miércoles, 28 de enero de 2015

Canciones Desde Adentro: Bruce Springsteen, Drive All NIght



El amor. Esa extraña entelequia que, a veces, incluso es real.
El  amor, la sensación de sentirte parte de algo más grande, mucho más grande que tú mismo y tus sueños. 
Cuando respiras partes de magia y una emoción que se desparrama a cada segundo de tu existencia y expiras el dolor lacerante de la ausencia, la perdida absoluta del suelo bajo tus pies cuando ella no está, el silencio ominoso y cruel del mundo sin su voz. Y esa electricidad que hace que todo estalle en colores y estrellas arrancadas del más profundo del corazón del universo cuando te roza, cuando te mira y, ¡¡joder!! cuando te sonríe.

Cuando escuché por primera vez "Drive All NIght" , me dolió. La pureza del tema, la sencilla crudeza de la interpretación, la arrolladora intensidad de una canción que suena como el latido del corazón del puto universo es algo que no se experimenta muy a menudo. Pero eso, aún siendo ya mucho, no era la causa de esa lacerante y desasosegadora sensación que se cernió sobre mi corazón como la más cruel de las tormentas. Me dolió porque no sentía en mi esa magia capaz de cantar y contar una historia tan grande e intensa con la épica del susurro, de la espera que habita el mundo entre el relámpago y el estallido del trueno.
Me dolió porque era hermosa y ajena a mi.
Me dolió porque no estaba enamorado.
Y era como sentir el calor del sol y no poder ver su luz iluminando el mundo. Y la puta canción era, es, tan hermosa, tan simple, tan bonita que el alma reclama sentir amor para entender en cada milímetro de tu vida porqué conducirías toda la noche sólo para comprarle unos zapatos. Porqué atravesarías lluvia, viento y nieve y llegarías al confín del universo soñando con volver para dormir en sus brazos.

Springsteen convirtió la tercera canción de la cara D de su álbum doble:"The River" en un lugar de peregrinación para mi alma, para mi emoción para el corazón ávido, yonky de algo más grande que mi vida. 
Decía el músico respecto de las canciones del disco:"Sentía que no era lo suficientemente grande. Quería capturar los temas sobre los que había escrito en Darkness. Quería mantener esos personajes conmigo" De hecho, partes de «Drive All Night», ya estaban siendo interpretadas como una larga interpolación dentro del tema del "Born To Run" "Backstreets" en los directos del Boss.

En un disco tan cargado, a partes iguales, de dolor, crítica social, amor por el Rock and Roll, necesidad de risas y todos los amaneceres del mundo, "Drive All Night" se convierte en la canción de amor. Apasionada y cargada del dolor, del miedo a la pérdida, y también de la esperanza y la fe en la redención, en la creencia de que el amor deshace y hace desaparecer cualquier muro amargo, cualquier puente roto, cualquier giro inesperado hacia el acantilado.
El amor es mientras uno respira despacito para no despertar al destino o a la mala suerte y devora kilómetros alumbrado por la tenue luz que la ilusión de estar haciendo algo bien ilumina el camino hacia el sueño que quieres cumplir y de vuelta, a sus brazos.

El amor, te hace conducir toda la noche, toda la vida, solo para ver su sonrisa, solo para sorprender su corazón, solo para sentir que todos esos kilómetros que te separan, son un modo de sentir que, regresas a ella.

Drive All Night: "Cariño, cuando te perdí, a veces pienso que también perdí el coraje. Desearía tanto que Dios me enviara una palabra, que me mandara una señal, algo de lo que temo perder.
 Tendidos al calor de la noche como si hubiéramos sido prisioneros toda nuestra vida, los escalofríos recorren mi espalda. 
Todo lo que quiero hacer, es abrazarte muy fuerte. Y juro que conduciré toda la noche, aunque sólo sea para comprarte unos zapatos y saborear tus dulces encantos. Y sólo pienso en volver a dormir esta noche de nuevo entre tus brazos, sí. 
Esta noche hay ángeles caídos, que nos esperan afuera, en la calle. Esta noche se escuchan voces de extraños, puedes escuchar sus gritos y llantos de derrota. Deja que continúen, y que se marchen. Déjalos ir, bailando sus danzas de muerte. Déjalos que continúen, cariño, ahora seca tus ojos, cariño mío, y vámonos, marchémonos, vayamos a la cama, cariño. Y juro que conduciré toda la noche, aunque sólo sea para comprarte unos zapatos y saborear tus dulces encantos.
 Y sólo pienso en volver a dormir esta noche de nuevo entre tus brazos, sí.
 Hay armas y munición en las afueras de la ciudad. Están ahí pueden ser alquiladas, cariño. Pero ahora no podrán hacernos daño, ya no, Porque tú tienes, tienes mi amor, Tienes mi amor haga viento, llueva, nieve o diluvie. Tienes  mi amor. Así que tómatelo con calma, cariño. Tómatelo con calma. Ya no llores más, ahora no hace falta llorar, no llores más cariño mío. Seca tus ojos y no llores más, que me tienes en cuerpo y alma. Tienes mi amor, me tienes en cuerpo y alma. Y juro que conduciré toda la noche, aunque sólo sea para comprarte unos zapatos y saborear tus dulces encantos. Y sólo pienso en volver a dormir esta noche de nuevo entre tus brazos."



miércoles, 21 de enero de 2015

Ryan Bingham: Viendo La Vida Por El Parabrisas


El cowboy escucha el murmullo de la llanura, escucha el susurro del viento, oye la música que cantan las estrellas a su paso por la noche queda de Nuevo México. El cowboy siente la vibración poderosa y adictiva de las canciones que aún están por parir. Se tensan los tendones, como las cuerdas de su guitarra, se ensancha el alma como el cielo de su tierra. Todo gira y aletea y caza y huye y se esconde y busca y aúlla y está vivo en una noche que es una canción.
El cowboy toma aire, mira al universo reflejado en las estrellas y sonríe...la tristeza y la oscuridad quedaron atrás. 
Ryan Bingham toma su guitarra toma aire, se llena el alma de vida y comienza a cantar y a contar su vida y, ya no hay miedo, solo música.

Ryan Bingham sonríe, es un tipo, se podría decir que feliz. Y esto, para alguien que entonó en su último álbum de 2012, "Tomorrowland" "Algunos dicen que los ángeles están mirando hacia abajo. Sólo vi buitres dando vueltas alrededor," marca un necesario y esperanzador cambio de perspectiva.

Algo más lejos quedan ya todas las tormentas que se cernieron sobre el músico en esos momentos. Escribir y cantar sobre las consecuencias de la muerte de sus padres, su madre debido al  alcoholismo y su padre por suicidio, marcaron desazonadoramente aquellos días. Y, aunque su pérdida aún pesa mucho en el corazón de  Bingham, el de Nuevo México cuenta con más días buenos que malos, afortunadamente.
Y ¿como retas a la muerte, al pesar, al dolor a que abandone ese pedazo de alma que ha ocupado en ti? Con vida, con agua fresca del riachuelo a punto de nacer que será el primer hijo del cantautor y de su mujer, Anna Axster.

A su modo, de esa manera desértica y sobria, cargada de un fuego interno que quema casi como el hielo del espacio exterior, Ryan Bingham y su "El miedo y el sábado por la noche" , explora el nuevo gozo de tener a alguien a su lado, de esperar esperanzado algo nuevo e inocente mientras te mueves desde la oscuridad hacia la luz.

Canciones al estilo de Bingham, nada de sonidos luminosos que reflejen las playas de California. Temas autobiográficos como" Nobody Knows My Trouble ", "Hands of time" con esa idea necesaria de tratar de moverse en una sola dirección: hacia adelante.y dejar  de mirar la vida por el espejo retrovisor y simplemente, comenzar a mirar por el parabrisas. o esa belleza que es "Broken heart tattoos ", "Nobody knows my trouble" o "Top shelf drug", poseen ese sonido tan Bingham, ese sonido agreste, poderoso como unas vacaciones de Led Zeppelin en Austin.
Todas estas canciones han sido escritas por Bingham en unos días en que éste, se recluyó en un remolque Airstream en las montañas de California alejado de todo, sin, supuestamente, acceso al mundo ni a sus comodidades.

Las letras del disco tienen un aire descaradamente romántico. Se susurran palabras, se cantan guiños emocionales que solo dos personas pueden entender.
Dice Bingham;"El matrimonio era la única cosa que me ayudado a tirar para adelante en los momentos más jodidos. Esa ha sido la única cosa en mi vida que ha sido tan estable. Así que es lógico que el álbum gire alrededor de Anna, el bebé y la vida delante de mí. Se trata de cosas que está pasando, cosas buenas.
Y este hecho se nota en todo el disco. Son canciones bonitas, brillantes pese a su textura árida y machacona. Temas como "Broken heart tattoos", una carta apasionada que el músico le escribe a su hijo no nacido y realizada, curiosamente, cuando Bingham ni siquiera sabia que su mujer estaba embarazada, destilan una belleza intensa y hermosa. Al igual que ese anochecer en el corazón que es la maravillosa "Fear and saturday night" una de esas canciones que se aferran al alma para siempre.
Bingham otea el mundo con una mirada nueva, o, al menos, más limpia. La banda sonora que inició años atrás suena más esperanzada y brillante y las canciones que suenan en su vida, tienen un bonito motivo para ser cantadas y eso, es lo que realmente importa.

Ryan Bingham:Adventures of you and me

Ryan Bingham: Fear and saturday night:




lunes, 19 de enero de 2015

Canciones Desde Adentro:Bruce Springsteen, Hungry Heart


Hay canciones que poseen una magia única y  especial. Hay canciones tocadas por la mano caprichosa del destino que se engarzan en tu corazón con la fuerza de la última tormenta que caerá sobre este universo antes de que desaparezca con un susurro.

Hay canciones que clavan sus uñas a tu corazón de una manera tan absoluta y poderosa que, casi,compiten con el sentimiento arrollador que se padece cuando te caes en los ojos de aquella persona a la que , sabes, amarás siempre.

La puñetera "Hungry Heart". ¡Joder! Una canción sencilla. casi simple si la analizas de ese modo adusto e idiota que suelen utilizar los que todo lo saben e ignoran y consideran un obstáculo el sentimiento, la pasión, la emoción pura e inocente que es capaz de provocar en el corazón un Do, un La mayor un Re mayor y un Sol con el que se inicia un paseo maravilloso por un pedacito de ese tío anónimo y algo patético que cree que sabe más del mundo de  lo que, al final, todos creemos saber. 

"Como un río que no sabe dónde va, hice un mal giro y seguí"
"Todos tenemos un corazón hambriento, Haz tu apuesta e interpreta tu papel,Todos tenemos un corazón hambriento"

Palabras sencillas, frases que, o has pensado o has escuchado. ¿Quien no ha tenido un corazón hambriento alguna vez?
La puñetera "Hungry Heart" y el de New Jeresey que la parió....Una de las canciones, otra, de mi vida. Irrenunciable, aferrada a mi alma, anclada a mi respiración, cargada de la sístole y la diástole de mi como persona, con ese sonido sencillo, casi garrulo e inocente con que respiraban las primeras canciones de Rock and Roll allá por la mitad de los años cincuenta. Esos coros angelicales que la E Street Band deja resbalar, como una palabra de amor susurrada al oído, a ese algo que yace muy muy adentro de la persona que amas. Una melodía que se incrusta en tu alma con la sencillez de un rayo cayendo desde los cielos que termina impactando en medio de tu corazón.

"Mi primer gran éxito en el Top 10 y supongo que mi entrada real en la industria Pop para el gran público", dijo El Boss y añade:"Conocí a los Ramones en Asbury Park y Joey Ramone me pidió que escribiera una canción para ellos. Volví a casa esa noche y escribí ésta. Jon Landau la escuchó y ganándose su sueldo, me aconsejó que me la quedara”.
Y, joder, no puedo, aunque lo intente, pensar en esta preciosidad interpretada por los neoyorquinos, que no lo hubieran hecho mal, ni mucho menos, pero no hubiera tenido esta belleza, sencilla, como de riachuelo cantando su alegría por llevar agua dulce y fresca para los corazones sedientos de maravilla.

Los Ramones se quedaron sin "Hungry Heart"y Springsteen firmó uno de, al menos para mi, sus temas míticos.
La intención de incluirlo en una obra que se titularía "The Ties That Bind", álbum que, nunca vio la luz, ya que, la mayoría de las canciones acabaron siendo incluidas en el doble LP de 1980 "The River"; álbum que acabó siendo el primer gran éxito en Europa de Springsteen cuyo single terminó  siendo nº 5 en las listas y elevó al autor a un reconocimiento masivo permitiéndole realizar su primera gran gira europea en 1981.

La primera vez que Bruce Springsteen la tocó en directo la presentó como esa sensación gloriosa y única en los que te enamoras y piensas que ese amor va a ser para siempre, aunque de repente deja de serlo por alguna razón.

Hungry Heart es ese tipo de historia triste que se oculta como un veneno shakespiriano en una melodía alegre y adictiva. Un grito, un lamento una lágrima que acaba resbalando en una sonrisa, de esas de media comisura, ese je, muy flojin del que hablo Javier Krahe... “Todos necesitamos encontrar un amor para llenar nuestro corazón vacío”.
Para los muy cultos y/o enteradillos como este que suscribe, decir que el título está extraído de una línea del "conocido" poema de Alfred Lord Tennyson, "Ulysses"

A mi, al margen de la letra, me hace sonreír, a veces con lágrima y otras veces, iluminado por el sol.."Hungry Heart" es deliciosa, sus teclados, su bajo sencillo, en apariencia y cabrón en su ejecución, sus coros, ¡¡dios que no existe que putos coros más maravillosos!!, la ironía con que el de New Jersey la interpreta, la batería de  Max Weinberg al inicio de la canción hace que el corazón quiera echar a correr y pone toda mi alma y mi cuerpo en  la imperiosa necesidad de cantar y bailar la puñetera canción.
Hambre de amor, canciones, sonrisas que esconden trocitos de pena, bailes en noches que se hacen demasiado largas o demasiado cortas y la música que te cambia la vida en tres minutos y diecinueve segundos.

viernes, 16 de enero de 2015

Jimmer: 23 Años Después


"23 años después, el músico publicó el disco" Así podría empezar un cuento o un capitulo de la biografía de Jimmer  Podrasky autor natural de  Pittsburgh y ex-The Rave-Ups, banda que inició su carrera en 1983 con un EP titulado "Class Tramp" y murió de agotamiento en 1990.

La biografía de Jimmer se inicia con una de esas sentencias literarias monumentales que F. Scott Fitzgerald eructó entre whiskey y áridas palabras cargadas de balas repletas de belleza: "No hay segundos actos en las vidas de los estadounidenses" Para añadir de cosecha propia: Aunque probablemente habría cambiado de opinión si hubiese conocido la historia de Jimmer Podrasky.

Las canciones de The Rave-Ups tuvieron un momento álgido con canciones desperdigadas por sus siete discos, incluyendo un recopilatorio y algunos EP´S. Letras tiernas, dolorosas. Narraciones agridulces y conmovedoras, repletas de personajes que, aunque viven unas vidas maltratadas y chamuscadas por el remordimiento, de alguna manera, brilla y queda la esperanza. Son canciones arrebatadas en su desarrollo literario, un chaval haciéndose pedazos paulatinamente entre disco y disco. Sobrepasado por la fama, el sex and drugs and Rock and Roll y una vida que se desperezaba y quedaba estupefacta frente a la realidad de las cosas en contraposición del decorado de la industria musical.
The Rave-Ups se separaron.
Entonces, Jimmer Podrasky desapareció.
O casi. El exilio voluntario para criar a su hijo, Chance, La exclusión intencionada de la industria de la música y dedicarse a la paternidad, puso su carrera en un segundo plano.

Hasta hace cuatro días. Que mágicamente surgió "The Would Be Plans". Su primer álbum en 23 años, Y hay que decir que el trabajo de Podrasky en este disco es maravilloso, brillante, cargado de luz y esperanza. Su ingenio sardónico peligrosamente cortante, sus juegos de palabras tan frescos y repletos de una gloriosa necesidad de contar y cantar historias y su voz poderosa y llena de la arena de los desiertos y la vida hacen de las diez canciones del álbum, un paseo por callejas cargadas del humo de los siglos y los ecos de la vida vivida, sufrida y reída de tipos que son solo sombras ya.

Una mezcla de Pop-Rock vigoroso, de Rock and Roll, de  Americana y sonidos Rootsy que Podrasky factura de manera talentosa, sonando revigorizado y cargado de un alma borracha de una música positiva. 
Flanqueado por una banda de acojonante talento que incluye Marty Rifkin al Pedal Steel (Bruce Springsteen, Tom Petty), el teclista Rami Jaffee (The Wallflowers, Foo Fighters), a Jonathan Clark (Dwight Yoakam), Mark Dutton (Chris Robinson Brotherhood ) y rodeado por compositores como Ted Russell Kamp y Brian Whelan, Jimmer Podriasky está más vivo que nunca.

"El aspirante a Planes" es un trabajo de agitación que halla a Podrasky burlándose de sí mismo y del mundo en general, al par que se dedica a cartografiar terrenos cargados de emocionalidad con honestidad y aplomo. Este un álbum que narra sin esfuerzo las locuras del amor y de la vida y las cosas que le suceden a nuestro corazón entre medio.
 En la maravillosa "Satellite", Podrasky canta: "Esta es mi historia de principio a fin ...", Pero, para mi,  lo que realmente quiere decir es que esta es la historia ... hasta ahora,; si Podriasky sigue la senda iniciada por este precioso disco, tendremos canciones maravillosas y pintadas de colorín colorado.

Jimmer:Satellite

Jimmer:She Has Good Record





miércoles, 14 de enero de 2015

Lichis: Como serpiente Mudando Piel


Acepto las criticas. En serio, Considero necesario que alguien ajeno te diga que vas con el culo al aire y que, desde luego, no es un culo tan bonito como para andar exhibiéndolo.
Decía Jules Renard al respecto de la critica: "Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener" Y yo, desde luego no me veo capaz de criticar a nadie en este blog. Por eso los discos que aparecen aquí, son discos que me gustan. Y acepto a personas, personajes y personajillos que denosten este sitio amparados por el anonimato. 

Y de criticas, ataques envenenados y malafolla envuelta en potestad y palabrería del final del mercadillo sabe bastante Miguel Ángel Hernando, alias Lichis, alias el tipo aquel de La cabra Mecánica, alias el nuevo post del blog necesario, para odiarlo, criticarlo e, incluso, amarlo de Necesito un Rock And Roll.

 Con "Modo Avión", Lichis ha vuelto a la música, tal vez ilusionado por primera vez en años. No solo a componer, sino hacia la música en directo tras más de seis años trabajando en el estudio de grabación y produciendo discos de otros proyectos musicales. 

En su nuevo disco, fusiona sonidos como el Country, el Americana y el Blues con esas letras vitriólicas y cargadas del mejor de los sarcasmos y la más afilada de las ironías.

Grabado en Estados Unidos con músicos de altura que han colaborado con notas de esos que copan las portadas de las revistas y hacen babear a los críticos, hipsters, y profesionales de oficios liberales, el disco de Lichis es un disco bonito. Si, esa es la sensación que me queda tras escucharlo. Buenas canciones, buenas letras, algún estallido de glorioso talento y pedacitos del chaval este que se reinventa con acierto en las diez canciones del álbum.

"De todo lo que he hecho, este es mi primer disco autobiográfico", dice el músico. y es cierto que en las letras, hay espacios donde se adivina la piel mudada y muerta de la persona que fue y se cansó de ser. 
Añade:"Las letras de este disco cuentan cosas bastante terribles pero quería que la música tuviera un aire más amable. El Blues y el Country afrontan el dolor desde una óptica menos dura". Y oyendo la obra uno atisba a los grandes músicos norteamericanos que han dejado miguitas de talento para que el de Barna construya temas intensos, profundos y cargados de una bonita tristeza que te empujan a escuchar las canciones una vez más.

Y termino extrayendo esta frase:"Cada año me cuesta más encontrar estímulos y encontrar algo nuevo que me sorprenda" Y amén a eso. En los blogs, en la música en donde quieras apuntar, nos empeñamos en llegar a lo inabarcable, a lo inconmensurable de ese día creyendo que viene en el contrato de vida que, al parecer, viene siempre con bonus track.
Entiendo al Miguel Ángel. ¿como plantas cara a la vida cuando expones tanto de ella a cada segundo, como sorprendes y, en donde encuentras el talento para sorprender?. Jules Renard decía, mira, hoy me ha dado por ahí, :"¿qué es nuestra imaginación comparada con la de un niño que intenta hacer un ferrocarril con espárragos?" 
Yo creo que deberíamos ser más sencillos en esto de la música y de la vida. Dice Lichis en esa canción maravillosa titulada "Salir a asustar" : "Ser felices con tan poco parecía demasiado".

 Al final, los paseos por la vida, las carreras por sus lindes, apretando los dientes del alma para que no se note el miedo, volviendo la cara una risa rota, una mueca rara, son pérdidas de tiempo que terminan por sufrir el cuerpo y el alma y que siempre acaban llegando, como las perdidas de orina  que nos esperan en una esquina cabrona de la vida.

“Televisión de madrugada”, "Salir a asustar", "Tics raros", que suena muy Tom Waits, o El Drogas más blusero, "Tan Felices" o “Enemigos”, una de esas canciones en las que se trasviste la desnudez emocional del autor en soledad dramática con una voz  rota como la historia que canta, acompañada de un piano que se ancla al corazón y lo fuerza a bombear más despacio “Por favor, para esta mierda, estoy dónde querías” gritan las primeras estrofas de la canción.
Melancolía vestida de pena. Risa socarrona asomando por el colmillo de la creatividad y un modo tan bueno o tan malo como cualquier otro para avanzar una casilla hacia la vida que queremos vivir.
".Dinero por nada",  "Tal vez Buenos Aires" o "Casi Rock and Roll" reflejan, lo quieras o no, partes de ti. Lo que has sido, lo que no quieres ser, lo que puedes ser o lo que nunca serás.
Lichis en Modo Avión, un gran disco...Espero vuestras criticas víboras.