miércoles, 7 de octubre de 2015

Matty James: El Alma Del Mar Y El Corazón Del Desierto


El desierto busca un mar que lo ame. El poema busca notas que le hagan volar, que lo lancen al corazón de la persona que busca magia en las palabras, alas en la música y un horizonte al cual dirigir su emoción.
Canciones de desierto y mar del norte. De tierras verdes recortadas contra cielos grises y mares ansiosos, de horizontes que arden en inmensidades vacías, heridas por carreteras que las atraviesan como un tatuaje que  promete noches de silencio y pasiones alumbradas por lunas vagabundas.

"La poesía levanta el velo de la belleza ocultada del mundo", decía Percy Bysshe Shelley. La música de Matty James, canta sobre los hijos bastardos de esa belleza. Sobre la búsqueda de esa poesía en desiertos que buscan el mar, en mares que oyen el susurro del desierto y anhelan un beso ardiente, deshaciéndose en miles de gotas que sueñan con ser granos de arena que se vuelven roca, que se torna carretera, de esas que van a No Town.

El chaval este, del condado de Fermanagh, en el norte de Irlanda es un soplo de aire fresco en la actual escena musical del Reino Unido. A pedazos Rocker de los de antes, de esos caballeros bandidos que robaban tu corazón con una sonrisa envenenada,a trozos baladista aferrado a una guitarra acústica, a pedazos sucia muñeca del Rock and Roll sucio y travestidos de gente como Dogs D´Amour o Hanoi rocks, Matty James se enborracha, como el mejor Faulkner o Fitzgerald con influencias que van desde el Blues al  Folk, Punk, del Glam-Rock al Rock and Roll y, "The Road To No Town" está plagada de curvas y vericuetos que se acercan a puebluchos que se llaman Cash, Haggard, Williams, Warwick; apreciables en las diez maravillosas canciones que componen este grandisimo disco.

Abandonando, en parte, una electricidad que sonaba con rotundidad en su anterior obra "Last One To Die" de 2014, las nuevas canciones de Matty abundan en sonidos fronterizos, terrosos, cargados a un tiempo de la espuma del mar que golpean con rabia las costas de Irlanda, y del agreste paisaje lunar de los desiertos norteamericanos. Los violines, del grandisimo Pat McManus, guitarrista, a la sazón del grupo de Heavy Metal, Mama´s Boys, revolotean casi todas las canciones del disco imprimiéndole a cada una de ellas, ese aire Folk que se enrevesa con las guitarras Country al más puro estilo Cash o Williams.
Las apasionadas letras y melodías infecciosas con que James dota a cada tema del álbum empuja al escuchante a  ir cantando cada canción y hacerle coro becerro a esa voz de whisky empapada y aires de barítono del irlandés.
Y, ¿sabes? es un lujo paladear palabras cargadas de sabiduría que dan la impresión de llegar de un alma mucho más antigua, quebrada y, por lo tanto, irrompible. Entre las diez obras del disco de James, hay lugar para todo. Ironía, rabia, belleza, soledad, poesía, luces y sombras, risas y lágrimas. Encajan entre sus frases las palabras del poeta:"Estoy profundamente borracho en alegría esta noche, no probaré ningún otro vino". Pues, es, al final, la sensación que provoca escuchar "Money The Devil", "Sticks Stones", " Win Or Lose", " Oh My Darlin" o "Cut With Dust". En ellos, escuchas los ecos de Johnny Cash, de Kriss Kristoferson, de Tom Waits, del "Belfast Confetti" de su paisano Ricky Warwick, maravillosamente interpretados por The Irregulars, la banda de apoyo de Matty James, que, en esta ocasión la componen Philthy: Mandolina,  Banjo y Coros, Johnny Danger. Guitarra solista y Coros, Pat McManus: Violín y Guitarra solista en " Win Or Lose", James Cooke: Trompeta y Kevin Mc Hugh: Coros...¡Ah! y Matty James: Voces, Guitarra Rítmica y Solista, Bajo, Batería y Harmónica.

Hazle un favor a tu corazón, a tus orejas a ese bicho loco que disfruta con las maravillas que la música y la poesía son capaces de crear y comprale a Matty James su "Road To No Town" aquí: http://www.pledgemusic.com/projects/mattyjames

Disfruta con todo lo que un tipo es capaz de hacer con corazón y alma, siente lo que eres capaz de hacer tú, con ese paisaje extraño de mar y desierto y busca horizontes entre el cielo y el suelo.








4 comentarios:

Carolynn Underground dijo...

Sigo a Matty James desde que me lo presentaste en el anterior disco " Last one to die", lo he visto ilusionarse y en una larguisima cuenta atrás,,,parir este "The road to no town"
Me lo he escuchado entero varias veces, violines, maravillosa su harmonica, guitarrazos que acompañan a esa tan particular su voz, tan grave como la del poeta Villarreal, rozando casi lo imposible.
Me gusta lo que te sugiere, me gusta que Matty sea quien inagura una nueva cara del blog,,,Bohemio, en plan Moulin Rouge, me recuerda a sus paredes, adornado con una gretsch white falcon...elegante.
Ce baiser est pour toi,,,muakxxx

Anónimo dijo...

good music. good text. thanks

Alberto Secades dijo...

Un descubrimiento. Gracias.

bernardo de andres herrero dijo...

Muy buen disco que he tratado de paldear desde que lo has posteado. thank you