domingo, 27 de julio de 2014

Brandon Calhoon: Seis Sonrisas Que Suenan A Rock N´Roll


Seis sonrisas al final de Julio. Seis sonrisas para saludar al agosto que, agusto vamos a degustar, devorar, deshacer entre risas y Rock N´Roll, entre priva y noches sin fin, acariciando al planeta rojo que nos va a seducir de una manera única y maravillosa durante todo el mes dedicado al emperador romano, un hecho queridos y queridas que no se volverá a repetir en esta tierra hasta 2287.

Una sonrisa por los amigos maravillosos que uno hace durante el tránsito bonito por la música. Sonrío pensando en el amigo Farfulli que, en una generosidad maravillosa, como todo lo que he conocido en él, me acercó este disco imprescindible para mis orejas y mi corazón. 

Otra sonrisa porque Brandon Calhoon sigue y persiste en su necesidad de ofrecernos pedacitos de él. De manera espaciada y, desgraciadamente, breve, pero con esa tenacidad, buen gusto y capacidad para maravillarnos que tiene el de Michigan.
Otra sonrisa por su nuevo EP:"Whiskey Beach", seis canciones cargadas de la luz del verano, de un optimismo y un buen rollo desbordantes. Seis canciones donde las palabras Sunshine, Sun, Light, Smile y otras similares de esas que hacen que el corazón sonría y vuelve los días un paseo al que le encajan canciones como " Takin' My Time", " Whiskey Don't Run Dry", la deliciosa "Key West Eyes" o la no menos intensa y luminosa "Sunday Drive", todas, como una banda sonora a la que la luz del sol y la brisa que acaricia el horizonte azul del mar, le encajan.
Otra sonrisa por la capacidad de emocionarse todavía con canciones sencillas, pero, no por ello, simples o superficiales. La capacidad del músico norteamericano por encajar de modo natural y, aparentemente, fácil, todo lo bueno que se ha hecho en la música popular de Estados Unidos en estos últimos sesenta o setenta años es pasmosa. Escuchas a todos los buenos sin que, imite o copie a ninguno. Jackson Browne, al que nombra en uno de sus temas, Bob Seger, en, por ejemplo, "Sunday Drive", The Eagles, Poco, John Mellencamp, o contemporáneos del propio Calhoon como Will Hoge, Buford Pope o Colin Moore.

Otra sonrisa por sabernos rodeados de músicos ,maravillosos. Llenos de emoción, talento y capacidad de trasmitir sentimientos y pedazos de si mismos a pesar de esta sociedad egoísta y necia, ombliguera y tan superficial. La posibilidad que tenemos, si buscamos y nos esforzamos un poco, en hallar tesoros de esos que no deberían acabar nunca en museos ni vitrinas, sino que deberíamos de bebérnoslos de un sólo trago, desparramarlos por la garganta, sobre el pecho, chorreandolos por la comisura de la boca igual que nos empapamos el alma y sonreímos, salvajes, satisfechos, vivos...

Y otra sonrisa, la última pero no menos importante. Una sonrisa por compartir estas sonrisas, estas  seis canciones con ella, que es pura risa, que es locura absurda y plagada de notas que gritan Rock N´Roll..que es, como dice Brandon Calhoon en su preciosa y vacilona " Takin' My Time", la luz del sol por encima de las montañas y las nubes grises. Una sonrisa por ella porque me ha enseñado a reír a respirar hondo y a soltar el aire y el alma en un Jajajajaja... que no quiero que termine jamás.
Y una séptima sonrisa, si, porque me apetece.. porque necesito sonrisas como necesito un Rock N´Roll...una séptima sonrisa por el mar... que nos esperará siempre...

Brandon Calhoon:Takin' My Time

Brandon Calhoon:Key West Eyes

Brandoon Calhoon:Sunday Drive



miércoles, 23 de julio de 2014

The Gary Douglas Band: Que Hermoso Es Perderse En Una Carretera Secundaria


El viejo está sentado en un coche aún más viejo que él, casi tan desvencijado y desarbolado como esa vida de carreteras polvorientas y horizontes que se desfiguran y casi se deshacen por un sol inmisericorde que ha ido hostigando momentos de un día a día que, en ocasiones, casi no recuerda y en otras, recuerda demasiado bien. -"Vaya metáfora de los cojones más evidente"- se dice el viejo mientras su mirada vaga por un serpenteo de carreteras y brillo de ciudades lejanas, de horizontes de polvo y rocas resecas..-"Y bien..¿para donde?"- se pregunta-"¿ciudades brillantes o misterio o aburrimiento, peligro o soledad, lo que se pierde cuando uno se encuentra o lo que se gana cuando uno se pierde?"- Un cuervo grita a su izquierda, suena,- piensa el viejo- como un mecago en tu puta calavera..sonríe..las ruedas hacen crujir las piedras y el polvo del camino, una gota de sudor se aventura a acariciar su cara, como el espectral dedo de una mujer que le hubiese amado años atrás..."Desierto pues"- se dice y enfila el coche hacia una nada ocre y luminosa.
A varios kilómetros la primera gasolinera, anclada en los años cincuenta, el tipo que la regenta, anclado a los años cincuenta, tupé grasiento, sudor en una piel que hasta las moscas rehuyen, canciones que gritan traiciones y deseo, guitarras afiladas, y sudor en la radio, en la persona, en el local. La cerveza helada que extrae de la maquina suda y promete un beso fresco y breve.
La canción que suena en la radio es cojonuda, piensa el viejo -"Joder que bien suena esa canción"- exclama mientras paga al tipo -"¿quien es?"
-Gary Douglas y su banda- dice el gasolinero
-¿Quien?
-¿ve? ese es el problema. Nadie conoce a los buenos músicos y mucho menos la buena música.
- Es difícil conocer a cada tipo que saca un disco, reconozcamelo.
-Ya pero es que ni siquiera nos ponemos a ello. ¿Sabia que este hombre lleva en la música desde hace más de veinte años? ¿Sabe cuantos discos ha grabado en esos veinte años?
-Eeehhh..pueees...no.
-¡Este es el primero joder! ¿Que tal le suena?
-Joder es una música buenísima, intensa, poderosa, cargada de lo mejor que la música Rock ha ido pariendo durante estas décadas. Escucho estas canciones y se me pasa por la cabeza, Bruce Springsteen, Albert King, el primer Eric Bardon, Bob Seger, BB King, Dan Baird, John Mellencamp, algo de Steve Earle..no se..la ostia..tiene todo lo bueno del Rock N´Roll, del Rythmin And Blues, del sonido de New Jersey...Y se siente que ama lo que hace. Las canciones brillan con una fuerza que atrapa el corazón y envenena el alma. Uno desea escuchar más. Por favor hableme de él.
El tipo de la gasolinera mira al viejo, sonríe a medias, o tal vez sea la mueca que hace después de peerse, suspira -Gary Douglas es de Nueva York. Después de un paréntesis de dos décadas, Douglas ha decidido volver a la música, olvidar la iluminación y la grandilocuencia de los estadios y acercarse a la luz intensa y honesta de los clubes de Rock N´Roll y Blues de todo el país con un ardiente deseo de difundir esa alma única que chorrea un  Rhythm And Blues que envenena todo ese Rock N´Roll que suda por cada poro de su piel.

Con mucha más experiencia de vida y unas cuantas cicatrices de guerra que lo demuestran, como se constata en las letras de Douglas y todo lo poderoso e intenso que es su sonido, el corazón y el alma del músico se  abraza a unas canciones que  reflejan esa oscuridad al borde de la ciudad,del autor y un hermoso paseo por toda la grandeza del Rock N´Roll.
¿Es esto lo que hubiera deseado Douglas? No sé, no creo.Una vida más dura de lo que nadie hubiera querido, letras que hablan de los lugares más oscuros, de esos en los que alguno ha estado en la vida, de los que a veces se vuelve y a veces no; o de que eso, nos cambia para siempre. Pero no hay tristeza ni amargura en sus canciones, existe, incluso, sitio para la ilusión en un par de canciones de amor. Pero, incluso éstas, están hechas con ingentes cantidades de alta energía cargada de emociones que chorrean puro Rock N´ Roll. 
Como podría decir un critiquillo papanatas: una versión moderna de Springsteen mezclada con los Stones con un poco de acento Country y un poco de Blues.
Después de tocar  y escribir canciones para su propio grupo y para otras bandas, Douglas abandonó la escena. 
Pero,si amas la música, el ser interprete, cantante, compositor, guitarrista y pianista, te esfuerzas por comunicar todo eso que te bulle dentro. Eso, imagino, que ha empujado a Douglas a trabajar intensamente los últimos 18 meses y a grabar más de dos docenas de canciones para su álbum de regreso debut en los legendarios Avatar Studios, "Just Another Mile".
Aunque también es verdad que un músico no es nadie sin amigos. Y, Douglas tiene buenos y grandes músicos que, por suerte para él, mantienen una amistad con el autor. El brasileño Alex Prol  a la guitarra solista, Clifford Carter yScott Chasolen  a las teclas,Lee Nadel  y Dan Asher al bajo, Stefano Baldasseroni a la batería y los magníficos coros de  Clara Lofaro y Sarah Wise. Todos músicos experimentados y de gran calidad que aportan a las canciones de Gary Douglas ese Mojo que trasciende las siete notas y se enreda en tu corazón para insuflar aire fresco a las velas que te hacen navegar por las costas más hermosas de la vida.
El viejo mira al tipo, el tipo se mira una uña..el tiempo pasa.
El viejo suspira y se pregunta ¿como es posible que nadie haga caso a un tipo así? El tipo inclina la cabeza, suspira a su vez, quien sabe..su mirada busca la lejanía, todas esas inmaculadas autopistas que conducen a las ciudades iluminadas y, aún así, podridas de oscuridad. -"Igual, -dice sin mucho convencimiento- es como todos esos coches que se encaminan a las ciudades, el recorrido es fácil, los caminos hacia ellas surgen por doquier...¿quien se va a preocupar de una carretera secundaria, difícil de encontrar y ardua de seguir? es más cómodo dejarse llevar por esos fantásticos carriles de aceleración hacia ningún lado..."
El viejo asiente.
"Aún así -exclama con una sonrisa- que hermoso es perderse en una carretera secundaria ¿verdad?"
"Si...-afirma el viejo, también sonriendo- que hermoso es..."
The Gary Douglas Band:It's Rock 'n Roll


The Gary Douglas Band:Midnight Angel

The Gary Douglas Band:I Know You Like It Like That

The Gary Douglas Band:Stone In Love



sábado, 19 de julio de 2014

Buford Pope: Mi Necesidad De Una Tormenta


¿Cuanta poesía queda en el poeta?
¿Cuantas palabras, cuantas canciones le caben al músico en el alma antes de quedar vacío?
¿Y que nos queda a nosotros si afuera, ya, ni siquiera llueve, y el sol es una masa de fuego que ahoga, y la brisa un recuerdo, como la huella liviana de un primer beso que se va evaporando como las gotas de rocío en los amaneceres más inhóspitos?
Los días que caen a plomo sobre los hombros del que camina, la sombra que huye del paso cansado ,ejercen un estado de ánimo inmisericorde en los corazones. Y uno busca una tormenta, y uno mira hacia afuera soñando con el baile de las ramas de los árboles con un viento fresco y salvaje que borre el abrazo pastoso del desasosiego, de días que nadie quiere porque cuando uno ha saboreado la tormenta, hay un estado junkie del alma; una necesidad que encabrona toda emoción, que ejerce un dominio en todos los actos, pequeños y grandes que se viven. Se busca el rayo, la risa con el pelo alborotado por un viento que baila y juega, la emoción empapando los corazones como la lluvia refresca el alma.
Se busca la tormenta. Y Buford Pope me la ha regalado en once estallidos de trueno y lluvia, de viento y luz.

Sticks In The Throat es el quinto álbum de Mikael Liljeborg, conocido musicalmente por Buford Pope , nacido en  Gotland, una isla de piedra caliza de Suecia en el Mar Báltico. Con una población pequeña y aislada de la parte continental de Suecia que ha imprimido, creo yo, una intensidad y una rabia, atemperada por la dulzura de sus particulares visiones de la vida, que se deslizan en cada nota y en cada palabra que plasma en sus canciones.
Igual que muchos músicos y artistas que le precedieron, el descubrimiento de Bob Dylan fue ese puñetazo al estomago del alma que no te esperas y que te deja sin respiración; a mi me pasó con cierta personita que parece una canción en cada momento de su vida.
Dice Buford:"Yo tenía 15 años y quedé impresionado por esa actitud, Dylan cantó canciones como nadie que hubiese escuchado antes. Y es a través de Sr. Zimmerman que  aprendió a amar las canciones de otros narradores,poetas, músicos y visionarios de la vida intensa y cargada de la electricidad de la vida como Neil Young, Tom Petty, Jackson Brown, Robert Johnson y Bruce Springsteen.

 Imagino que en ese momento aún no estás al tanto de lo que todas estas experiencias podrían significar para él un día. Y es que Buford Pope posee un talento excepcional para vestir notas y palabras como vidas extraídas de cualquier tipo o tipa que te cruzas por el camino. Tiene el sueco ese algo que reverbera en tipos como Colin Moore, Jersey Budd o Frank Turner; rabia, fuego,electricidad, canciones como una caricia o un grito en la noche del mundo, un algo intenso que crece en ti y que ni puedes comprar ni puedes entrenar en los gimnasios del alma.

Las once canciones de  este "Astillas En La Garganta" son una bocanada de aire fresco y salvaje. Una tormenta de verano con lluvia fresca y melodías cálidas que hacen sonreír a cada escucha.
Canciones que se aferran al Rock N´Roll poderoso e intenso del mejor Bob Seger, Tom Petty o Springsteen, canciones como "Don´t Take It Out On Me", "Highway", "Give It Up", "What Will Your Mama Say" o la canción que titula el disco. Sonidos terrosos, intensos, eléctricos que se abrazan a la música cargada de matices y amaneceres, a colores intensos y dulces como besos sinceros, canciones que se enredan en el corazón como una flor pequeñita que busca el sol y también la lluvia. Canciones como la deliciosa " She`s Gotta Country Mouth", "You´re The Drug I Like To Use" con ese sonido tan Roots, canciones como "Love Affair". Canciones hermosas e intensas. Aunque, bien es cierto que los sonidos Rockandroleros dominan el álbum, esa mixtura deliciosa que Buford Pope sabe crear entre electricidad y gotas de lluvia cayendo suavemente en tu sonrisa, son lo que al final se queda enredado en tus orejas como una cachorrita de loba que espera al deshielo para salir a jugar con la vida, a exprimir los segundos que se desvanecen en una mirada, en una canción en una tormenta.
Buford Pope: She´s Gotta Country Mouth


Buford Pope:Give It Up






miércoles, 16 de julio de 2014

Aaron West And The Roaring Twenties: Gritar La Poesía



La vida puede ser rabia, puede ser desesperanza, la vida puede ser un ascensor que se queda parado cuando tu destino está en el último piso. La vida puede ser monotonía y días que se caen del calendario a la bolsa de basura...
La vida debe ser poesía.
Necesito que sea poesía. Quiero que la vida cante, que se estrelle contra mi corazón como el mar devora las rocas, como mi alma necesita devorar la risa. Necesito un Rock N´Roll que se travista en poesía. Necesito poesía de calle, de callejón, de bares que se desmoronan con la salida del sol, de risas que construyen el camino que debes hacer ese día que nace, soberbio y único. Días que son especiales porque son terriblemente normales. Días normales que se bañan en la gloria de lo único, de lo especial. Días que se marcan en el corazón porque, en este día normal, hace pocos años, es un puto crío el tío, nació mi amigo. Y  ese día tan normal, se ha vuelto maravilloso, importante y cargado de Rock N´Roll, de música que se desparrama, como las velas de cumpleaños, por mi corazón.

Mi amigo cumple años y yo necesito dedicarle palabras, sobre todo necesito dedicarle música, por que sé que él es Rock N´Roll y sé que es canción apasionada y sé que este puto tipo y su puñetera banda le van a encantar. Porque el amigo Aaron West y sus  Roaring Twenties se han marcado un discazo de esos que gritan que la poesía está en el corazón de quien la interpreta, en el corazón y el alma de quien la escucha, en cada canción arrebatada y henchida de pasión que suena en este maravilloso e intensisimo disco titulado, con cierta joda, muy del estilo de mi colega, "We Dont Have Each Other".
Aaron West y los locos años veinte se embarcan en una cruzada emocional destinada a conquistar el corazón de quien escucha los diez magníficos temas. "Our Apartment" se inicia con la voz de Aaron chapoteando en una melancolía huidiza que da paso a una línea de guitarra acústica llorosa. A lo largo de sus tres minutos y medio, "Nuestra Casa" crece cada vez más desesperada, el calor emocional quema vivo en una hoguera donde las penas se arrugan  y desaparecen. La fuerza de la canción, gritada, más que cantada es como una especie de catarsis personal. Las canciones se construyen a puñetazos emocionales, a rabia de estar vivo gritada desde lo más hondo. Y la puta canción posee ese extraño estribillo pegadizo después de estribillo pegadizo. Una armónica que parece robada al fantasma de Dylan y una dulzura intensa y llena de luz que envuelve cierta tristeza que termina por pintar una sonrisa en tu cara.

El estilo de Aaron West se aferra a los vientos de gente como Frank Turner o Dave Hause, de Lucero y del mejor Dylan. Canciones emocionales, cargadas de poesía, de fuerza, del fuego de las cosas honestas. "St. Joe keeps us safe", "Grapefruit", "The Thunderbird inn", "Get me out of here alive" o "Carolina coast" se engalanan de amor por eso que está vivo, que llora, que grita, que sufre, que ríe, que es...
La vida se compone de tantas cosas bonitas, horribles, aburridas, intensas, locas, tiernas sinceras, que parecen millones de gotas en un océano inabarcable cuando, en realidad, son siete notas que se vuelven mar cuando alguien con un alma apasionada, como Aaron west y sus Roaring Twenties, las acomoda en sus manos, en su alma, siete notas que cantan canciones para gente buena..siete notas para mi amigo al cual le deseo una vida igual de hermosa e intensa como una canción...Feliz cumple Tron.

 Aaron West And The Roaring Twenties: Our Apartment








viernes, 11 de julio de 2014

Village People: Baila Hasta Que Tu Alma Se Ría A Carcajadas


Las fiesticas de la ciudad, esa locura encapsulada en días definidos de antemano y escrupulosamente aceptados con un todo vale que no es tal y que indefine más que ayuda al personal local y foráneo. Pero mi animadversión a esta orgía romana de venta en el Corte Inglés y Zara tiene, evidentemente, sus partes positivas. Una de ellas es ver la sonrisa real de gente que, al fin, suelta el alma encerrada y la echa a volar en un  viento hortera y delicioso que hace que el alrededor, sonría a su vez, quien sabe si con envidia mal disimulada, el encontrarse con un corazón, aunque sea el propio, anhelante de jajas.

El poder bailar desaforadamente canciones de mi tierna juventud con una locura en forma de blond bombshell y dejarme arrastrar por lo que todo el mundo necesita, risa, vida sudorosa y una posibilidad de ser quien cojones te apetezca ser, impermeabilizando las miradas de esas mentes enceradas, encerradas, de esos pensamientos de estantería, que es tontería hacer hincapié en ellos, te libera, como siempre me ha hecho la música. Y, joder, bailar canciones disco de los primeros y mediados de los glorioso años setenta, es algo que a las dos personalidades extasiadas de este blog, les pone..y mucho.

  Dice la Wiki: Village People fue una innovadora formación musical de estilo disco de finales de los años 70. Fue famosa tanto por sus peculiares disfraces, como por sus canciones pegadizas, con letras sugerentes y llenas de dobles sentidos, (joder doble sentido..es que hay que ser un tolai total para no ver las cachondas y magníficos juegos de palabras de la banda) 
El poli, el amerindio, el motero, el milico, el currela, el vaquero... eran personificaciones masculinas, insinuaciones nada sutiles sobre la presunta homosexualidad del grupo, plasmadas de acuerdo con los estereotipos gays de la época. Pero, sobre todo, eran esa diversión que todo dios necesitaba para desconectar de la vida aburrida o encorsetada que se arrastra día a día.
El grupo fue fundado en 1977 en Nueva York por dos músicos franceses: Jacques Morali, un productor consumado que estaba teniendo éxito en las listas disco con el grupo The Ritchie Family, y Henri Belolo. El grupo fue creado específicamente para promocionar e interpretar las creaciones de música disco de estos dos músicos y para atraer a la audiencia homosexual a través de los estereotipos más comunes a los que respondía este colectivo. Al igual que los Boney M o las Spice Girls años más tarde, Village People fue un grupo «diseñado a medida». 
Los compositores Phim Hurt y Peter Whitehead se encargaron de componer temas en los que la temática homosexual se colaba a través de roles, usos y costumbres. Canciones como Go West o Macho Man tocaban los intereses del grupo. Al mismo tiempo se eligieron personajes y su vestimenta para completar la puesta en escena: vaquero, motociclista, soldado, indio, policía y un trabajador de la construcción bailaban una coreografía planeada para el público deseado.
Un dato interesante sobre las grabaciones de los Village People es que los coros de sus canciones más conocidas los hicieron dos músicos de estudio que más tarde militarían en grupos conocidos: Bill Champlin de Chicago y Richard Page de Mr. Mister.


El grupo también apareció en una película de 1980 llamada Can't Stop the Music, dirigida por Nancy Walker y escrita por Allan Carr y Bronte Woodard. Fue protagonizada por Steve Guttenberg, Valerie Perrine, Bruce Jenner y los Village People. La película fue elegida como Peor Película y como Peor Guion en los Anti-Oscars, aunque fue candidata a todas sus categorías. En la banda sonora de la película podemos encontrar a "David London", quien usando su nombre real Dennis "Fergie" Frederiksen llegaría a ser el cantante principal de Toto y uno de los que más contribuiría al siguiente álbum de los Village People. Esta peli es la ostia..horrenda donde las haya y no entiendo como la vendieron como peli para adolescentes en este país siendo, a pesar de la moralina y ser un producto tipicamente hollywoodiense, un compendio cachondo y desinhibido de vivir la vida loca. Ver el vídeo de la canción "Milkshake" y escuchar su letra, haría salir en armas y con horcas y antorchas, al cinturón de la biblia estadounidense al completo.

La música disco no es, necesariamente, coto privado del fandom homosexual, la música disco de los setenta es una risa pícara, para el chico la chica y todas sus múltiples y deliciosas variables. Es diversión, es cachondeo y la posibilidad de ser quien quieres ser, en ese momento.
Vivamos una vida que te haga mirar atrás sonriendo, es lo mínimo que nos debemos...
Y vayamos al oeste a ser Macho Men...