lunes, 19 de octubre de 2015

Michael Monroe: Píntame Los Labios De Rock And Roll


53 años se aprietan a sus pantalones de cuero. 39 de ellos enganchado a la música. Imitando, desarrollando, creando, disfrutando, sorprendiendo, apasionando... Matti Antero Kristian Fagerholm..el puto y, afortunadamente incombustible, Michael Monroe
Su"Blackout States" es uno, si no el mejor álbum en solitario del finlandés para mi gusto.Trece canciones cargadas de un fuego avasallador. Canciones incandescentes que hacen palpitar el corazón al borde de un glorioso y extásico infarto.
¿Porque me tiene tan  enganchado este menda? ¿Su espectacular puesta en escena, su arrollador carisma, su incansable búsqueda de ese concierto absoluto, preñado de todo lo hermoso y decadente,. lo brutal y lo tierno, lo lúdico y lo sensual, la rabia y la gloria del ser humano expresada en canciones que se corean, se sudan, se bailan, se viven como parte del bagaje vital de cada uno.?
Monroe es inteligente. A unas canciones vigorosas
y teñidas de todo lo bueno que el Rock and Roll es capaz de ofrecer, incorpora a unos músicos que, en lo suyo, podríamos decir que son la cumbre del Rock and Roll, Glam, Punk, Sleaze y lo que te apetezca añadir. En esta nueva encarnación de la banda del de Helsinki, ha reclutado a musicazos de la talla de Steve Conte a las guitarras. Autor de discos de Rock and Roll apasionados y colaborador de bandas como The New York Dolls.  Rich Jones, también a las seis cuerdas, conocido por haber tocado en formaciones como la banda de Ginger Wildheart en su trayectoria en solitario o The Black Halos. A la batería Karl Rockfist, que estuvo un tiempo con Glenn Danzig, Y mi querido Sami Yaffa al bajo, compañero de múltiples batallas con Monroe con quien compartió tiempo, vida, muerte y resurrección en los míticos Hanoi Rocks o en los maravillosos Demolition 23.

¿Y las canciones? ¡Joder, maravillas como "This ain’t No Love Song" arrancando con toda una  más que contundente declaración de intenciones."Old King’s Road" o como hacer un single fogoso y cargado de memoria y melodías donde Punk y Hard Rock envenenado se enrollan en los bateres del Rock and Roll
El disco alterna temas más duros como "The Bastard’s Bash", " Six Feet In The Ground", "Permanent Youth", toda una declaración de intenciones y, sobre todo, "Good Old Bad Days"; con Rock and Roll, cargado de melodías y coros maravillosos como en "Dead Hearts On Denmark Street","Goin’ Down With The Ship", "Blackout States" o “Keep Your Eye On You”. 
Pongas donde pongas las orejas y el corazón hay una melodía que te atrapa, un guitarrazo que te subyuga, un coro que necesitas tararear, una sensación de plenitud, de emoción desenfrenada que busca la calle para gritar, los garitos para bailar y emborracharse al ritmo macarra y malincuente de una banda que está tocada por el vudú eléctrico y la magia sudorosa y eternamente joven del mejor Rock and Roll.
Le llaman fuerza de la naturaleza al tipo este. Le llaman loco y pirado, histriónico y pasao. Michael Monroe es eso y más. Es un tren a punto de descarrilar, un alma desbocada, una tormenta que aulla siete notas en un cielo negro para volverlo luminoso y cegador con un relámpago repleto de canciones que se te meten dentro y te enganchan el alma para siempre.
¿La parte negativa? La portada horrorosa y tan terriblemente noventera y que Monroe, y las empresas dedicadas al asunto este de la contratación de conciertos en este puñetero país aún, no haya anunciado una gira de esas que te levantan la tapa del cráneo y envenenan tu corazón para siempre.







Para Matarlo ¿que no?





1 comentario:

victor dijo...

Sin duda es un gran disco....pero para mi lejos de sus mejores tiempos. eso no quita para que se meriende a casi todo el panorama musical hard rockero de la actualidad.
Un saludo