lunes, 20 de diciembre de 2010

Richie Havens "Going back to My Roots"


Pasas años de tu vida y terminas constatando que te quedan más recuerdos en tu mochila que sueños o deseos no cumplidos, tal vez porque no has llegado a ellos, o porque si lo has hecho y han terminado por decepcionarte.
Si, a veces la memoria pesa, pero otras, es un dulce bálsamo que te marca una sonrisa en la cara y endulza momentos anodinos o miserables.
Buceando en ese desván del recuerdo, que es puro cambalache, encuentras una canción que, de manera persistente, vuelve, pasados los años, como muchas otras y que suponen, para uno, ese algo que te hace ser tú. No estoy hablando de discos, músicos o momentos asociados a tal o cual escucha o momento. Sino a esa ocasión mágica en que LA CANCIÓN se apodera de tu emoción, atrapa tus sentidos y se encaja en tu ADN para acompañarte hasta el final de ti como tú.
El chaval que era yo en aquel momento en cuestión, estaba, como todo crío mareado por las hormonas, desafiando al mundo y demostrando que era el tipo más duro del barrio. Los parches de Saxon y Motorhead se disputaban espacio con los de AC DC y Kiss. Todo tenia que ser duro, rápido, contundente y voraz. En la radio, en serio, se escuchaba a U.F.O. a Journey, a Billy Joel, a Pink Floyd y muchos etcéteras más.
Un día ese chaval tan duro y combativo escucha en la radio una canción que, a priori, se encuentra en las antípodas de su mirada musical. El tema en cuestión comienza con piano, de un ritmo contundente, arácnido y sólido. Un piano que hipnotiza y te arrastra hacia la canción. A ese piano se le va uniendo el chaston, la caja, el bajo una guitarra con ese maravilloso sonido tan Isaac Hayes, los coros femeninos que, como en un sueño, te lanzan al redoble que, tras un minuto veintinueve segundos, dan paso a la rotunda voz de Richie Havens el cual conduce la canción hacia ese sonido firme y sólido que hizo vibrar a un criajo que, en su corta existencia hubiera imaginado que una canción podía sonar como esa, sin guitarras aceleradas, punteos llameantes, baterías como apisonadoras y estética dura y desafiante.
“Going Back To My Roots” habla de la conciencia de un hombre negro de su pasado y de lo que significa ser negro en un mundo que, veinte años antes, segregaba a los de su raza y los marcaba como ciudadanos de segunda. La canción estaba incluida, como sexto tema, de un disco del año 1980 titulado Connections en el cual, el cantante interpretaba temas tan dispares y variopintos como el “You Send me” del gran Sam Cooke. “We Got tonight” y “The Fire Down Belong” del fantástico Bob Seger o una animada versión del “Ol´55” de Tom Waits, perteneciente al primer disco del etílico cantautor. Havens era ese tipo de cantante que, igual que Rod Stewart, Tom Jones y muchos más, interpreta temas de otros autores y logra hacerlos suyos imprimiéndole ese alma, ese sudor.
En aquel momento no tuve conciencia. Ahora, pasados los años, sé que mis orejas iban a llegar a todo tipo de estilos y personas, ritmos y maneras de vivir, por la geografía interminable de este planeta llamado Música.
Richie Havens, Going Back To My Roots. Pura vida.


16 comentarios:

luther blues dijo...

La mismisima voz que presento el set de Hendrix en Woodstock en este inmortal disco ,resumiendo el "cambalache" en el que estabas mi amigo ,a todos nos ha tocado pasar por esa situacion jeje
Aprovecho esta entrada para dejarte un saludo por estas fiestas que se avecinan ya que andare errante hasta entrado enero my friend
Un abrazo y que el 2011 nos encuentre rocanroleando ...

Rafa dijo...

¡Menudo temazo! No sólo el metal puede reventarte la cabeza, es cierto. Gran post, también...

¡Saludos desde la Calle del Bourbon!

RAFA dijo...

no lo habia escuchado !! voy a investigar. Gracias por la recomendacion, los temas que versionea son cojonudos.
saludos,

J.M.B. dijo...

Qué razón tienes! Hay veces que una canción se queda marcada a fuego. Esta canción de Richie Havens es acojonanta.

Saludos

El rey lagarto dijo...

Gran entrada, has descrito a la perfección lo que es la magia de la música, cualquier estilo o música en un momento dado puede hacerte llegar a sentir algo así.
Y los gustos con la edad se hacen mas democráticos, por suerte.

Paco dijo...

Temazo y entradazo. Es cierto que hay canciones que se encajan en tu ADN y no me extraña que te haya pasado con ésta. Vaya manera de quejarse, vaya ritmazo. Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Havens y Heavens!!! Esa voz hace maravilla con cualquier tema y Richie es un esperto en llevar a su terreno grandes canciones ajenas!
Mitico!
Grandisimo post amigo, una marailla!
un abrazo

Freaky Boy Hood dijo...

La conocía pero porque supongo que la llevaba por ahi dentro. No la tenia registrada. Que ritmo tan fantastico, no me extraña que te enganchara.

Un abrazo

Txals dijo...

Trepidante, no lo conocía, fantástico combinar un tema tan bailable y pegadizo con una temática de denuncia como la segregación racial.
Muy Bueno. Me lo apunto
Saludos

manel dijo...

Un tema clásico. Pero no vive de rentas, su último álbum, del año 2008, Nobody Left To Crown es una verdadera maravilla. Saludos.

Johnny Dibud dijo...

La primera vez que leo en todo mi periplo blogosférico algo del gran Richie Havens, y encima con este post estupendo. A ver si para el nuevo año acabo un post que tengo a medias sobre el 1983, uno de los álbumes de mi vida que más me han apasionado. Saludos.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Asi es amigos como bien dice Manel, su ultimo disco es una absoluta maravilla....
Gracias a todos por los comentarios.

Abrazos.

Sergio dijo...

Navegando en búsqueda de la letra de este impresionante temazo del que tenía previsto escribir una nueva entrada, me he encontrado con la tuya Soberbia, me ha gustado mucho. ¡Qué mejor que la música?

...Nos volvemos a leer y escuchar.
Saludos.

Anónimo dijo...

Wow!!!vaya descripción del tema, felicidades :)

DDAA dijo...

La canción es de Oddissey, pero Richie Havens la hizo suya para siempre. Muy buena entrada.

Joan dijo...

No. Es del gran Lamont Dozier.