jueves, 31 de diciembre de 2015

Con El Hilo Que Nos Dan...Tejemos....


Podría llenar otro texto más con una tormenta de palabras. Sobrecargaros con naderías grandilocuentes...pero, la verdad, los finales han de ser cortos, sinceros y lo más honestos posibles.
Si algo queda en este blog, en esta trayectoria prolongada, tal vez en exceso, creo que es la intención, al menos, de ser honesto. Se buscó, desde que se escribió la primera palabra, ser sincero. No decir nada que no se quisiera decir y utilizar esta historia de los blogs no como una extensión del ego, ni como una continuada felación a los demás y a uno mismo. Se necesitaba, de verdad, un Rock and Roll. Ser buscaba el modo y el medio de dar a conocer a tantos y tantos grandisimos artistas que, quizá, lo hubieran tenido algo más difícil sin nuestra humilde colaboración.Nombrarlos se me antoja absurdo y extenuante, han sido tantos y tantas, tan magníficos y emocionantes que, si alguien quiere saber de ellos, que repase todas, o casi todas, las entradas que se han realizado en este blog que hoy finaliza.

Me decía, de modo cada vez más obsesivo, mañana lo termino, mañana hago otro post y me reseteo...mañana, mañana, mañana....decía el inglés:"Esa engañosa palabra mañana, mañana, mañana, nos va llevando por días al sepulcro, y la falaz lumbre del ayer ilumina al necio hasta que cae en la fosa."Lo releí hace unas semanas y voto a tal que razón había en las palabras del bardo.
¿Porque seguir...por la gloria?, también tenia palabras para ello el de Albión..."La gloria es como un círculo en el agua, que se agranda hasta que desaparece a fuerza de extenderse." o bien:"La reputación es el agobio de los tontos."

Se tenia que terminar...el amor que había por buscar, por ofrecer..estaba extenuado, despistado, a veces perdido de tanto querer encontrar, de tanta velocidad como le exigía al corazón para dar con la canción, enamorar y tratar de que os enamoraseis como yo de ella. Tres minutos cincuenta de gloria, de vicio, de plenitud... y también encontré palabras para mi  obsesión..."Por un exceso de velocidad podemos ir más allá del objeto alrededor del cual corremos y perderlo al rebasarlo"
Y aquí estoy, ahora en solitario, un monólogo, aunque empezásemos como un biólogo...varios años después..varias miles de palabras después, varios cientos de maravillosos discos y canciones después..esto finaliza, por lo menos este esto que ha sido Necesito un Rock and Roll..
Sin más palabras sin más adornos...
                                                         ¡¡Ha sido bonito joder!!

sábado, 28 de noviembre de 2015

Jeff Crosby: Luz De Estrellas Lejanas


Ahora que dejo caer las últimas palabras en este invento que hemos acunado, sufrido y disfrutado por años..de repente, se abalanzan historias, se mezclan impresiones y sensaciones que  claman por hallar su espacio en esta historia, que son puzzle de historias más pequeñas.
Me viene al corazón, la necesidad de abrazar, de posar la mano en el hombro de  Jesse Hughes y Josh Homme cuando, entre lágrimas apenas contenidas, relataban la monstruosidad sucedida en La Bataclan de París.
O, también relatar uno de los mejores conciertos que he visto en años gracias a los caballeros de Black Star Riders.
O sugerir la lectura de Mr. Mercedes, del puñetero de Stephen King que borda un relato que engancha desde la primera frase...O, "Waking Days" el tercer álbum de Jeff Crosby si no cuentas sus dos EPs.
Diez canciones magnificas. Intensas, hermosas, atemporales en su factura, deliciosas en su contenido literario y musical, embriagadas, todas, de esa esencia que Jackson Browne o  Gram Parsons, por poner dos ejemplos, dejaron plasmadas en sus obras.
Envolverse en alas de ángel sin cielo, recorrer ese espacio mísero que nos aleja de la brutalidad de ser, ser humano. Ese material sensible y fugaz que se adentra con premura entre cosas hechas de piedra, acero y cristal mientras, a su alrededor, los fantasmas y los ecos de vidas pasadas inundan cada esquina.
En esta vida que corre desbocada, nuestras mentes recogen las reverberaciones de las vidas que se fueron, las arenas no olvidan los sueños que crecieron en ellas y el planeta entero se vuelve campo de cultivo y cementerio, cuna y tumba de palabras y gestos, de los actos de amor y desamor, que es amor no recogido y olvidado en los estantes del alma.

Así deambulamos, preguntándonos como porque quien cuando, eso si no pierdes el tiempo mirándote la polla o los pies. Si eres capaz de mirar más allá, casi entenderás esos acantilados hechos de luz que son las estrellas. Pero debemos alzar la cabeza y alejarnos de nosotros mismos. Buscar las maravillas que nos depara un mundo que es capaz de criar hombres y mujeres que viven poesía, que beben y se emborrachan de palabras, de música, que buscan trascender eso que nos ancla y nos define miserablemente. ¿Que queda, sino, de la arcilla de la vida vivida...solo las huellas de las manos desaparecidas? ¿Que recordaré en los próximos años...que desearía recordar?Canciones y palabras, imágenes y luz que enamora a la sombra; pequeñas películas que se forman en mi cabeza al escuchar canciones como "Canyons", "The Homeless and the Dreamers", "City Girls", "Emily" "I Should Be Happy" o "The Only One I Need". Belleza, apasionadas palabras que recogen los sentimientos más intensos y los más tristes, los más elevados y los más dulces. Diez canciones que son diez pedazos pequeñitos de historias que ves pasar a tu lado cada día, o que, incluso has vivido tu mismo, tu misma.

El músico de Donnelly, Idaho, hace crecer esos momentos en que, sentir, se vuelve un privilegio y, junto a su hermano Andy, Dave Manion, John Gilbertson, Ben Waligoske, Daniel Blumenfeld y Will Prescott, sus Refugees, pergeña pedacitos robados a estrellas lejanas que arden despacio, intensa y apasionadamente y dejan ese regusto agridulce, crepuscular y mágico donde la vida se confunde y funde con los sueños.





domingo, 1 de noviembre de 2015

Shawn Mullins: Creyendo, Aún, Las Palabras De Los Poetas


"Solo un ratito más"; Son las últimas palabras que pronuncia Charlie Parker, el detective, protagonista de las novelas del irlandés John Conolly. Solo un ratito más. Unos segundos que duren años para degustar esa canción, para dejar caer el alma en el poema que te envenena, para cerrar los ojos a una noche, sabedor de que el amanecer está ahí, a un parpadeo de ti.
Solo un ratito más para que las canciones de Shawn Mullins te llenen de viento las alas de la emoción y te permitan surcar, un ratito más, una vida que se dirige, poquito a poco, al ocaso, al lugar donde la canción es un eco de tu vida y tu vida, una sombra que se difumina, como la luz del sol, al atardecer.

Decía Friedrich Wilhelm Nietzsche:"La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño" Y los años pasados son un ensayo tontorrón de una vida que, al final, no es ni por asomo, la que has vivido. Enfrentas, cada amanecer a ese "The Great Unknown", con que Mullins da inicio a un disco poderoso, inmenso, hermoso y cargado de una risa escondida y pícara, como de niño.
El de Atlanta ha parido, glorioso y discreto, intenso y entre susurros un discazo de esos que entran despacio, que necesitan de una degustación prolongada y embriagadora para que el paladar descubra todos los matices y las maravillas que esconden este Corazón Estúpido.

Han sido cinco años desde su anterior álbum: "Light You Up". Demasiado tiempo, se podría reprochar al músico. Pero el reproche dura lo que la escucha de las diez canciones del disco, comienzan y terminan. Porque Mullins no necesita demostrar ya nada, ni a los críticos, ni al público ni, creo yo, siquiera a si mismo. Lo que hace, lo hace por el puro placer, y la necesidad, de crear, de emocionar, de conmocionar ese terreno, demasiadas veces baldío, que es la música popular. Blues como "Ferguson" o la ironía cachonda y tan KatrinaVille de "Pre Apocalyptic Blues", cajas de ritmos y ese rapeado tan particular de Mullins como en "It All Comes Down To Love", bellezas incontestables y maravillosas como la canción que titula el disco, sonidos Americana de esos que te llevan a Arizona, o cerca, al menos como en "Roll On By" o "Gambler's Heart". Música, belleza, poesía, vida, con mayúsculas si quieres, pero de eso con que sueñas por las noches cuando ni siquiera tú sabes que estás soñando eso. Y todo hecho con un talento y una pasión, con  serenidad y fuerza, con madurez, si lo prefieres, con esa seriedad conque solo los niños acometen la vida.

Canta Shawn en la preciosa "Sunshine" que todos necesitan ese pedacito de sol para seguir adelanta, para seguir cantando la vida, para que te ilumine, imagino, el camino. Las canciones del disco, abordan sus fracasos en las relaciones personales. De hecho, muchas fueron escritas mientras se derrumbaba su tercer matrimonio, y oyes ese sentido del humor ácido y necesario mientras se reprende a sí mismo por ser tan romántico.  Y, si no te ríes, y mucho, de ti mismo, si no guiñas un ojo al destino cabrón con la socarronería de un Burt Lancaster o un Errol Flynn, vas jodido, porque la vida te toma en serio y te obliga a ti a tomarte en serio la vida y en ese cuarto estrecho y oscuro, no cabe la risa, ni la poesía, ni la luz del sol.





lunes, 19 de octubre de 2015

Michael Monroe: Píntame Los Labios De Rock And Roll


53 años se aprietan a sus pantalones de cuero. 39 de ellos enganchado a la música. Imitando, desarrollando, creando, disfrutando, sorprendiendo, apasionando... Matti Antero Kristian Fagerholm..el puto y, afortunadamente incombustible, Michael Monroe
Su"Blackout States" es uno, si no el mejor álbum en solitario del finlandés para mi gusto.Trece canciones cargadas de un fuego avasallador. Canciones incandescentes que hacen palpitar el corazón al borde de un glorioso y extásico infarto.
¿Porque me tiene tan  enganchado este menda? ¿Su espectacular puesta en escena, su arrollador carisma, su incansable búsqueda de ese concierto absoluto, preñado de todo lo hermoso y decadente,. lo brutal y lo tierno, lo lúdico y lo sensual, la rabia y la gloria del ser humano expresada en canciones que se corean, se sudan, se bailan, se viven como parte del bagaje vital de cada uno.?
Monroe es inteligente. A unas canciones vigorosas
y teñidas de todo lo bueno que el Rock and Roll es capaz de ofrecer, incorpora a unos músicos que, en lo suyo, podríamos decir que son la cumbre del Rock and Roll, Glam, Punk, Sleaze y lo que te apetezca añadir. En esta nueva encarnación de la banda del de Helsinki, ha reclutado a musicazos de la talla de Steve Conte a las guitarras. Autor de discos de Rock and Roll apasionados y colaborador de bandas como The New York Dolls.  Rich Jones, también a las seis cuerdas, conocido por haber tocado en formaciones como la banda de Ginger Wildheart en su trayectoria en solitario o The Black Halos. A la batería Karl Rockfist, que estuvo un tiempo con Glenn Danzig, Y mi querido Sami Yaffa al bajo, compañero de múltiples batallas con Monroe con quien compartió tiempo, vida, muerte y resurrección en los míticos Hanoi Rocks o en los maravillosos Demolition 23.

¿Y las canciones? ¡Joder, maravillas como "This ain’t No Love Song" arrancando con toda una  más que contundente declaración de intenciones."Old King’s Road" o como hacer un single fogoso y cargado de memoria y melodías donde Punk y Hard Rock envenenado se enrollan en los bateres del Rock and Roll
El disco alterna temas más duros como "The Bastard’s Bash", " Six Feet In The Ground", "Permanent Youth", toda una declaración de intenciones y, sobre todo, "Good Old Bad Days"; con Rock and Roll, cargado de melodías y coros maravillosos como en "Dead Hearts On Denmark Street","Goin’ Down With The Ship", "Blackout States" o “Keep Your Eye On You”. 
Pongas donde pongas las orejas y el corazón hay una melodía que te atrapa, un guitarrazo que te subyuga, un coro que necesitas tararear, una sensación de plenitud, de emoción desenfrenada que busca la calle para gritar, los garitos para bailar y emborracharse al ritmo macarra y malincuente de una banda que está tocada por el vudú eléctrico y la magia sudorosa y eternamente joven del mejor Rock and Roll.
Le llaman fuerza de la naturaleza al tipo este. Le llaman loco y pirado, histriónico y pasao. Michael Monroe es eso y más. Es un tren a punto de descarrilar, un alma desbocada, una tormenta que aulla siete notas en un cielo negro para volverlo luminoso y cegador con un relámpago repleto de canciones que se te meten dentro y te enganchan el alma para siempre.
¿La parte negativa? La portada horrorosa y tan terriblemente noventera y que Monroe, y las empresas dedicadas al asunto este de la contratación de conciertos en este puñetero país aún, no haya anunciado una gira de esas que te levantan la tapa del cráneo y envenenan tu corazón para siempre.







Para Matarlo ¿que no?





miércoles, 7 de octubre de 2015

Matty James: El Alma Del Mar Y El Corazón Del Desierto


El desierto busca un mar que lo ame. El poema busca notas que le hagan volar, que lo lancen al corazón de la persona que busca magia en las palabras, alas en la música y un horizonte al cual dirigir su emoción.
Canciones de desierto y mar del norte. De tierras verdes recortadas contra cielos grises y mares ansiosos, de horizontes que arden en inmensidades vacías, heridas por carreteras que las atraviesan como un tatuaje que  promete noches de silencio y pasiones alumbradas por lunas vagabundas.

"La poesía levanta el velo de la belleza ocultada del mundo", decía Percy Bysshe Shelley. La música de Matty James, canta sobre los hijos bastardos de esa belleza. Sobre la búsqueda de esa poesía en desiertos que buscan el mar, en mares que oyen el susurro del desierto y anhelan un beso ardiente, deshaciéndose en miles de gotas que sueñan con ser granos de arena que se vuelven roca, que se torna carretera, de esas que van a No Town.

El chaval este, del condado de Fermanagh, en el norte de Irlanda es un soplo de aire fresco en la actual escena musical del Reino Unido. A pedazos Rocker de los de antes, de esos caballeros bandidos que robaban tu corazón con una sonrisa envenenada,a trozos baladista aferrado a una guitarra acústica, a pedazos sucia muñeca del Rock and Roll sucio y travestidos de gente como Dogs D´Amour o Hanoi rocks, Matty James se enborracha, como el mejor Faulkner o Fitzgerald con influencias que van desde el Blues al  Folk, Punk, del Glam-Rock al Rock and Roll y, "The Road To No Town" está plagada de curvas y vericuetos que se acercan a puebluchos que se llaman Cash, Haggard, Williams, Warwick; apreciables en las diez maravillosas canciones que componen este grandisimo disco.

Abandonando, en parte, una electricidad que sonaba con rotundidad en su anterior obra "Last One To Die" de 2014, las nuevas canciones de Matty abundan en sonidos fronterizos, terrosos, cargados a un tiempo de la espuma del mar que golpean con rabia las costas de Irlanda, y del agreste paisaje lunar de los desiertos norteamericanos. Los violines, del grandisimo Pat McManus, guitarrista, a la sazón del grupo de Heavy Metal, Mama´s Boys, revolotean casi todas las canciones del disco imprimiéndole a cada una de ellas, ese aire Folk que se enrevesa con las guitarras Country al más puro estilo Cash o Williams.
Las apasionadas letras y melodías infecciosas con que James dota a cada tema del álbum empuja al escuchante a  ir cantando cada canción y hacerle coro becerro a esa voz de whisky empapada y aires de barítono del irlandés.
Y, ¿sabes? es un lujo paladear palabras cargadas de sabiduría que dan la impresión de llegar de un alma mucho más antigua, quebrada y, por lo tanto, irrompible. Entre las diez obras del disco de James, hay lugar para todo. Ironía, rabia, belleza, soledad, poesía, luces y sombras, risas y lágrimas. Encajan entre sus frases las palabras del poeta:"Estoy profundamente borracho en alegría esta noche, no probaré ningún otro vino". Pues, es, al final, la sensación que provoca escuchar "Money The Devil", "Sticks Stones", " Win Or Lose", " Oh My Darlin" o "Cut With Dust". En ellos, escuchas los ecos de Johnny Cash, de Kriss Kristoferson, de Tom Waits, del "Belfast Confetti" de su paisano Ricky Warwick, maravillosamente interpretados por The Irregulars, la banda de apoyo de Matty James, que, en esta ocasión la componen Philthy: Mandolina,  Banjo y Coros, Johnny Danger. Guitarra solista y Coros, Pat McManus: Violín y Guitarra solista en " Win Or Lose", James Cooke: Trompeta y Kevin Mc Hugh: Coros...¡Ah! y Matty James: Voces, Guitarra Rítmica y Solista, Bajo, Batería y Harmónica.

Hazle un favor a tu corazón, a tus orejas a ese bicho loco que disfruta con las maravillas que la música y la poesía son capaces de crear y comprale a Matty James su "Road To No Town" aquí: http://www.pledgemusic.com/projects/mattyjames

Disfruta con todo lo que un tipo es capaz de hacer con corazón y alma, siente lo que eres capaz de hacer tú, con ese paisaje extraño de mar y desierto y busca horizontes entre el cielo y el suelo.








domingo, 27 de septiembre de 2015

Lucero: Queda El Sentimiento


Últimas balas; balas hermosas, cargadas de poesía y color, de magia y luz de atardecer. de esa serenidad que revolotea el alma y que tan rara es que se te pose en el hombro y te susurre los secretos del universo al oído para que tu sonrías y te digas para ti mismo: ah, era eso..."
Últimas balas que son canciones poderosas, embriagadoras, lúcidas y repletas de una hermosa necesidad de trasmitir historias pequeñitas que terminan ocupando el universo entero que es el corazón de las personas que sienten, que son, que viven una vida chiquita pero cargada de la épica que gente como Ford o Pekinpah plasmaban en la pantalla. Porque la música de Lucero tiene ese algo de fronterizo, de crepuscular, de momentos que se pierden y en los que solo queda el sentimiento, la necesidad de hacer las cosas porque es lo justo y porque ya hay en el mundo demasiadas personas y cosas injustas.
Y es que la música de los de  Memphis esta teñida de esa literatura que gente como McCarthy, Don Cormac imprime a sus historias, esas caídas del caballo de la vida, de que éste te arrastre metros y metros en una galopada inmisericorde y que, aún así, te levante, trastabilles el alma, sacudas el polvo de tu corazón y te yergas ante una vida que se despliega ante ti, como el desierto.

En su web, los Lucero definen a esta etapa, gloriosa y hermosa, de su carrera hoy en día como:"triste Country Rock bastardo de Soul y R & B," Y, debo añadir, que poesía, de callejón, de bareto de mataos que no tienen ya ni lugar al que huir ni ganas de hacerlo. Pero también belleza y melancolía en momentos en que lo duro es mirar a quien amas y sentir que todo se ha ido desmoronando, que  te queda el recuerdo, que duele, pero que es lo único que te mantiene entero, "My Girl & Me in '93" una  de las preciosas canciones que ben Nichols ha compuesto para este "Todo lo un hombre debe hacer", hermoso titulo para un disco maravilloso y cargado de sentimiento, pasión, Soul, Rock and Roll y poesía. El álbum  contiene algunas de las letras más hermosas, vibrantes y melancólicas que Ben Nichols jamás haya escrito, Letras que se leen como capítulos de su vida, que hablan de  la dualidad de las relaciones, el crecer, el madurar, el envejecer tratando de entender tu puto lugar en el mundo.

Trabajando con el productor Ted Hutt por tercera vez en el famoso Ardent Studios,, los Lucero han expandido su sonido, o tal vez es mejor decir, lo han refinado. Su esquema sonoro es, básicamente, similar a sus anteriores y maravillosas obras;"1372 Overton Park" y "Women And Work"
Los músicos se han sentido lo  suficientemente cómodos para tomar algunos riesgos con una paleta de tonos nuevos, a priori más sosegados pero cargados de una  potente panoplia de sonidos que posibilitan el dar vida a las historias detrás de las letras y hacer que estas crezcan y se te enreden en el corazón para siempre. Y esto le debió pasar a Nichols para que, por primera vez, metan una versión en un álbum de la banda:" I'm In Love With A Girl" de los Big Star, porque la canción es de esas que se te quedan grabadas en la cabeza, como lo hace "Baby Don't You Want Me","I Woke Up in New Orleans", "The Man I Was"," Went Looking for Warren Zevon's Los Angeles" o "Can't You Hear Them Howl".

Decía la escritora Blaga Dimitrova:"No tienes derecho a mentir, escribe cada uno de tus versos como si fuera una despedida" Lucero, componen canciones del mismo modo. Intensas, teñidas del fuego que se te come el alma por dentro y que te vuelve poeta, idiota, frágil e invencible a la vez. Lo que Nichols  Roy Berry , John C. Stubblefield, Brian Venable, Rick Steff y Jim Spake nos regalan son las gotas de sudor que chorrean cuando sientes la vida como propia, y, a la vez, sientes que el amor no es un tren que se marcha, son sombras y luces que brillan en un escenario y descubrir que las cuerdas que atan la vida se sueltan si transformas la mano que acaricia en la mano que dice adiós Y es que a veces, las canciones nos salvan la vida de nosotros mismos y, lo que queda,es el sentimiento.








lunes, 7 de septiembre de 2015

Pete Berwick: La Luz Poderosa De Los Hombres Buenos


Cuando escuchas por primera vez ese intenso, emocional y maravilloso disco del músico de Nashville, Pete Berwick, lo primero que te llega al corazón, antes que a la cabeza, son imágenes de las películas de Sam  Peckinpah. Una banda sonora perfecta para esas escenas que se graban a fuego en lo más profundo del alma. Un fuego intenso y arrollador como el que transmite las canciones de Pete Berwick.

 Sexto larga duración de Berwick. Maduro. Hermoso, doliente, cargado con esa luz mortecina que brilla poderosa en las noches más oscuras. Un disco que se eleva por encima de tanta repetitiva cháchara insustancial de esos músicos que han retozado entre algodones mientras Pete cantaba y contaba lo que vivía.
"The Legend of Tyler Doohan" respira vida. Emoción y una acertada mezcolanza de estilos que hacen del disco un paseo por lo mejor de la tradición musical norteamericana. "She's Too Wild For Me" es puro Jerry Lee Lewis, mientras que canciones tan hermosas como "The Proof Is In The Whiskey" o "Cried My Last Tear" harían  llorar de envidia a Steve Earle o al mismo Bob Dylan.

Pete Berwick siente la vida como una canción, una última actuación, una manera de gritar su vida, su existencia misma. Al cantar, al hacerte llegar a golpe de corazón las mismas historias que has escuchado miles de veces pero con esa pátina de realidad, de callejón a medianoche, ahogado en lágrimas o vómito. De coches que van a ninguna parte, que estacionan en moteles que parecen tumbas y ciudades que desaparecen, como fantasmas en autopistas que engullen todo. De  amores que se rompen, de vidas que se resquebrajan de mundos que colisionan en un lamento en un grito en un llanto, sientes, y, ¡joder de que manera!, que esto es distinto. Que es verdad. Que esa historia que te llega rota, desde una garganta que se bebe la vida es profunda, dolorosa y bellamente verdadera.
Solo tienes que escuchar la canción que da titulo al álbum que cuenta una historia de la vida real y, a la par,rinde homenaje a un niño de 8 años que murió al intentar salvar a su abuelo en el incendio   que sucedió en el remolque al que se había visto abocado tras una puta vida de trabajo y miserias. ("demasiado jodidamente joven para que muera un hombre"), se lamenta Berwick, con su ronca voz ,conmovedora, encogida el alma y rabioso el corazón.

Desde su inicio con esta canción, las historias se suceden en un hermoso desfile de perdedores y corazones agrietados que resisten la vida como si fueran Sísifo; no en vano el álbum se subtitula"... Y otros cuentos de  victoria y  derrota.". En ellos hay espacio para el Barrelhouse honky-tonk, "She's Too Wild For Me" Sonido  Sticky Fingers y Country Rock. Vaciladas de viernes a la noche, "Keep Your Socks On o "Do not Look Down, Con una amarga descripción de lo que es tocar por esos pueblos perdidos de la mano de Dios y de Satan. Si te oyes "See You In Hell", parece que estés escuchando la segunda parte del mítico"Ghost Riders in the Sky" Pero es que además hay canciones tan bonitas como "Wait" o "Are You Sure I'm What You Want" , que se a convertido en una de mis canciones del año.
Todo lo que este tío hace lo hace desde muy adentro, desde ese tuétano del alma al que unos pocos privilegiados son capaces de acceder para teñir sus canciones de belleza, de horizonte, de lágrimas.
Pienso en "Smalltown Blues" o " Everything's Waiting" y me viene a la cabeza que Enrique Villarreal podría haberla incluido en cualquiera de sus discos. Tal es la pureza y la oceánica belleza con que algunos autores dotan a sus obras. Y, mira, buscando más semejanzas, Pete Berwick es un novelista con cuatro obras en su haber.

Más de 35 años en la música. Boxeando con la vida y en el ring, como amateur.
 "No se puede matar a un hombre nacido para pasar el rato" es el lema de Berwick, Y no es mala filosofía mientras viaja de pueblo en pueblo, con toda una vida de canciones a las espaldas y las arrugas de existir, de sentir, de ser, marcadas en cada esquina de su piel y en su maltrecha seis cuerdas.
Berwick brilla, como un crepúsculo, como un sol que, aún cansado de girar y girar por el universo, sigue brillando y dando calor a las almas que tienen un ratito para disfrutar de esa luz poderosa de los hombres buenos.







domingo, 30 de agosto de 2015

Cachemire: Loin Du Regard De Dieu


Supongo que es mi proverbial capacidad para encaminar mis pasos al lado contrario del que señala el sentido común. Supongo que es llevar la contraria al amigo Dirty y posponer un texto del grandisimo disco del más grande aún, proletario del Soul, que acabará cayendo, Southside es mucho Southside.
Supongo que es por llevarle la contraria a la chavalilla pizpireta cuyo Rock and Roll, ahora, tiene cuatro patas y mueve la cabeza y el corazón al ritmo de su endiablado contoneo.
Supongo que es porque estoy devorando de manera casi compulsiva las obras literarias de Pierre Lemaitre y, claro, todo influye...o, supongo que "Photochope Moi" es un puto discazo como la cumbre del Monte Olimpo de Marte y, necesitando un Rock and Roll, las trece canciones que componen el disco de debut, amén de un EP de 2012, de los franceses Cachemire, pronunciación gala, como no, de la canción Kashmir de los Zeppelin, era lo justo y necesario. Los franceses se han marcado un poderoso y arrollador debut repleto de sonidos intensos, viscerales, intensos y cargados, gracias a San Jacques Brel, de una ironía y un desparpajo necesario para el cerebro y para un corazón ávido de emociones.

"El Rock francés, es como el vino inglés" dijo John Lennon en 1974. Y razón no le faltaba. Cuando el de Liverpol pronunció esta sentencia severa y acertada, faltaban tres años para que Bernard Bonvoisin y sus colegas iniciaran ese algo que  Freddy, Seb, Sven y Farid han continuado desde su Nantes natal con este disco repleto de un Rock and Roll y un Hard Rock cargado de sudor, actitud y  una anárquica manera de entender la belleza que subyace en la mirada más acerada y vitriólica que uno ha tenido el placer de escuchar en tiempos.
Para el bueno de Lennon, la referencia al Rock francés era el facha de Johnny Hallyday, ¡joder, si Serge Gainsbourg o el mentado Brel eran más Rock and Roll que el penoso de Jean-Philippe Léo Smet! Y es un puto lujo que estos cuatro de Nantes pongan las cosas en su lugar como en su momento hicieron los Trust.
Rock and Roll cantado en francés, que parece que cada frase se esté cagando en tu puta madre y mola la ostia. 
Canciones como " L’animal", "Mustang", " Photochope-Moi", "Blonde Box", " Putain J’ai Peur" o "Lettre Du 2" me hacen mover la cabeza a la heavy metal mientras pone mi corazón en llamas. Y, por si esto no fuera suficiente, los cabrones se marcan una arrolladora e incendiaria versión de "Le Banana Split", canción de una muchachita de origen belga llamada Lio, que, la libido de los más viejunos del lugar recordaran con deleite ya que, la púbera canéfora aparecía en sus actuaciones ataviada sólo con un más que sugerente camisón y una carusa de "Yo no he sido" que volvía becerro a los adolescentes y no tanto, de aquel lejanisimo 1979. Y si, la puñetera canción hablaba de sexo oral, pero de eso se entera uno con tantos años y tantos años después que se la pela..(aquí se hila fina la ironía)

Las canciones del cuarteto destilan un poderoso compendio de influencias. Desde los Rolling a Led Zeppelin, desde Serge Gaingsbourg a Trust. Sombras que no oscurecen la brillantez compositiva y la intensidad emocional y musical con que los de Nantes ejecutan sus canciones en directo.
Solo espero que no tarden mucho en ofrecernos otro trabajo tan maravilloso como este álbum y que, si hacen un video-clip del Banana Split, también salgan en camisón..Yo, al  menos lo haría.



viernes, 7 de agosto de 2015

Frank Turner: Cuerpo Que Flota, Luz, Oleaje; Todo Es Del Viento


Es definitivo, creo, con los años, uno descubre que, definitiva es la muerte y los impuestos, y la
necedad humana, y la luz vigorosa de las personas buenas, y el talento y la pasión de algunos y algunas que hacen este mundo más luminoso.
Pero digo, creo definitivo terminar esta andadura que empezó como dialogo y terminará como monologo. Sin embargo, aún quedan algunas balas en la recámara y la necesidad de hablar de algunas obras musicales que esperaba ilusionado y de algunas más que están en el horizonte, espero que cercano. Y la necesidad, también, de agradecer a todas las personas que han perdido unos minutos de su tiempo en escribirme y alentarme o lo que sea. A todos, gracias de corazón.

Vuelve el Turner. Vuelve a mi vida con la ilusión y el engranaje de mi corazón y mi deseo de devorar esas canciones ardientes y arrebatadas que el de Wessex siempre nos ha regalado. Vuelve el Turner,  intenso y apasionado, el Turner irónico y, joder, absolutamente borracho de poesía, el Turner Punk rebozado en el lodo del Folk y puesto a secar al sol del Rock and Roll. 
Las canciones que conforman este " Positive Songs for Negative People", ¡maravilloso título donde los haya joder!, aúnan el esquema vital del niño bien con alma socialista que ha sido Frank Turner, con esa andadura que, creo está digiriendo bastante bien, de músico de estadios y festivales multitudinario que últimamente prodiga.

Turner saca a este, su sexto disco de estudio la esencia más poderosa de ese cambalache sonoro que es su obra. La influencia del productor, músico adorado por este que suscribe,el norteamericano  Butch Walker flota en las canciones del inglés sin que fagocite la personalidad del mismo. “The Angel Islington”, canción Joyceiana, si se me permite el palabro, que narra el peculiar paseo del autor por ciertas zonas del norte de Londres, da paso a un tipo de canción curiosa en su estructura y, sobre todo texto, preñado de un mesianismo ateo que flota en bastantes esquinas del disco... “to wash my feet and cleanse my sins.” espiritualidad de pub, diría yo, que empuja la ilusión de las orejas a avanzar por un álbum cargado de energía y belleza, de rabia y fuego anímico. “Get Better”, “Out of Breath”, o “Demons” abundan en esa sana locura de escenario o viernes a la noche que el autor sabe transmitir como nadie.
Hay en el disco un viaje del propio Turner hacia si mismo. Hacia la asunción de que ya no está donde estaba en 2007, de que las cosas son distintas y la luz del sol es más intensa y hermosa: (“Rejoice, rebuild, the storm has passed”), canta en “The Next Storm” es un sentimiento positivo y necesario el que el músico nos brinda en muchas de las estrofas y las canciones del disco,  “God damn, it’s good to be alive.”, canta en  "Demons"

“Mittens”,“Silent Key” y la preciosa “Song for Josh” están cargadas de un sentimiento agridulce y terriblemente sincero respecto de la vida, de su ausencia, del dolor que supone lo que se te escapa de las manos como agua en tu palma por mucho que la quieras apretar y aferrar, si no se escurre, se evapora y desaparece, dejándote el eco difuso de algo que estuvo en ti, igual que un sueño al despertar.

Las luces y las sombras que la vida proyecta sobre cada uno de nosotros son interpretadas por nuestra mente o nuestro corazón como mejor nos conviene, pero no dejar de ser más que un truco de humo y espejos, que decía el de Stratford-upon-Avon. La vida es algo más grande, o deberíamos de empeñarnos en que  así fuera. La vida la mía al menos, tiene que rebosar poesía, y sudor, boquear el aire de fuera para darle oxigeno a mi alma, cansarme de sentir y querer siempre más, forzar al limite el músculo de la emoción y llenarme de la magia de la música, de la palabra, del Rock and Roll..Turner es viento del norte, fresco, poderoso, revitalizador, Turner es magia y poema, palabra y sudor..Música positiva para gente negativa,,¡¡joder que título más cojonudo!! 




jueves, 23 de julio de 2015

Al Final..Tal Vez El Mar


Bueno..creo que esto se va terminando..A pesar de las buenas intenciones, de todo el mundo que aún espera ahí fuera, en esa vida que es más grande que la vida misma, creo que esta historia, esta necesidad, esta motivación, obsesión, obligación, este lujo, algunas veces, este deseo de llegar, de aportar, de hacer que gente a la que nunca conoceré, sepa de autores maravillosos, a los que miserablemente, fagocito, su talento momentáneamente, haciéndolo, penósamente mio por segundos, como si hablar de una belleza musical o literaria, me diera autoría sobre ella, no te jode...
Esto, en definitiva, este blog, esta ventana y puerta a otras vidas, se está deshilachando, agostando en sus ideas, agotando en sus sueños. 
Hoy, día de recuerdos que no merecen la pena, veo que la necesidad de escribir, de contar, de compartir, se torna tan imposible y absurda, tan ególatra y ridícula como Fitzcarraldo, el personaje de la película de Werner Herzog con su puñetero barco.
La historia es la de Brian Fitzgerald «Fitzcarraldo», un irlandés excéntrico, que ama la ópera con obsesión. Decide construir un teatro de ópera en plena selva amazónica. Para ello debe conseguir primero el dinero, para lo cual proyecta hacer una enorme fortuna en el negocio del caucho, que se hallaba entonces en pleno apogeo.

Para realizar su plan, Fitzcarraldo debe transportar un gran barco fluvial por tierra, pasando por encima de un monte, para lo cual cuenta con la ayuda de un gran número de nativos. Para el protagonista se convierte en una obra titánica subir y bajar el barco en una sola pieza, para luego ponerlo a navegar en un amplio río. Locura, absurdo, algo estrambótico y alejado de la realidad malsana que se empecina en mostrarse desnuda, fría, inmóvil, severa y cargada de razones que ahuyenten, los pájaros en la cabeza y las ideas que no hallan cielo para volar.

No escribo esto más que como desahogo, como un avisarme de que, como decía Sanchez Ferlosio:"Vendrán más años malos nos harán más ciegos. vendrán más años ciegos. y nos harán más malos....Vendrán más años tristes y nos harán más fríos, y nos harán más secos y nos harán más torvos....
Cuando la acción se ha vuelto inercia y rutina, ya sólo la omisión es resistencia, deliberación y libertad." Y doy gracias a la sabiduría ajena, pues sabe Palas Atenea, que carezco, cada vez más, de la propia, por plasmar un pensamiento, un sentimiento que bulle dentro y amenaza con salir a borbotones, como un grito o, más bien, como un vómito.

Escribo sin objetivo, sin buscar una justificación, sin magnificar un hecho, a todas luces irrelevante como el que un tipo anónimo y del montón como yo, deje en paz a las maltratadas palabras, las frases pretenciosas y la búsqueda tontorrona del ¡guau! que mi ego voraz busca sin, en demasiadas ocasiones, ni yo mismo saberlo. 
Terminar, no sé si hoy, o dentro de tres o cuatro discos es tan natural  como transitar por la vida de la gente, una circunstancia que parece irreversible pero que la realidad se ocupa de desmantelar al desalojar de la memoria de esas personas tu presencia para dejar paso a lo  misterioso, a lo nuevo, a lo fugaz y  llamativo de ese algo que, por ignorante, atrae.

Amo la música, amo las palabras. Amo los sueños que me provocan la alquímica combinación de ambas. La poesía de la música, la intensidad que cristaliza el alma en un gesto único, y el ritmo celestial de combinar frases que respiran sentimiento..Todo esto es necesario en mi, seguirá siendo necesario, pero no lo compartiré con vosotros, no por egoísmo, no por ausencia de belleza que buscar y mostrar, sino por una falta de fe propia en mi. Y, tal vez el cansancio, la angustia de encallar, en la montaña, de no hallar el mar al otro lado, de perderme en mis propios soliloquios y volver algo en lo que creo, pantomima, parodia, penosa imitación.
No busco aliento. No pido ánimo, solo comparto con quien quiera perder unos minutos de su vida tropezando en el fárrago de mis palabras, un sentimiento, una liberación, también al expresar algo que rebotaba, cada vez más, tan dentro de mi, que dolía, que duele a cada gesto que hago.
Me quedo con la tristeza de la belleza, con la voluptuosa hermosura del finis terrae que se presenta, me quedo con el absurdo de las palabras y la necesidad de guiñar un ojo lagrimeante al destino con la intención de confundirlo, de hacerle trastabillar en su seca percepción de lo que puede ser la vida y como debe ser vivida
Escribió Cesare Pavese:"Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más."...Pero también cantó Javier Krahe:"Si resuelves que me absuelves,cuando vuelvas, si es que vuelves,quizá vuelva yo,si vuelvo,si resuelvo que te absuelvo,no digo que no.....
Así que...¿quien sabe?




sábado, 18 de julio de 2015

Estrella: ¡¡Supernovas!!


La yema de huevo, ¿o era la clara? para construir aquellos cardados imposibles. Los pantalones elásticos de leopardo, de cebra, de rayas absolutamente freddymercuarianas, donde no había lugar para la imaginación y, se te abalanzaban tsunamis de la misma. Las chupas de cuero, las vaqueras, invadidas de parches con la definición de tus gustos, los preludios a unos tatuajes que ni siquiera sabias que existían. Las tachuelas, las muñequeras, la pasión y la entrega en cada canción, de cada banda, en cada concierto...¡Ay joder, el Heavy de los ochenta! Y sonríes, y sienta bien hacerlo. Y la banda sonora para tu risa es un cuarteto escocés que ha parido un disco, (otro), cojonudo. Porque las once canciones que componen este magnifico "We Will Go On", han robado el alma al sonido del mejor Heavy de los años ochenta. Elegancia en su factura, coros arrolladores, guitarras incendiarias, pose machote y algo lila a la vez, las incongruencias del genero humano. Doble bombo, coreografías, y jajajas todo el concierto. Eso  es  Estrella. Eso, y muchísimo más. Porque los escoceses son, a mi juicio, una de las bandas más honestas, poderosas, entusiastas y llenas de una contagiosa alegría por interpretar y compartir eso que les emociona. Su música. Putos fans que han cumplido el sueño de subirse a un escenario y jugar en serio a ser esa banda a la que admiras a muerte.

Estrella a logrado con solo dos discos en el mercado, "Come Out to Play!" del 2012 y esta joyita recién parida, descolocar mi status de señor maduro al que le gustaba en su juventud el Heavy  y que bueno..a mi el Heavy noooo...¡La madre que los parió, es que son buenos! Y no solo son buenos , muy buenos músicos, son excelentes interpretes de sus canciones y grandes versioneadores de temas ajenos, logrando, en ocasiones, y que  te  den Axl, hacer la canción mejor que la banda original.

Pero es que Estrella, es mucho más. Son unos chavales que tienen una intensa y contagiosa fe atea en su música. Y son capaces de agarrar cualquier situación, por imprevista y, un poquito humillante, la verdad, y darle la vuelta, volviendo un momento gris en un arco iris de Rock and Roll y Hard Rock. Y esto último viene a colación por el modo en que conocimos a los Estrella. Imagina que la banda contratada por una sala para un concierto no llega por motivos más que ajenos al deseo de la banda de tocar. Imagina que hay un montón de peña con la entrada comprada y tú, en el garito, no tienes música que ofrecer. Imagina que, a la desesperada, llaman a una banda a la que, la verdad no se le conoce ni mucho, ni poco y le piden, trágate el orgullo, suplir ese hueco, sabiendo que nadie ha ido a la sala para verte a ti. Imagina la presión. Imagina que los tíos le echan mil pares y se comen el escenario desde el principio. Imagina nuestra cara de bobos, al constatar que esos desconocidos darían el mejor concierto, con una distancia estratosférica, de la noche. Imagina, pues, porque me encanta esta puta banda.
Honestos, sinceros, poderosamente arrolladores en su puesta en escena, los hermanos Paul Gunn (Frontman) Luke Gunn ( Guitarra solista)  Nathan Gunn (Bajo) y Leo McPherson (Batería) se comen cualquier escenario que sus botas camperas puedan pisar. Hazme caso, si estos tipos van por tu ciudad, te guste o no, como a mi, el Heavy, vete a verlos porque vas a vivir una maravillosa noche de Rock and Roll. Con canciones como "Hold On","Reason", "We Will Go On", "Rock City", "Hard To Get." de su nuevo álbum o " Come Out to Play", "Shout (I Wanna Hear You)", "Do It Til' We Drop ", o " She's Got It " de su primer disco, por nombrar unas cuantas, que se te meterán dentro del hueso del alma y empujaran a tu cuerpo a poner cuernos Heavy y mover la cabeza al ritmo machacón del mejor Hard Rock de estos momentos.

Mamando de los mejores del momento, la banda escocesa suena a pedacitos de Cheap Trick, de Aerosmith, de Def Leppard, algo de  Van Halen, de  AC/DC incluso de  Bon Jovi; pero, sobre todo, suenan a ellos. Frescos, emocionantes, creyéndose cada segundo lo que hacen y trasmitiéndolo a guitarrazos, a gritos imposibles de imitar, lo he intentado y ni pa dios,.. ¡sus muertos como canta  Paul Gunn! enarbolando esa actitud que nace con la persona y que es imposible de imitar.
Por fortuna, aún tengo pelo,, ¡que digo, pelazo! y el cuerpo resiste y necesita rock and roles porque nos prometimos, mi estrella particular y yo, ver un concierto entero de la banda ¡y por San Judas que lo hemos de lograr!





miércoles, 1 de julio de 2015

Billy Joel: Canciones Del Ex-Boxeador


Los días que se precipitan como aves ardiendo en caída kamikaze al corazón de las personas han hecho blanco en mi. Y ese desasosiego producto del azogue que el fuego exterior provoca en mi, arrastra esa desgana por músicos que, como yo, esquivan la ardiente luz y ocultan sus obras a mis orejas. 
Así paso las horas repasando a esos pequeños grandes autores que, por fortuna, he tenido la posibilidad de encontrar. Pero el alma necesita agua fresca, algo que mitigue la sed de interior, que colme mi alma y ahogue la apatía en el océano de la música.
Así paso las horas chapoteando mis recopilatorios de Dylan, gracias Bob por "Not Dark Yet"y "Working Man Blues", The Who, joder "Baba O´Riley", "5.15", Cheap Trick o Frank Turner.
Y, de repente, las canciones me atrapan, y cogen mi cabeza con poderosa determinación, hundiéndola en el agua de la memoria y las canciones, joder, las canciones me ahogan deliciosa y maravillosamente. Y el destino, retorcido e impredecible, me enfrenta a la lectura de una biografía de uno de esos tipos únicos, extraños y absolutamente Rock & Roll que parió el comienzo del siglo veinte, Arthur Cravan. Cravan fue “Uno de los poetas más interesantes del Siglo XX”; “Era boxeador,  ¿no es sorprendente que fuera poeta?”¿Un poeta boxeador? Pues sí. “Boxeador, escritor, poeta muy desconocido, y uno de los motores del dadaísmo, el surrealismo y las performances”; “Fue nadando y desapareció" Sobrino político de Oscar Wilde, descendiente de aristócratas ingleses, enamorado de la vida, provocador, boxeador y poeta..Y esa frase última bailaba en mi cabeza, tarareada como un estribillo..boxeador y poeta..Y la memoria me aulló, recordé al boxeador músico, sus canciones, la pureza, la intensidad de sus interpretaciones;recordé a su abuelo, alistado en las brigadas internacionales, peleando por la libertad de un país, sin saber siquiera su idioma; recordé a William Martin  Joel, recordé a Billy Joel..y en mi cabeza hay música y una suave brisa que vuela desde el atlántico.

Canciones tan hermosas como repletas de energía. El Rock & Roll, el Soul, la mezcla alquímica del Pop con el Folk, el Du Woop con el New Wave y el Rock & Roll cincuentero, las baladas apasionadas y dulces como el primer beso..las letras ácidas y románticas, la manera rabiosa e inocente conque el músico desgrana pedacitos de si mismo en el escenario; y el modo en que te llega al corazón, con una nota, una gota de sudor, un grito de amor...

Billy Joel, apasionado de la música clásica al tiempo que se moría por Little Richard o Jerry Lee Lewis. Su interés por la música en un barrio del sur del Bronx, fue la causa de muchas discusiones y riñas desde que era un crío hasta llegar a adolescente. Por ello, Billy tomó clases de boxeo; y no lo debía hacer mal ya que peleó de forma exitosa en el circuito amateur del "Golden Gloves" durante un corto tiempo, pero abandonó el deporte tras un combate donde, además de su nariz, quedaron rotas esperanzas e ilusiones de llegar a algo en el ring.

Como a Cravan, actor y artista de perfomances en teatros, el escenario le semejaba a Joel un cuadrilátero más amplio con más adversarios, miedo a decepcionar, a aburrir, a dejar indiferentes a un público que, esperaba en esa esquina monstruosa que son los palcos. Pero los guanteas de Billy, golpeaban el piano con una pureza y una fuerza raras veces vista sobre un escenario. Las canciones que, como pasos de baile sobre el ring desplegaba el neoyorquino dejaban, dejan, mi corazón en Knock Out, "Captain Jack", "Honesty", "It's Still Rock And Roll To Me", "Allentown","You´re My Home", "New York State Of Mind", "The Longest Time", "Goodnight Saigon","Just The Way You Are", "all for leyna"..tantas, tan bonitas, tan arrebatadoras, tan simples, intensas y puras como solo una canción puede ser. Y todas están ahí, con la guardia levantada, esperando a que seas capaz de salir al ring de la vida y enfrentarlas con una sonrisa...
Como escribió Guillaume Apollinaire, el cual retó a duelo en Paris a Cravan:"Acérquense al borde, les dijo. No podemos, tenemos miedo, contestaron. Acérquense al borde, repitió. Y se acercaron. Él los empujó... y levantaron vuelo"...Así pues..os reto...







domingo, 21 de junio de 2015

Justin Kaleb Driggers: Para Tu Vida Diez Canciones Y Mira Anochecer


Sueño con algo que, aún, y quiero seguir creyendo en ello, no ha sucedido pero todavía puede suceder. Sueño con la emoción que nace desde adentro cuando algo que ha crecido en ti, florece y se bebe la luz del sol, estalla en tu corazón y salpica las orejas y el alma de las personas que se escuchan los pedacitos de ti que has plasmado en diez canciones, en doscientas páginas, en quince versos, en una tela o en cuarenta y seis páginas o más o menos de comic.

Justin Kaleb Driggers ha soñado diez canciones bonitas, intensas, cargadas de luz y sombra, de lluvia y amanecer, de historias que duelen, de cuentos que emocionan, de vidas que pasan por la tuya en tres minutos y pico. Justin Kaleb Driggers ha grabado un sueño titulado "Homesick Blues" cargado de belleza y vidas agrietadas, de pedacitos de historias que se expanden en tu corazón, en tus orejas en esos momentos que necesitas escuchar trozos de vida y, joder, tienes la fortuna de que este músico te la regala en su primer sueño, su primer disco, un poema en diez versos llamado El Blues Del Nostálgico.

Criado en las montañas de Ozark del oeste de Arkansas dice Kaleb Driggers de si mismo:"-A medida que fui creciendo, las historias cantadas por Woody Guthrie y Willie Nelson me atrajeron. Bruce Springsteen me impactó, al igual que Johnny Cash, Kris Kristofferson y Chris Knight. Esas historias musicales dichas verso a verso cambiaron mi vida. Y no puedo pensar en una mejor manera de honrar a aquellos músicos que continuar el legado contando historias con mis propias canciones y mi propia voz.
El álbum que voy a grabar está llena de mis historias, y ocho mil dólares hará que sean una realidad. El dinero va a comprar tiempo de estudio, músicos de estudio, las ilustraciones del álbum y su empacado. Y es que, evidentemente,Justin Kaleb Driggers es uno de los muchos creativos que han tenido que aferrarse al micromecenazgo para poder hacer realidad pedazos de si mismo que muchas veces empujan desde dentro tan afuera que te elevan del suelo que pisas.

  En este álbum de debut, escuchas historias que van desde el amor perdido y el asesinato, a los cuentos de fantasmas y victorias. De Justin Kaleb Driggers cada letra pinta un cuadro vívido en la mente del autor que se vuelve película o poema en el  oyente que evoca una amplia gama de emociones.
 En "Homesick Blues" encontrarás canciones alegres como "Until Dawn","Taylor Nichole", "Best I Can" y "Forever Mine", complementado por cuentos oscuros y cargados de esa esencia del gótico americano  como "6Pm" y "Sally Jo" que te arrebatan el corazón y clavan tu emoción a un pedazo de cuento que, a veces es Palahniuk, otras John Connolly y otras Sam Shephard. 
Esa literatura de tres minutos plasmada tan contundentemente en "Sally Jo"recuerda a la frase de Palahniuk “Uno se puede suicidar de mil formas distintas sin morirse de verdad.”  Ya que la canción, las canciones, más bien, te agarran el corazón y exprimen su sangre tiñendo de rojo tu sentimiento y coloreando tu vida con una intensidad y una pasión que, yo la menos, considero necesarias para mirar la vida de frente y seguir de pie.

El músico de Nashville tiene un horizonte maravilloso ante sí. Arrancar su carrera con una belleza preñada de claroscuros y amaneceres como "Homesick Blues" es ilusionante, imagino que para él, pero también para todos  aquellos de nosotros que paren su vida diez canciones y se dejen llevar por el atardecer que es Justin Kaleb Driggers.






martes, 16 de junio de 2015

Ike Reilly: Trece Besos Apasionados De Rock & Roll


¡¡Un lujo..un puto lujo, joder!! el toparme con un viejo amigo del blog al que, mea culpa, tenia olvidado por mor de los demás autores que acaban copando mis intereses y amores sonoros.
No obstante, el de  Libertyville, Illinois, no decepciona, aún más, emociona. Reverbera el alma con un Rock & Roll cargado de décadas de sonidos que se esculpieron en el alma del casi irlandés, con sonidos estilos e influencias que son más que palpables en esta puta maravilla macedónica en cuantos a estilos que es "Born On Fire".
Trece canciones que se zambullen en una miríada de sonidos que transpiran Garaje-Soul, "Do The Death Slide!", "The Black Kat", Americana, "Am I Still The One For You", "Underneath The Moon", " Paradise Lane", con el ex-Rise Against The Machine, Ton Morello, en cuyo estudio ha grabado el disco Reilly, el Rock & Roll poderoso y cargado de una locura contagiosa y necesaria, "Notes From The Denver International Airport", "A Job Like That (Lasalle & Grand)", con ese modo neurótico de utilizar las bocinas de los coches de un atasco, o el sonido Roots y de Blues  eléctrico de John Lee Hooker o Paul Butterfield,de canciones como "Upper Mississippi River Valley Girl", "Let's Live Like We're Dyin´" o “Two Weeks of Work”.

Ecléctico, vitalista, efervescente y dotado de una rabia contagiosa que alcanza tu corazón y lo empuja a bailar, en mi caso, "Do The Death Slide!", con una sonrisa y un sentido escaso del ridículo. Y ¡que coño!, de algún modo tendremos que desasirnos de tanta inercia y tanta tensión acumulada. Y, creo, que las poses épicas funcionan cuando son precisas, pero en ningún caso deben de convertirse en pauta.
Y es que este, su séptimo disco,"Born On Fire" se embadurna de una hábil mezcolanza de  R&B, Punk, Blues, Folk, New Wave,  Rock & Roll, y esos besos venenosos de Soul que nos lanzan desde lejos en sus coros The Assassinettes...¡deliciosos!, a los que añades el serpenteante Farfisa tocado por Barrel House Chuck, y  una deliciosa sección de viento liderada por la leyenda del saxo Mars Williams; más los habituales Ike Reilly Assassination:Dave Cottini a la batería, Pete Cimbalo al bajo,  los guitarristas Phil Karnats, y Tommy O’Donnell junto al organo y la ocasional guitarra de Adam Krier. Todos, dotan a las trece canciones del álbum de una rotundidad y una poderosa intensidad que se contagia e incrusta en tu interior empujándote a sonreír, a bailar, a hacerles coros becerro al Ike en sus temas..a vivir..o al  menos, a empeñarse en ello y salir, al menos creo yo, indemne del lance.









viernes, 12 de junio de 2015

Joshua Black Wilkins: El Alma De Bourbon Y El Corazón Como Un Horizonte


Hay discos que se te quedan en la memoria, como un eco que reverbera cuando todo se torna silencio y permanece en tu interior, creciendo, como las tormentas que inundan en un momento tu vida. Canciones y modos de interpretarlas que te alcanzan, o no; pero que cuando sucede lo primero, se aferran a ti con la intensidad del primer beso dado con amor, con el fuego que te hace arder en las noches en que crees que nada queda salvo el frío, con esa magia única y extraña que pinta tu vida de colores locos y vuelve al gris del tono del arco iris. 

Las canciones que  Joshua Black Wilkins ha creado para su último trabajo:"Settling The Dust", me tienen arrebatada el alma. No son canciones de esas que arrasan en listas, ni se te quedan al primer contacto. Son temas intensos, profundos, cargados de una poesía y un peso emocional que retumba en tus oídos y en tu corazón con similar fuerza a la voz del autor. Canciones quebradas, áridas, terrosas en su sonido, tan ardientes en tu interior como el paso del Bourbon más fuerte y bronco por tu garganta. 
Esa manera de interpretar los temas otorga a la canción una sombra distinta de la que pudiera proyectar si, el cantante, tuviese un timbre de voz más estandar, o más Country. Los ecos de Ben Nichols, Bruce Springsteen, Tom Waits y tantos autores de voz de desierto y alma quemada al sol inmisericorde del mismo, se vuelven reflejos de la voz de  Joshua Black Wilkins. 

Curiosamente, Black Wilkins, es un fotógrafo que goza de una reputación artística notable en U.S.A., pero que también graba discos con sonidos Americana, Alt Country y Blues de altisimo nivel. De hecho, el autor comenzó a hacerlo en 2005 con su obra "Hellbent and Brokenhearted" y este "Settling The Dust", es su sexta incursión en la industria musical.
Las melodías, unas letras maravillosas y cargadas de una poesía rural, de motel de carretera, como una banda sonora a las obras teatrales de Sam Shepard o una interpretación de sus poemas en obras como Luna Halcón, se adivinan en canciones como " New york or Louisiana", "Glass House", "Don't think that i", "Last Night Talk" o "Take My Time". Amores que se desvanecen, amores que se atascan, momentos que deshacen la vida en lluvia que no sirve para apagar los fuegos que arden en los corazones de la gente que se equivoca de salida y termina en carreteras secundarias donde la vida se detiene y el sol deja de salir.

Sin embargo, el músico dota a sus canciones de una belleza doliente y hermosa en la que se adivina una pequeña esperanza, esperando a brotar y crecer con el primer rayo de sol que la ilumine. 
Hay , en las canciones de Black Wilkins una mirada de plano secuencia, de dejar a la cámara filmar aquello que queda a lo lejos, indiscernible, borroso, mágico y, sobre todo, necesario,  pues es un lugar al que dirigirse, una misión, un camino que afrontar o tomar. Y en esas búsquedas absurdas del Grial, del horizonte, del amor soñado, la música de Joshua Black Wilkins son una hermosa banda sonora que hará el camino más bonito y menos doloroso.






lunes, 8 de junio de 2015

Danny and the Champions of the World: Canciones Que Suenan A Tormentas De Verano


Hablar del nuevo álbum de la banda de Danny Wilson apenas tiene sentido. La nueva obra de los australianos habla por si sola. A decir verdad, igual que los trabajos anteriores. hay veces que las palabras redundan, y en muchas ocasiones estropean, lo que la música sabe expresar con una pureza y una intensidad a la que, al menos este que suscribe, difícilmente podrá llegar.

Las doce canciones que componen "What Kind of Love" poseen esa magia que a veces desborda toda comprensión y encasillamiento que, se le supone a la creación artística. Las canciones de la banda rezuman una poderosa mixtura de sonidos, de esos que vuelan muy alto y, a la vez, se enraízan en el fondo de la tierra húmeda y eterna de la música, que es como decir que agarran tu corazón y lo envuelven en un abrazo tan hermoso y necesario que gimes, feliz y te abandonas a las canciones que son un eco del latir de esa canción que arde en ti y que, demasiadas veces, ignoras como hacerla sonar. Menos mal que hay gente como los seis tipos estos que honran una de esas grandes obras de la literatura que nadie ha leído. Y es que Danny y los campeones del mundo son un cuento bonito que es maravilloso cantar y contar y, en esta obra, joder, se han superado creando un compendio delicioso de puro Soul. 100%  emocional. Sentimientos que llueven en el corazón como una tormenta en verano templando y refrescando el alma. 

La banda ha creado algo espectacular de un modo sosegado y lleno de pureza. Músicos blancos que sienten en negro. músicos que no roban sino que beben de lo mejor del Soul del sonido Muscle Shoals y la Stax de los sesenta, setenta. Pedacitos del Street Legal de Dylan, trocitos de Mink Deville Y algo único y cargado de alma como es la honradez de unos tipos que quieren expresarse y pintar de sol y nubes de algodón de feria cada día de sus vidas y, por extensión, de la tuya.

La maravillosa y adictiva "Clear Water", que ya forma parte de la banda sonora de mi vida, "This Is Not a Love Song" "The Sound of a Train", "Just Be Yourself"..joder...todas las puñeteras canciones del disco pero, incidiendo en ,el trabajo de guitarra de Paul Lush en "It'll Be Alright in the End", los preciosos coros femeninos que enbellecen la obra o el delicioso saxo de  Geoff Widdowson revoloteando como un cuervo negro y cargado de Soul y aleteos de Jazz por cada canción, hacen de cada esquina del disco, un lugar para vivir. De cada frase una declaración de amor, de cada nota un latido de un corazón que bombea sentimiento y emoción.

Y, creo, que aquí ya hay demasiadas palabras para expresar algo tan sencillo como que " What Kind of Love" es hermoso, limpio y lleno de una luz que nos es tan necesaria como el alma que necesita cantar cada segundo de una vida que se vuelve más bonita con un disco así.



jueves, 4 de junio de 2015

Rocky Votolato Y Chuck Ragan: Un Brillante Amanecer


La profundidad que transmiten algunas personas. Ese algo inasible pero poderosamente sentido por cada esquina de ti que hace que pares un segundo en este mundo tu carrera absurda y carente de sentido y escuches..Y es, tan bonito, pararse y escuchar.Mirar al sol hasta que te ciega y recuerda que toda belleza esconde una gota de veneno, un cuchillo que se abre paso hasta tu corazón, ávido de sensaciones que dirijan tu vida hacia ese algo hermoso que crees merecer. La luz crea tantas sombras que, demasiadas veces, te caes en ella cuando estás cegado por ese sol que deseas solo amanezca para ti.

Por eso, canciones que esos tipos de los que hablo, esas tormentas aferradas a guitarras acústicas que danzan peligrosamente con la electricidad, esas palabras que gritan rabiosamente poesía y sentimientos egoístas a un tiempo, esas canciones, digo, son, me son, necesarias cada día más.

Tipos como Rocky Votolato, Chuck Ragan, Ben Nichols, Dave Hause..¿veis el patrón? enaltecen lo poco, o lo mucho bueno que haya en mi. Arrancan las costras que malos momentos, pensamientos embarrados y silencios nunca deseados logran entorpecer mi carrera hacia lo que quiero ser, lo que necesito ser, con palabras, con notas, con vida... como una cerveza fría en una tarde en Mercurio, una frase que te haga sonreír, que consuele el error cometido, que allane el mundo por el que deseas discurrir aunque tropieces una, mil veces. Canciones que justifiquen tus pensamientos, así de egoísta y tontorrón se puede ser, si. Pero que logren que algo bueno salga de ese tren a punto de descarrilar que muchas veces eres tú.

"Kindred Spirit" es una pequeña joya parida a dos almas por Rocky Votolato y Chuck Ragan. Un maravilloso EP de seis canciones. Tres interpretadas por Votolato y las mismas por Ragan; este último ayudado en sus interpretaciones por tipos como Dave Hause,  Ben Nichols, Jon Snodgrass  y Chad Price.
De las canciones que componen esta belleza ¿que os podría contar que le hiciera una mínima justicia?

Que emocionan, que enervan el alma, que empujan la emoción y el sentimiento, que lo abocan a gritar la pérdida, la rabia, la ilusión de nuevos días, la poderosa y emocionante voluptuosidad de estar vivo, de aullar al mundo que aún se sigue en pie, que el tambaleo de los días es solo un ritmillo con el que sigues la canción que canta la vida, que al alma le saltan chispas de restablecimiento, "Sparks Of Recovery". Que "St. Louis" es un lugar en el alma de cada uno, además de una ciudad..que, en ella, tienes derecho a emocionarte y a pasarlo de la ostia, "Justice and Fair Shake"...que, después de la tormenta, una vez que se asiente el polvo de los sentimientos, " Before Dust", serás un vagabundo, un tipo que se tiene que mover, con la sangre bullendo, como un tiburón por cada camino azul de tu interior y que todo sigue el ritmo de una canción que, muchas veces, solo oyes tú..pero, joder..es tan hermosa que poco importa que nadie más escuche, que nadie quiera compartirla..que, a veces, no sea suficiente para despegar la sonrisa en tus labios o los pies del barro que tu mismo te has currado bajo tus pies.

La música lo perdona todo, la música, muchas veces, lo es todo. Y mientras tipos como Ragan y Votolato, y los demás malincuentes de aviesa catadura y corazón oceánico nos sigan regalando estos trocitos de alma envueltos en notas y poemas el mundo será un brillante amanecer.












lunes, 1 de junio de 2015

Creem Circus: Rock And Roll JaJaJá


La belleza de la vida se multifaceta de tantas y tan variadas formas que muchas veces, el vértigo  de  donde fijar la mirada, hacia donde encaminar los pasos y la emoción, a que mar lanzar desde la orilla de tu vida tu corazón caracola para que se hunda y se extasíe con el chapoteo goloso de aquello que te ha hecho vibrar, supera al hecho en si mismo.

Atardeceres en calma, noches que envuelven la emoción a flor de piel..el susurro..la queda agonía del que siente..si, claro, está tan imbricada en ti que, tontamente, puedes llegar a creer que la canción, el poema, el pensamiento, eres tú, y no el tipo al que le ha llegado eso , muy intensamente. 
Peligroso juego al que hay que saber jugar. O corres el peligro de volverte parodia, chiste malo repetido hasta el hartazgo. Para contrarrestar, lo mejor, es volverse, precisamente, parodia, ja-ja descontrolado ejecutado con maestría y talento. La chanza, damas y caballeros, es un asunto muy serio y a ese charco glorioso de ironía y  sarcasmo en carne propia hay que chapotearlo con estilo y savoir faire.

Cuando hace varias vidas el chavalin que yo era vibraba con glorioso desenfreno y rabia con Slade, extraña y maduramente, constataba lo increíblemente maravillosos que eran los ingleses en sus composiciones y en la ejecución de las mismas. Supongo, que, buen gusto, aunque esté mal decirlo, he tenido siempre y mi corazón intuía que esos tíos horteras, con sus extravagantes ropajes, sus frases mal construidas y sus juego de palabras horrorosos eran músicos excepcionales. Lo mismo puedo apuntar a Sweet o a los primeros Kiss. Que las ramas no te dejen apreciar el bosque, en toda su magnitud, es algo que nos sucede demasiado a menudo. Y este tipo de autor, o el tipo, en sí, que se toma su vida como una parodia, una chanza cargada de vitriolo y un autoja-ja, corre el peligro de que los de fuera acaben viendo solo la superficie, las olillas juguetonas que cantan en falsete a la vida, no el océano que reverbera, poderoso e inconmensurable debajo.

Recibo con los brazos abiertos y un par de tartas de crema y nata ocultas en los calzones, desde Filadelfia, hogar del queso cremoso, Rocky Balboa y los hermanos Bielanko  a Creem Circus; un poderoso e intenso tándem de cuatro elementos, con chispeantes riffs que te saltan a la cara, coros cubiertos de chocolate y  trajes glamtastic !, o algo parecido.
Chris Th' Pinto a las Guitarras y Voces, Cara a la Guitarra, Ned al bajo  Boogie y  Rock Bottom, si, como la canción de Kiss, Rob a la batería.

Y Glam Rock, y Rock n Roll de alto octanaje, y coros y guitarras incendiarias y canciones que se deslizan a la velocidad de la risa como cobras asesinas, elegantes y letales por tu corazón y hacia tus pies empujándolos a bailar, saltar y reír la vida.

"Rock And Or Roll" posee la magia del mocoso nada almibarado que salta charcos, comparte helados derretidos con las niñas, bajo promesa de beso, y  busca la luna debajo de la cama ignorando al monstruo que acecha allí.
Si te gusta más el "Hotter Than Hell" de Kiss que el "Lick It Up", el "Muscle Of Love" de Alice Cooper que el "Hey Stupid" o disfrutas por igual de "Un Cadáver A Los Postres" que "Cielo Sobre Berlín", si tu corazón se acelera con Slade, T-Rex, Sweet, los Queen de los 70, los punteos de Boston y Thin Lizzy...esta es tu banda. Las diez canciones que conforman este álbum son un paseo delicioso por la montaña rusa del Rock n Roll y el buen gusto vestido de lamé rosa y lentejuelas."Rock and Roll Decree", "Teenage Rules", "Kensington Rollers" o "Turn Me Out" te llevan por vericuetos retorcidos y llenos de colores locos, horizontes psicotrópicos y soles y lunas que se carcajean en un cielo azul absenta que promete bailes y sonrisas y canciones hechas con talento y pasión.



viernes, 29 de mayo de 2015

Jeremy Stanfill: Canciones Para Cantar Mientras La Ciudad Duerme


La noche trae la magia que, en la luz asombrosa de la mañana, queda disipada por las risas de las flores, por las canciones que canta el viento con la hierba, con todas la prisas que la vida que se escapa le mete a la vida que queda por vivir.

la noche se acurruca en el hombro de tu corazón y te pide que le cantes canciones llenas de amores rotos, de esperanzas que penden del hilo de su mirada en la tuya, del sonido de su risa rebotando en la cueva oscura que, muchas veces son tus pensamientos, de finales felices que duran horas, que pueden ser años, de amores que pueden ser imposibles y que acaban siendo canción, poema, día que se termina prometiendo un mañana más hermoso que el ayer que te hace lagrimear de emoción.

Y están las canciones que envalentonan al quiero y no puedo de los dedos de polla al teclado, esas canciones que en su puta vida se le podrán ocurrir y que, sin embargo, hace tan suyas, se las traga, las funde al alma y las defiende contra la critica, la propia y la ajena, contra todas las otras canciones a las que iluminan todos los focos y que hacen que despierte su corazón de Quijano venido a menos y esa necesidad absurda de ponerse al lado del que se queda en el rincón o del que arrinconan contra  la pared.

Y se miente y se dice que todo tiene un poco de espectáculo, de decadente parafernalia semialumbrada por las mortecinas luces de velas que se llevan agotando demasiados años. Y las palabras del poeta se burlan desde el talento y la profundidad de lo puro "El poeta es un fingidor. Finge tan completamente, Que hasta finge que es dolor, El dolor que de veras siente."

Y piensa en que Jeremy Stanfill ha bautizado a su primer disco con una de los títulos más hermosos que ha tenido el placer de leer en mucho tiempo, "En Algún Lugar Entre Tú Y Yo" destila poesía y magia, no de esa que hace desaparecer desamores, o edificios, sino aquella otra, más pequeñita e intensa, más poderosa y extraña, esa que hace que sus dedos entrelazados con los tuyos, te hagan sentir como la persona más fuerte del mundo. De esa magia que crea a tu alrededor todo un mundo de palabras bonitas y veas poemas y canciones a cada paso que des.

Dice el músico de Memphis respecto de "Somewhere Between You & Me" :"Es un trabajo de amor, sangre, sudor y lágrimas.Trata de la angustia, el cambio, los amantes y amigos. Y no, no es perfecto, pero eso es lo que me gusta de él. Es como un paseo por un camino oscuro en el otro lado de las vías donde crecí con un pie en el ahora y el otro en el pasado. Un tonto enamorado en un momento en el tiempo, Esperando ver la lluvia lenta bailando bajo las luces de la calle. Este disco es honesto y está hecho desde el fondo de mi alma" Y, desde luego que las doce canciones que componen esta puta maravilla de álbum poseen esa luz mortecina de atardecer que se va travistiendo en noche callada, esa luz que, muchas veces, es más necesaria que el foco intenso que deslumbra para encontrar el camino a casa.

Jeremy Stanfill tiene una voz hermosa, intensa y llena de matices. Su rugosidad despliega unas alas de mariposa en temas donde las reminiscencias del mejor Soul se enredan con ecos del Folk-Rock de los setenta y sobrevuelan ese terreno inmenso que se llama Singer-Songwriter.

Hay ternura y calor en las interpretaciones. Alma a flor de piel y pedacitos de maravilla saltando entre charcos de existencias cotidianas; esos amores que penden, como hojas en otoño, del árbol del destino. Esos otros, sencillos y cargados del misterio más bonito del mundo a los que les basta una canción para abrazarse y bailar, "Dear Darling", los que duelen porque la vida se siente cuando ésta duele, "When You're Not Around", aquellos que te hacen sentir completo cuando el mundo desaparece en la noche y solo quedan los amantes, sombras en la oscuridad, "When The City Sleeps".

Stanfill se desliza con la sobriedad precisa y la más pura de las intensidades por canciones que hablan de amores que se van, de amores que se desean, de luces que estallan en una noche más oscura cuando ella no está, "Tennessee Heartbreak", de amores a los que desearías cantarle siempre canciones hermosas, sobrepasadas de fuego y deseo, de rabia apenas contenida en el susurro, canciones como "Pretty Lady por la que, este que suscribe, vendería el alma por haberla compuesto y poder ser capaz de interpretarla como lo hace el cabrón de Stanfill.

¿Y que queda en ese lugar entre tú y yo? Canciones cargadas de belleza, de dolor y melancolía teñida de la belleza que solo la poesía es capaz de hacer llover. Palabras como gotas que se derraman sobre los corazones de todos lo que quieran pararse a escuchar un disco bonito, intenso y preñado de grandes canciones canciones que te empujan a dejar ir el pasado y seguir adelante por ese camino sinuoso. Caminar esta vida que se está haciendo ya.  Salir ahí fuera y saltar por el precipicio, vivir lo suficiente para contar la historia y  desear que el pasado no nos espere agazapado en el camino hacia abajo.
A mi me gustaría poder gritar en un susurro canciones como " Waiting On The Rain" con esa mortecina y desgarradora belleza que se tiñe de esperanza con la luz del sol que amanece..que siempre amanece.