lunes, 7 de septiembre de 2015

Pete Berwick: La Luz Poderosa De Los Hombres Buenos


Cuando escuchas por primera vez ese intenso, emocional y maravilloso disco del músico de Nashville, Pete Berwick, lo primero que te llega al corazón, antes que a la cabeza, son imágenes de las películas de Sam  Peckinpah. Una banda sonora perfecta para esas escenas que se graban a fuego en lo más profundo del alma. Un fuego intenso y arrollador como el que transmite las canciones de Pete Berwick.

 Sexto larga duración de Berwick. Maduro. Hermoso, doliente, cargado con esa luz mortecina que brilla poderosa en las noches más oscuras. Un disco que se eleva por encima de tanta repetitiva cháchara insustancial de esos músicos que han retozado entre algodones mientras Pete cantaba y contaba lo que vivía.
"The Legend of Tyler Doohan" respira vida. Emoción y una acertada mezcolanza de estilos que hacen del disco un paseo por lo mejor de la tradición musical norteamericana. "She's Too Wild For Me" es puro Jerry Lee Lewis, mientras que canciones tan hermosas como "The Proof Is In The Whiskey" o "Cried My Last Tear" harían  llorar de envidia a Steve Earle o al mismo Bob Dylan.

Pete Berwick siente la vida como una canción, una última actuación, una manera de gritar su vida, su existencia misma. Al cantar, al hacerte llegar a golpe de corazón las mismas historias que has escuchado miles de veces pero con esa pátina de realidad, de callejón a medianoche, ahogado en lágrimas o vómito. De coches que van a ninguna parte, que estacionan en moteles que parecen tumbas y ciudades que desaparecen, como fantasmas en autopistas que engullen todo. De  amores que se rompen, de vidas que se resquebrajan de mundos que colisionan en un lamento en un grito en un llanto, sientes, y, ¡joder de que manera!, que esto es distinto. Que es verdad. Que esa historia que te llega rota, desde una garganta que se bebe la vida es profunda, dolorosa y bellamente verdadera.
Solo tienes que escuchar la canción que da titulo al álbum que cuenta una historia de la vida real y, a la par,rinde homenaje a un niño de 8 años que murió al intentar salvar a su abuelo en el incendio   que sucedió en el remolque al que se había visto abocado tras una puta vida de trabajo y miserias. ("demasiado jodidamente joven para que muera un hombre"), se lamenta Berwick, con su ronca voz ,conmovedora, encogida el alma y rabioso el corazón.

Desde su inicio con esta canción, las historias se suceden en un hermoso desfile de perdedores y corazones agrietados que resisten la vida como si fueran Sísifo; no en vano el álbum se subtitula"... Y otros cuentos de  victoria y  derrota.". En ellos hay espacio para el Barrelhouse honky-tonk, "She's Too Wild For Me" Sonido  Sticky Fingers y Country Rock. Vaciladas de viernes a la noche, "Keep Your Socks On o "Do not Look Down, Con una amarga descripción de lo que es tocar por esos pueblos perdidos de la mano de Dios y de Satan. Si te oyes "See You In Hell", parece que estés escuchando la segunda parte del mítico"Ghost Riders in the Sky" Pero es que además hay canciones tan bonitas como "Wait" o "Are You Sure I'm What You Want" , que se a convertido en una de mis canciones del año.
Todo lo que este tío hace lo hace desde muy adentro, desde ese tuétano del alma al que unos pocos privilegiados son capaces de acceder para teñir sus canciones de belleza, de horizonte, de lágrimas.
Pienso en "Smalltown Blues" o " Everything's Waiting" y me viene a la cabeza que Enrique Villarreal podría haberla incluido en cualquiera de sus discos. Tal es la pureza y la oceánica belleza con que algunos autores dotan a sus obras. Y, mira, buscando más semejanzas, Pete Berwick es un novelista con cuatro obras en su haber.

Más de 35 años en la música. Boxeando con la vida y en el ring, como amateur.
 "No se puede matar a un hombre nacido para pasar el rato" es el lema de Berwick, Y no es mala filosofía mientras viaja de pueblo en pueblo, con toda una vida de canciones a las espaldas y las arrugas de existir, de sentir, de ser, marcadas en cada esquina de su piel y en su maltrecha seis cuerdas.
Berwick brilla, como un crepúsculo, como un sol que, aún cansado de girar y girar por el universo, sigue brillando y dando calor a las almas que tienen un ratito para disfrutar de esa luz poderosa de los hombres buenos.







2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Superentretenido lp de sonidos country con recuerdos a lso Pogues en la voz del artista. Vamos que lo he disfrutado un monton

Carolynn Underground dijo...

Una pasada Wait,,, que coros tan chulos, me encanta la voz rasgada y esos graves a veces imposibles,,,y el echarle ganas, y sip, me recuerda en cierto modo un algo al poeta, tenías razón, un disco que contra más lo escuchas, más te pide enchufarlo a las orejas.
Rock and Roll chico Rockero!!! Vuelven los días de los directos y moooolaaaaaannnnn!!!!
MUAKKK <3