viernes, 25 de febrero de 2011

Pokey Lafarge & The South City Three "Orgullo y tradición"


Hace años me compraba vinilos que después grababa en cintas de casette, para mí y para mi amigo que disfrutaba de discos que, tal vez no hubiera escuchado. Ahora me descargo discos de tiendas de música ubicadas en los Estados Unidos, el Reino Unido o Japón. Todo es evolución y caminos inimaginables diez años atrás. Es en estos momentos de vértigo cuando viene bien una dosis de historia, de raíz profunda y poderosa. De ese lugar asfaltado de canciones y recuerdos que, generaciones atrás, fundamentaron todo lo que ahora amas, todo lo que hace que tú sientas y vibres con esa magia llamada música.
Hace un par de años releí esa maravilla literaria llamada Ragtime del escritor norteamericano E.L.Doctorow. En él, el autor describía con maestría los Estados Unidos de principios del siglo veinte. Todo lo que la política, la sociedad, todo lo que la cultura de un país iba desarrollando y fundamentando para, en el caso de la música y años después, daría pie para el nacimiento de todo lo que ahora tú y yo amamos.
Y es que, todo esto que nos hace vibrar tiene un origen. Y a este origen rinde tributo Pokey Lafarge y su banda The South City Three.
Pokey es un chaval de veintiséis años que ha soñado con vidas vividas hace más de un siglo. Mundos ya desaparecidos en donde la supervivencia de músicos en plena depresión, de trabajadores que se rompían el alma por una puta miseria, de negros que malmorian, ni siquiera malvivían, de mujeres sin derecho a ser ciudadanas y mucho menos, votar, de un mundo que quedaba boquiabierto con el cine, con la aviación, con la telefonía, tenia como banda sonora una música a la cual Pokey Lafarge rinde tributo con cariño, con respeto y mucha pasión.
Lo primero que me llamó la atención de la banda fue el convencimiento que sus miembros tienen de lo que hacen. Su estética es un puro remedo de aquellas añejas fotos de principios del siglo veinte, que tanto ama el dibujante Robert Crumb y deja plasmados en sus comics. Pero no sólo es imagen lo que Lafarge y su banda ofrece. Sus sonidos enroscan de manera admirable todo una amalgama de músicas que van desde el Bluegrass, al Jazz primitivo, del sombrío sonido del Ragtime de prostíbulos, a las canciones de los trovadores del Country que aún portaban Colts al cinto, y ese Blues rural que en los campos de algodón del Delta era cantado como bálsamo para que una vida de mierda fuese más soportable.
Lafarge dice que no toca para divertir a la gente sino que está en una misión destinada a recuperar un sonido y un amor por ese sonido lo que, en consecuencia, devendrá en una manera de ver la vida y vivirla radicalmente distinta a esta que estamos viviendo. Espero que tenga suerte en su cometido aunque estoy en desacuerdo respecto de su aseveración del no divertir a la gente con su música. Porque si algo posee la música de Pokey Lafarge y The South City Three, es diversión. Sonrisas de satisfacción por crear una música tan visceral, tan llena de alma y cariño por los días teñidos en sepia.
Los sonidos de la banda rinden tributo a autores como Blind Boy Fuller, Jimmie Rodgers, Bob Willis o Scott Joplin.
Olvídate de sonidos eléctricos y distorsión las doce canciones de este “Riverboat Soul” están interpretadas con harmónicas, kazoos (la trompetilla de feria), contrabajos, guitarras tradicionales, guitjos (un banjo de seis cuerdas mezcla de guitarra y banjo también conocido por banjitar) o tablas de lavar.
Damas y caballeros, bienvenidos a la música del siglo diecinueve y principios del veinte 2.0



4 comentarios:

RAFA dijo...

suena muy bien !!! me encanta este revival retro que tenemos ultimamente. Muchas gracias,saludos,

The Mother Of Norman Bates dijo...

joder, TwoHeads, me ratifico en lo que te dije el otro día cuando me pusiste éste disco. Con las pintas que tiene el tío, y el vozarrón que saca.... es lo último que te imaginas. Esta banda es otro objeto fuera de su tiempo, como bien dice Rafa, un revival retro.

Txals dijo...

Genial amigo, me encantan, además el tal Pokey, ya no por como viste, si no que él mismo parece sacado de principios del siglo veinte, que bueno TwoHeads, me gustan mucho.
Estos descubrimientos me alegran el día.
Saludos

J.M.B. dijo...

Me encanta! Pokey es genial. Apunto el disco en mi lista de la compra.

Saludos