lunes, 7 de febrero de 2011

En vivo, y en directo



No se si os habrá pasado alguna vez: estás en casa escuchando ese disco tan bueno de ese artista que tanto te gusta. Deseando que la gira de presentación pase por tu radio de acción, para pasar un buen rato de celebración en esa sala, pabellón, o estadio. Estás escuchando el disco, y pensando: “joder, que bien debe sonar esto en directo”. Y cuando por fin llega la fecha del concierto…. decepción total. Juras y perjuras que no volverás a caer otra vez en sus garras, pero cuando dicho artista vuelve de nuevo por tu tierra, allí estás otra vez, como debe ser. Y esta vez sales con una sonrisa de oreja a oreja, con tal cara de satisfacción, te lo has pasado tan bien, que ni te acuerdas de la otra vez que fuiste a verle y te dieron gato por liebre.
De eso es de lo que vamos a tratar hoy. Todos tenemos en mente aquel primer concierto que nos cambió la vida, aquellas actuaciones de nuestro grupo favorito, algunas buenas, otras decepcionantes. Pero siempre, siempre, nos acordaremos de esos otros shows a los que fuimos sin esperar nada a cambio, y que encontraron un hueco en nuestra memoria solo por lo bien que nos lo pasamos. A mí, por edad y geografía, me tocó vivir de lleno el boom de los ochenta, la era del Heavy Metal y de los grupos de punk vascos, y la verdad es que en la mayoría de ellos me lo pasé de miedo, pero hay unos cuantos que se me quedaron grabados en la memoria, que pasaron al siguiente nivel, de pasarmelo bien a pasarmelo de puta madre. Recuerdo el primer concierto al que asistí junto a un amigo. Fue la Ian Gillan Band en el Pabellón Anaitasuna de Pamplona, con apenas 13 añitos y salimos noqueados. Recuerdo el regreso a casa, andando (por entonces no había autobús urbano por la noche), a oscuras, por un parque que en aquella época era guarida de yonkis y delincuentes. Ibamos acojonados, pero llegamos a casa de una pieza y con nuestras pertenencias en los bolsillos, que no es poco. Míticas también fueron las actuaciones que programaban en el legendario Velódromo de Anoeta de San Sebastián. El autobús desde Pamplona, el ambientillo que se iba generando durante el viaje, Kiss recién desmaquillados (en la entrada todavía salían con sus pinturas), Ramones, Judas Priest, Bon Jovi, Manowar, Whitesnake, Ingwie Malmsteen…. Joder que tiempos. El festival Monsters Of Rock en la plaza de toros de Pamplona, el Monsters Of Rock que hicieron años después en Zaragoza, las actuaciones de Motorhead, Anthrax, o Fear Factory en el Anaitasuna, la reunión de los Kiss originales y el retorno de Halford a Judas en Zaragoza, los festivales más recientes, Kobetasonik, Azkena Rock Festival, UFO, Guns & Roses (o la Axl Rose Band, que estuvo muy bien por cierto). El macroconcierto de Rolling Stones también en Zaragoza, impresionante. AC/DC en San Mamés el verano pasado (¿su último concierto? eso es lo que rumoreaba por allí). El gran Ronnie James Dio, por dos veces en la sala Garés. En fin, no sé, son tantos…. Y en todos me lo pasé genial, pero ese otro nivel que decía antes, de pasártelo bien, a pasártelo de miedo, sólo lo recuerdo en cuatro conciertos. Ahí van.
Leño en el Anaitasuna: Ya la forma de conseguir las entradas fue curiosa. En una emisora pirata local, Radio Paraíso, hicieron una especie de “concurso” en el que regalaban cuatro entradas. El sistema era bastante original: escondían una entrada en un punto de la ciudad, y radio en mano, y con las pistas que te iban dando, tenías que encontrarla. Cuando alguien la encontraba, hacían lo mismo con la siguiente. Encontramos dos entradas. Como íbamos tres amigos, entre los dos le compramos al otro la que faltaba. En gesto de agradecimiento, el día del concierto apareció con una bolsa de “perejil de Arguiñano”, ya me entendéis. El concierto fue bestial, Leño en su mejor momento, en un pabellón, y con un repertorio matador. El ambiente era increíble, y además de buen rollo. Recuerdo especialmente que cuando ya habían acabado los bises y se empezaban a encender las luces para salir, de pronto se volvieron a apagar y el grupo comenzó a tocar “Castigo”, canción que en esa época no solían tocar mucho. El post-concierto fue de película de Monty Phyton. A la salida, con el coche, nos confundimos de carretera y aparecimos en el cementerio. Nos encontramos a un hombre entre la oscuridad dando gritos “dónde váis vosotros”, “que hacéis aquí”. Resultó ser un guardia que había en aquella época. Acojonados salimos de allí como pudimos, y nos fuimos a fiestas de un pueblo cercano, y acabamos durmiendo un montón de gente en casa de un amigo ya que sus padres se habían ido al pueblo ese fin de semana. Yo acabé durmiendo en un saco de dormir dentro de la bañera. Cuando actualmete coincidimos, todavía nos partimos de risa con todo aquello.
Sepultura en Bergara: Allí aparecimos, en medio de una horda de heavies recién salidos del casting de Braveheart. El concierto iba bien, hasta que entre el público comenzó un pogo brutal, y mi hermano y yo allí nos metimos. El resto de amiguetes se acojonó. Empujabas, te empujaban, veía a mi hermano venir de un empujón hacia mí, para luego desaparecer y materializarse detrás mía. Poco después era yo el que desaparecía a empujones entre la multitud para aparecer en el lado contrario del que me encontraba antes, aquello parecía el txupinazo de San Fermín. Era la hostia, la sala tenía una especie de “balcones” y un tío se lanzó al público desde allí. Y cuando todos pensábamos que el pobre iba a perecer (RIP) en medio de todo aquel ejército metálico, la gente le recogió y se lo llevó en volandas!!!. Que fenómeno. La puerta del baño daba a un lateral del escenario, y cuando ibas a mear veías al batería más pendiente de la gente que entraba y salía del water, unos meándose, otros todavía con la cola fuera, partiéndose de la risa mientras aporreaba la batería. Al día siguiente me dolían hasta las pestañas, pero mereció la pena, me lo pasé de puta madre. Eso sí, no lo he vuelto a repetir, por si acaso.
Ramones en la sala Ilargi: Meses antes tocaron en el Velódromo de Anoeta de San Sebastián, pero esos grandes pabellones no eran para ellos, se les veía como perdidos en medio de un gigantesco escenario. En la Ilargi estaban en su salsa, local pequeño, sin grandes agobios, el telón de fondo con los ladrillos y el logo del grupo, nos pusimos en primera fila, en el centro del escenario, y todavía recuerdo la sensación de tener la bota de Joey Ramone y el bate de beisbol a escaso medio metro de mí. Cantamos, berreamos, bebimos y fumamos. Como siempre, no dieron tregua, y aunque por entonces Joey ya estaba bastante jodido, lo dio todo. Y para un Ramoniano como yo, eso es suficiente.
Johnny Winter en la sala Garés: Ese día fui solo, sabía que Mr. Winter ya estaba muy mal de salud, y sólo esperaba una buena noche de blues-rock. Apareció encorvado, con un bastón, lo tuvieron que acompañar a la silla sobre la que iba a tocar la guitarra, pero una vez que empezó….. no hay palabras. La gente, bikers en su mayoría, y algún tipo raro que pululaba por allí, se le reían en la cara. Frases como “venga abuelo, dale caña de una vez”, “levántate ya, hombre” y cosas así, a mí me dolían como una patada en el hígado. No sé que esperaban ver, si a una especie de Angus Young dando botes por allí, o qué. No hace falta decir que yo estaba en la gloria, disfrutando de una parte de la historia del Rock & Roll. Junto a mí estaba un chaval de unos veinte años disfrutando como un loco. De vez en cuando nos mirábamos y asentíamos, como si nos conociéramos de toda la vida. Cada vez que algún cafre decía sus gilipolleces, el chaval le miraba y negaba con la cabeza. Al acabar el concierto me dio la mano y nos despedimos, fue la única palabra que crucé con él. Me quedé con las ganas de echar unas cervezas con ese chaval.
Pues bien, esas fueron mi “live experiences” particulares, aquellos conciertos en los que mejor me lo pasé. Ahora mi pregunta es: ¿Cuáles fueron los shows en los que mejor os lo pasásteis vosotros? No los mejores, ni los más espectaculares, ni los más emotivos, ni los más divertidos, sino esos que recordaréis siempre con los amigos hasta el punto de decir: “Joder, ¿te acuerdas de aquel concierto en el que……..”.





13 comentarios:

J.M.B. dijo...

Nunca pude ver a los Ramones, ni cuando tocaron en Santurce que solamente tenía que cruzar el puente. Es la espina que tengo clavada.

Gran post.

Saludos

manel dijo...

Bufffffffff serían muchos..La primera vez que ví a AC / DC, el Tunnel Of Love Tour de bruce, la primera con los Stones, Neil Young en el Espárrago Rock de Jerez, esos conciertos ochenteros de metal (Iron Maiden, Scorpions..), nuestro primer viaje fuera al Monsters Of rock de Donington Park, la gir de Social Distortion por salas presentando White Heat, White Light, White Trash...Grandisímos recuerdos y, lo mejor, todavía vendán más..Buen post amigo. Saludos!

Johnny Dibud dijo...

Recuerdos de conciertos y anécdotas los tengo de todos los colores, pero sobre todo recuerdo los impactos que me producían en mis años mozos. Tengo en gratísimo recuerdo la primera vez que vi a los Cramps o nunca podré olvidar un concierto de The Sound, el grupo de Adrian Borland. En los últimos tiempos me impactó profundamente Dan Baird, siempre deseé verle desde los Georgia Satellites. Saludos

Paco dijo...

Buenos recuerdos. No podría contar algunos de los mios porque no cabrían (mi primer concierto fue, me llevó mi hermano mayor, Juan Pardo en 1967, jeje). Por cierto, el perejil de Arguiñano te hace olvidar muchos detalles pero te ayuda a vivir esos momentos de forma más intensa. No me extraña que apareciérais en aquel cementerio...
Estupendo post, Twoheads. Abrazo.

En el Corazón de la Tormenta dijo...

Hay muchos y todos especiales.

Ramones en Lacunza
Black Crowes en ..¡¡Pamplona !!, apoteósico el Anaita.
Anthrax , por estar con ellos en el backstage.
GnR,Soundgarden y Faith no more en Sevilla
Lou Reed en Kursaal.
Dylan en Pista Anoeta.
Stones 3 veces. La mejor la primera en Gijón.
Cohen en Bcn.Especial y romántica.
ACDC en Bcn.Salvaje.
Oasis en Madrid. Un poco fríos.
La banda trapera del Rio en Pamplona. Macarra total.
Los Bitxos en Lacunza. Mis primeros conciertos.
Elliott Murphy, dos veces, siempre es un tipo especial.
Dictators en BCN y en Pamplona!!, muy majos.
Black Halos en BCN, me fui de farra con ellos, muy punk....
Loquillo y Ariel Rot , varias veces ambos, siempre grandes.
Siniestro total, estaba muy borracho .
Ilegales, idem.
Godfathers, ídolos de mi juventud.
From The Jam /faltaba Weller , otros ídolos de adolescencia.
Yayhoos o Dan Baird, he visto a ambos, siempre enrollados como siempre.
Buffff, decenas......

En el Corazón de la Tormenta dijo...

Ondia, y James Brown, todo ciego güisqui.... no puede faltar. Jur jur.

TSI-NA-PAH dijo...

Uff! Los Stones en el 82, Jeff buckley en Reading, Rod Stewart en la monumental, los Police en la gira Synchronicity, y un poron mas.Los chungos , los olvidos!
saludos

antonio dijo...

Yo guardo un grato recuerdo de 2 de mi juventud. Lo que dices, de esos que cuando estas con los colegas y sale lo de "te acuerdas de.. ":
- Leño en la sala Trebol de Portugalete. jajaja, me acuerdo de los punks baliando pogo en la sala. Y que llovian ostias que no veas (alguna trifulca). Y los Leño, pues eso, habian sacado el directo. Que voy a decir, eran mi grupo favorito. Disfrute que no veas.
- Motorhead en La Casilla. jajaja. cuando sonaba el bajo, joder pero si yo creia que eso en el disco era una guitarra. Todavia me acuerdo de un tio que llevaba una cadena que no veas en el pie como los reclusos pero sin la bola.
- Y así más recientes. Pues el de Marah en el Azkena de Bilbo. Me parecio ver a la mejor banda del planeta.

Pero bueno hay tantos. Los Ramones en Portu. Mira que no cruzar el puente. Estuvo bien también.

Freaky Boy Hood dijo...

Para mi fue Bruce en el 2003... Por ahi lo publique. No creo que me de una llorera como aquella nuca mas.

Un abrazo.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Vaya ejercicio de memoria que nos propone nuestro querido The Mother of Norman Bates...
Voy con los mios:
Los Stones en el 82, vaya tormentón nos cayó.
AC/DC en le gira del Back in Black, sin palabras.
Santana en Anoeta, inonvidable hermandad entre los asistentes.
Motorhead en La Casilla de Bilbo, como retumbaba aquel suelo de madera.
Las Vulpess en el Anaita (Sanfermines), a la salida nos detuvo la policia, no comento más.
Mike Monroe en Bergara, nos lanzó el microfono y cantamos juntos el estribillo de Hammersmith Palais, sensacinal.
Lords Of The New Church en Ilargi, vaya pedal que me cojí.
Mike Farris girando en solitario, todavía oigo esa voz y esa guitarra en mi cerebro, despues tomamos unos potes por ahí.
Corey Harris en Artsaia, intimo y precioso concierto para 12 personas.
Dan Baird en el Antzoki de Bilbo, divertido y sudoroso a no poder más.
Etc,etc,etc
Un abrazo torpedo

Víctor Hugo. dijo...

A mi Leño y Rosendo, como madrileño que soy, me tocan la fibra. Por cuestión de edad -cuando se separaron yo no habia nacido aún- no puede verles, pero la educación musical de mi padre ayudó, así cuando pude por fin ver al Rosendo en directo flipé con un enano con sus canciones en solitario y su "Pan de Higo": mi favorita.
En cuando a Winter, le vi por primera vez este verano -se le llevaron en volandas al acabar el concierto, medio noqueado- pero mientras tuvo la guitarra durante el concierto fue un coloso.

Gracias por contarnos tus experiencias conciertísicas y saludos :)

Kolikotron dijo...

Joder brother que bueno, todavia recuerdo aquel concierto de Sepultura, estuvo de puta madre, pero te voy a refrescar la memoria con otro memorable ¿Te dice algo aquel "Clash of Titans", si hombre si, aquel de Slayer, Testament, etc... en el cual a unos que tu y yo sabemos confiscaron en la entrada toda clase de artilugios variopintos como muñequeras de clavos, cinturones de remaches, etc...¿todo? todo no, el hachis lo llevaban bien guardao los cabrones, no pararon de hacer petas en todo el concierto y encima a la vuelta con la gran fumada en el cuerpo nos paro la guardia civil y ya fue el acabose...
Recientemente tambien hemos asistido a otro bueno, el de los legendarios Baron, el concierto en si estuvo bien, pero las risas anteriores y posteriores con otro elemento que conocemos no tienen precio, "lo hemos pasao bien...", "me estas buscando...y me vas a encontrar", ja, ja, ¡¡Grande ese Txato!!
Venga mami, hasta otra torpedo!!

The Mother Of Norman Bates dijo...

Manel: Pecador, estuviste en Donnington Park!!! Joder... ¿es verdad que tiraban bidones llenos de meados?

Paco: Juan Pardo... bufff... ¿te quedó alguna secuela? es broma...

Tormenta: James Brown ciego güisqui!!! Eso me gustaría haberlo visto.

Ya veo que el famoso concierto de los Stones bajo la lluvia fue memorable para algunos. Por cierto TwoHeads, briboncete: ¿Te detuvo la poli? Eso me gustaría haberlo visto!!! Que estaríais tramando....

Kolikotron: Pero cómo he podido olvidar el Clash Of Titans!!!!!! La organización quitándole la ferretería al público (cadenas, cinturones de balas...) y al acabar todos pasando religiosamente por el mostrador a recuperar sus pertenencias. A la vuelta nos para la guardia civil, y todos mirando al "jotas" atónitos cuando, ciego de porros, dijo aquello de: "Buenas noches, señores agentes. ¿están ustedes teniendo una buena noche?" Descojonante. Por cierto, Slayer brutales!!!

Victor Hugo: Que bueno Johnny Winter, ¿eh?. Lástima de su estado físico y de salud.

Bueno fenómenos, saludos a todos!!!!