miércoles, 9 de febrero de 2011

The Rainmakers "Viejas tormentas musicales"


En 1986 el mundo estaba inmerso en un estado anímico y social que preconizaba el lamentable periodo que ahora padecemos. Y eso que visto como están “funcionando” las cosas, lamentarse no tiene tampoco razón de ser. Al fin y al cabo, vivimos cómodamente. Pero me estoy desviando del tema; decía que en 1986, en lo musical, el panorama no podía ser más desalentador. Rick Astley, Duran Duran, Dire Straits, con su enésimo ladrillo, y más y más que, afortunadamente, mi cerebro a relegado a las cavernas del subconsciente. Y si, había buenos discos y grupos, pero reconozcámoslo, hasta los grandes presentaban signos de agotamiento y desidia musical.
En Inglaterra The Godfathers sacaban su disco: Hit By Hit y The Alarm su segunda obra: Strength. Queen estaban a punto de editar un álbum que se quedó, para mi al menos, en tierra de nadie y Aerosmith seguían perdidos entre farlopa, alcohol y días en blanco. Había, evidentemente, un poco de todo pero las buenas canciones escaseaban. Afortunadamente, en la ciudad de Kansas City, una banda llamada The Rainmakers tuvieron el acierto de componer uno de los mejores discos que se editaron aquel año. De título homónimo, la banda formada por Bob Walkenhorst a la voz y composición de unas fantásticas letras a lo largo de sus discos, Steve Phillips a la guitarra, Rich Ruth al bajo y Pat Tomek a los tambores, sacaron once canciones que me acompañaron durante todo el año 86 y parte del siguiente permitiéndome un refugio de talento y creatividad en aquellos horribles años.
Hace nada volví a los brazos de los de Kansas reescuchando el disco y confirmando, a aquel chaval de hace años, lo buen álbum que era The Rainmakers. Casi obligué a un gran amigo mío a que le echase una oreja al disco. Y éste me comentó, sorpresivamente, que le recordaba a The Godfathers. Y, la verdad, es que escuchando de nuevo a los Hacedores De Lluvia, no puedo sino reconocer que a mi amigo se le va la almendra. The Rainmakers tienen un sonido netamente americano. Potente en su ejecución musical, pero con desarrollos de lo que, años después, se terminaría llamando Americana. Rock n Roll de alto octanaje pilotado por la poderosa voz de Walkenhorst y arropado por una instrumentación sólida que se mueve cómodamente entre sonidos casi hardrockeros, “Big Fat Blonde”, canciones de tintes Pop-Rock, “Drinking On The Job”, “Government Cheese” u obras como “Downstream”, “Long Gone Long” o “Nobody Knows” herederos de la tradición norteamericana más clásica y talentosa vía Credence o Neil Young.
Se que, con tantas buenas canciones y tantos buenos grupos, hablar de un disco de 1986 puede parecer absurdo. Pero si he de ser honesto, si discos como este The Rainmakers no hubiese salido al mercado en su momento, grandes obras como las que hoy disfrutamos, tal vez, no hubieran tenido lugar. La verdad es que fue una pena que el grupo quedase reducido a banda de segunda fila y eso que contaba entre sus fans con el mismísimo Stephen King el cual incluye comentarios de dos de sus canciones en dos libros.
Así que, disfrutemos de grandes grupos y grandes discos que, desgraciadamente no tuvieron la repercusión que se merecían.

The Rainmakers - Big Fat Blonde

The Rainmakers - Rockin' At The T-Dance


7 comentarios:

Johnny Dibud dijo...

Cojonudísimo post, amigo. Es la segunda vez que leo algo por aquí con lo que me sorprendes de material antiguo a reivindicar que conozco y que nunca había leído en la blogo.

Tengo el vinilo, era fabuloso, llevaré unos 20 años sin oirlo, hay que desempolvarlo ya, casi ni me acordaba de él.

De tu estupendo razonamiento se extrae una de mis teorías y es que los 80 están cargados de buena música superinfluyente, no todo fue el material de las radioformulas, las recargadas producciones o el período decadente de los grandes dinosaurios. Hubo muchísimo más, como ejemplos ese primer álbum de los Godfathers, el que citas de los Alarm (a mí me gustaba más el primero Declaration) y un sinfín más de bandas, muchas que grababan en discográficas independientes en casi todos los estilos y que buena parte de lo que suena y pasa ahora recuerda aquellos tiempos. Era música marginal que salvo excepciones hoy por hoy no la reconocen ni sus deudores.

A mí no me parece absurdo ni mucho menos hablar de un disco del 86. Me gusta pasar por aquí entre otros motivos porque descubro novedades que me agradan ya que no sigo la actualidad con el interés de antaño, pero las referencias a buen material del pasado que conozco me encanta leerlas.

El tema que me atrapaba brutalmente de este disco era “Downstream”. Insisto, cojonudísimo post. Salud.

TSI-NA-PAH dijo...

No me compares a Rick Astley con Dire Straits por favor! Ya se que al final se volvieron un poco pelmazos.
Rainmakers huele a ochentas, pero el lado oscuro!
Ese “Big Fat Blonde” es una patada en los mismisimos bollocks!
un abrazo

jose dijo...

Hola, me gustaría ponerme en contacto en privado (vía mail) con la gente que escribe "necesito un rocknroll", qué debo hacer?
Gracias.

manel dijo...

Pues no los conocía y me ha gustado lo que has puesto. Los ochenta fueron lastrados por el éxito de estilos más comerciales y por sus nefastas producciones pero se hizo muy buena música. Saludos.

J.M.B. dijo...

Gracias por el descubrimiento! No suenan nada mal. A pesar de la tirria que le tengo a los 80, más que nada por gente como Rick Astley, Duran Duran, hay que reconocer que también se hicieron grandes cosas.

Saludos

TwoHeadsOneBrain dijo...

Johnny - Me imaginaba que te gustaria, mas que nada por los grupos que sueles poner en tu blog se podia intuir y si, cierto que habia grupos buenos en los dichosos ochentas pero como bien dices en discograficas independientes. Me alegro que te haya gustado. Un placer.

Tsi-Na-Pah - Querido amigo, lo siento, no era mi intención comparar a Rick Astley con Dire Straits, dios me libre de semejante comparación.
Mi idea era constatar que en aquel año 86, la música estaba como estaba y algunos de los grupos que nos habian hecho disfrutar anteriormente, pues no estaban a la altura de sus discos anteriores, sin más. Para mi particularmente los tres primeros discos de los chicos de Mark Knopfler son muy buenos, pero a partir de hay dejaron de interesarme, se volvieron muy prebisibles, pero en fin ya sabes que esto es cuestión de gustos, no más.
Jose - Si quieres comentar algo lo puedes dejar aqui mismo y si es algo personal, no te preocupes que despues lo eliminaria sin mas, como comprenderas no tenemos la costumbre de dejar el correo personal a la vista.

Manel y JMB - Me alegro que os haya gustado.

Saludos y abrazos.

RRiSSi dijo...

25 pts. en DiscoPlay creo que fué en el 87, lo compre por la portada me llamo la atención en aquella epoca, resulto una gran compra, no hay año que no lo haya hecho girar.