jueves, 16 de diciembre de 2010

Nick Hornby "Juliet, desnuda"


De Nick Hornby dice su biografia que nació en Maidenhead en 1957 que se licenció en Cambridge y que ha ejercido de profesor y periodista. Él dice de sí mismo, al escribir, que ama la música, llamada popular de igual manera que, seguramente, tú y y yo. En sus textos se traduce una pasión por las canciones que tú, como lector, haces tuya.
Horby es, tambien como muchos de nosotros, una persona frustrada. Su deseo, igual que el de muchos de nosotros, hubiera sido el de ser músico y compositor de grandes temas que pudieran hacer vibrar el cuerpo y el alma del que los escuchase. Pero, como él mismo describe acertadamente en su libro 31 Canciones, es un inepto en lo tocante a la técnica y las composiciones. Otra cosa serian las letras. No en vano, el escritor se encontró con, su hasta hoy oficio, tras escuchar la canción “Thunder Road”, incluida en el álbum de Bruce Springsteen & The E Street band: Born To Run, publicado en 1975. El autor expresaba su amor por esta canción y esa magia que algunas canciones expresan. La canción supuso una suerte de epifania para el escritor que le lanzó al mundo de los contadores de historias.
El amor que siente Hornby por la música queda patente en obras como “Alta Fidelidad” o “31 Canciones” y, tambien con una intensidad, no exenta de ironia y tristeza por todos aquellos que, afrontémoslo, fanatizamos canciones y autores, en este nuevo y magnifico libro del de Maidenhead titulado: “Juliet, Desnuda”.
La obra gira en torno a la enfermiza obsesión de un profesor anodino, que vive en una pequeña ciudad costera del norte de Inglaterra, más anodina todavia, una vida rotundamente anodina. Si no fuera por la pasión (enfermiza) y fanatismo que siente por un oscuro músico de finales de los setenta y primeros ochenta llamado Tucker Crowe. A dicha pasión idólatra se le añade una arrebatadora fijación por el último disco de crowe: “Juliet”, disco tras el cual el músico desapareció de la faz de la tierra. Tras un hecho tan trivial y ridículo como ir al urinario de un garito de conciertos al que Tucker asistia viendo a una banda local, el músico suspende la gira, por extensión toda aparición pública, deja de grabar discos y corta toda conexión con el mundo.
Sus seguidores, los croweólogos, gente enfermiza con mucho tiempo libre y poca o nula vida social, recopilan cada noticia, cada hecho, cada rumor o chisme, cada grabación pirata(¿os suena de alguien que, tal vez conozcais?) del autor. Llevan décadas tratando de desentrañar el misterio de la desaparición de Tucker Crowe y dejan de vivir una vida imaginando la vida que ha podido llevar el músico.
Duncan y su novia Annie, protagonistas de la novela, se afanan, sobre todo Duncan, en desvelar el secreto. Aunque Annie vaya a tirón de su novio, orbitando alrededor de la obsesión de Duncan y viendo como poco a poco el hartazgo de la vida en común, sin más aliciente que el enésimo chisme del puto cantautor va minando su relación y alejándola de su novio.
Y es que “Juliet” es en primer término un disco que habla de una relación frustrada. La del músico con una mujer casada. Como la relación se rompe y Crowe compone diez temas de amor, desamor, frustración e ira. Como en un espejo, el disco refleja los sentimientos de los personajes de la obra que versa sobre las incómodas relaciones afectivas una vez que la química efervescente de las primeras semanas o meses deja de ser efectiva y ese espejo que es tu pareja, refleja tu verdadero rostro y todo aquello que nunca has querido ver en ti y en el “amor de tu vida”.
Todo en la novela está escrito con cariño, elegancia y pasión. El desarrollo que Hornby hace de la ficticia obra de Tucker Crowe, wikipedia incluida. Hace que desees escuchar temas que sólo existen en la mente de Hornby, y en la tuya tras leerlo. “And You Are?”o “You And You Perfect Life”…¿Cómo sonaran?

7 comentarios:

Rafa dijo...

Leí Juliet, Naked hace unos meses y realmente está muy bien (mi breve crónica, aquí). No es Alta Fidelidad (que por cierto quiero releer estas Navidades), pero para los que alguna vez hemos sido fans de algún artista es una delicia...

RAFA dijo...

yo tambien , estas navidades me pongo con él. Gracias por la recomendacion, no hay muchos autores que aunen buena literatura y rock and roll.
saludos,

Nortwinds dijo...

pues me lo apunto, que siempre tengo hambre de buenos libros

J.M.B. dijo...

Tiene muy buena pinta el libro. Rock'n'roll & lectura, menudo dúo.

Saludos

Freaky Boy Hood dijo...

Lo empecé por recomendacion de Ned de Toxic Decibel y lo tengo pendiente. Voy despacito. Esta muy bien

Un abrazo

Txals dijo...

Pinta muy bien, Alta Fidelidad me encantó, si lo veo por ahí me lo agenciaré.
Gracias por la reseña. Saludos

TwoHeadsOneBrain dijo...

La verdad es que buena literatura y Rock N Roll no siempre son colegas bien avenidos, sin embargo, siempre hay excepciones. Ahi van unas cuantas:"Frio Y Eléctrico", de Ellioth Murphy. Primera novela del músico norteamericano. Aunque su siguiente libro, este de relatos."El León Duerme Esta Noche" es bastante más atractivo."Rosas De redención" de Steve Earle. Un magnífico libro de relatos que cuenta historias, igual que Earle canta.