directo!

Saludos.

J.M.B. dijo...

Me voló la cabeza y reventó los bafles de la cadena...

Saludos

luther blues dijo...

Un cañonazo amigo ,a Iggy lo vi varias veces ya en su plano tranqui/meditacion/mecaseconunajaponesa y hubiese dado años de mi vida para verlo como lo pintas en el post
Hace poco arribo con los stogges pero ya no eran los mismos ,igual queda estas maravillas en vinilo que la rompen
Un abrazo rocanrolero

Víctor Hugo. dijo...

Hace mucho que las palabras nadie me daban ganas de comprarme un disco ¡Me lo pido!XD

manel dijo...

Y no pierde ni un ápice de intensidad con el paso de los años...Saludos!!!!

The Mother Of Norman Bates dijo...

RAFA: Me encanta tu comentario. Me encanta que no te guste y que lo comentes, pues no es lo habitual entre la comunidad blogger. Es bastante aburrido cuando todo son alabanzas y nadie discrepa. Yo no te voy a intentar convencer, de hacho a tí seguirá sin gustarte, pero me gusta que lo digas.

PIJUS: Te entiendo perfectamente, a mí también me pasa eso con algún disco en directo, sin ir más lejos el "If You Want Blood..." de AC/DC tiene un sonido especial, te pones los cascos y escuchas hasta el acople de la guitarra.

VICTOR HUGO: Insisto, si te lo compras ten en cuenta donde te gastas tu dinero. El sonido no es bueno, igual luego te arrepientes. Escúchalo primero.

Un saludo a tod@s. Agur, adeu, ciao, adiós, hastalueguito (como diría Flanders)......

Pijus Magníficus dijo...

Hey, Mother: ¿sabes otro disco que escuchado con auriculares te transporta al pabellón? El No Sleep'till Hammersmith de Motorhead. Se oyen hasta los ecos. Lo que hubiera dado por estar allí!!!!!!!!!!

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Menuda ruidera, tíos. Joder TwoHeads, me has sorprendido: una crítica de éste artefacto en pleno siglo XXI. Tienes todo mi respeto. Como diría Iggy: Aaaaaaarrrrrgggggghhhhhhh.......!!!!!!!