jueves, 23 de julio de 2015

Al Final..Tal Vez El Mar


Bueno..creo que esto se va terminando..A pesar de las buenas intenciones, de todo el mundo que aún espera ahí fuera, en esa vida que es más grande que la vida misma, creo que esta historia, esta necesidad, esta motivación, obsesión, obligación, este lujo, algunas veces, este deseo de llegar, de aportar, de hacer que gente a la que nunca conoceré, sepa de autores maravillosos, a los que miserablemente, fagocito, su talento momentáneamente, haciéndolo, penósamente mio por segundos, como si hablar de una belleza musical o literaria, me diera autoría sobre ella, no te jode...
Esto, en definitiva, este blog, esta ventana y puerta a otras vidas, se está deshilachando, agostando en sus ideas, agotando en sus sueños. 
Hoy, día de recuerdos que no merecen la pena, veo que la necesidad de escribir, de contar, de compartir, se torna tan imposible y absurda, tan ególatra y ridícula como Fitzcarraldo, el personaje de la película de Werner Herzog con su puñetero barco.
La historia es la de Brian Fitzgerald «Fitzcarraldo», un irlandés excéntrico, que ama la ópera con obsesión. Decide construir un teatro de ópera en plena selva amazónica. Para ello debe conseguir primero el dinero, para lo cual proyecta hacer una enorme fortuna en el negocio del caucho, que se hallaba entonces en pleno apogeo.

Para realizar su plan, Fitzcarraldo debe transportar un gran barco fluvial por tierra, pasando por encima de un monte, para lo cual cuenta con la ayuda de un gran número de nativos. Para el protagonista se convierte en una obra titánica subir y bajar el barco en una sola pieza, para luego ponerlo a navegar en un amplio río. Locura, absurdo, algo estrambótico y alejado de la realidad malsana que se empecina en mostrarse desnuda, fría, inmóvil, severa y cargada de razones que ahuyenten, los pájaros en la cabeza y las ideas que no hallan cielo para volar.

No escribo esto más que como desahogo, como un avisarme de que, como decía Sanchez Ferlosio:"Vendrán más años malos nos harán más ciegos. vendrán más años ciegos. y nos harán más malos....Vendrán más años tristes y nos harán más fríos, y nos harán más secos y nos harán más torvos....
Cuando la acción se ha vuelto inercia y rutina, ya sólo la omisión es resistencia, deliberación y libertad." Y doy gracias a la sabiduría ajena, pues sabe Palas Atenea, que carezco, cada vez más, de la propia, por plasmar un pensamiento, un sentimiento que bulle dentro y amenaza con salir a borbotones, como un grito o, más bien, como un vómito.

Escribo sin objetivo, sin buscar una justificación, sin magnificar un hecho, a todas luces irrelevante como el que un tipo anónimo y del montón como yo, deje en paz a las maltratadas palabras, las frases pretenciosas y la búsqueda tontorrona del ¡guau! que mi ego voraz busca sin, en demasiadas ocasiones, ni yo mismo saberlo. 
Terminar, no sé si hoy, o dentro de tres o cuatro discos es tan natural  como transitar por la vida de la gente, una circunstancia que parece irreversible pero que la realidad se ocupa de desmantelar al desalojar de la memoria de esas personas tu presencia para dejar paso a lo  misterioso, a lo nuevo, a lo fugaz y  llamativo de ese algo que, por ignorante, atrae.

Amo la música, amo las palabras. Amo los sueños que me provocan la alquímica combinación de ambas. La poesía de la música, la intensidad que cristaliza el alma en un gesto único, y el ritmo celestial de combinar frases que respiran sentimiento..Todo esto es necesario en mi, seguirá siendo necesario, pero no lo compartiré con vosotros, no por egoísmo, no por ausencia de belleza que buscar y mostrar, sino por una falta de fe propia en mi. Y, tal vez el cansancio, la angustia de encallar, en la montaña, de no hallar el mar al otro lado, de perderme en mis propios soliloquios y volver algo en lo que creo, pantomima, parodia, penosa imitación.
No busco aliento. No pido ánimo, solo comparto con quien quiera perder unos minutos de su vida tropezando en el fárrago de mis palabras, un sentimiento, una liberación, también al expresar algo que rebotaba, cada vez más, tan dentro de mi, que dolía, que duele a cada gesto que hago.
Me quedo con la tristeza de la belleza, con la voluptuosa hermosura del finis terrae que se presenta, me quedo con el absurdo de las palabras y la necesidad de guiñar un ojo lagrimeante al destino con la intención de confundirlo, de hacerle trastabillar en su seca percepción de lo que puede ser la vida y como debe ser vivida
Escribió Cesare Pavese:"Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más."...Pero también cantó Javier Krahe:"Si resuelves que me absuelves,cuando vuelvas, si es que vuelves,quizá vuelva yo,si vuelvo,si resuelvo que te absuelvo,no digo que no.....
Así que...¿quien sabe?




9 comentarios:

RAFA dijo...

Pues se te va a echar mucho de menos, tus textos y tus recomendaciones, son unicas en la blogosfera, y las he disfrutado todo este tiempo. Espero volver a leerte en un futuro no muy lejano . Un fuerte abrazo,

Carolynn Underground dijo...

Quienes tenemos la suerte de conocerte sabemos que no hay nada que te joda más que la inercia de las cosas, de la música, de una vida o de un blog, y muchas veces son las que te he escuchado decir, eso de...yo no escribo para que me coman la polla, no me interesa el que gusten o no mis palabras, ni quiero tener un harén de musgos a mi alrededor diciéndome lo enorme y megamajo que soy, con un blablabla eterno y cansino y peor aún...falso. Te he visto siempre revelarte ante esa mierda, seguramente hubieses podido vivir de tu pasión, la música y las palabras, si no hubieses sido el tipo talibán que no entra por una gatera ni de coña, lo que algunos denominan especialito e intratable, y yo lo llamo tu yo auténtico.
Las bandas que he conocido por este blog son muchas, esto ya lo he dicho antes, a mí, personalmente, el que tú decidas colgar el blog, no me va a dejar huérfana de tus apuntes, que eres una wikipedia musical, te tengo cerca, y la ilusión y emoción que siento en tus palabras al sonar tal o cual canción sea en casa, en un garito o en el super es algo que necesito como tú el r&r, sigo flipando con eso de que te sepas todas las fechas de cada canción de cada banda, de cualquier estilo musical, de cualquier lugar del planeta, porque yo, con mi memoria de pez , ni me sé el título de la canción que escuché ayer, eso que tú llamas inutirología, a mí me sigue alucinando, lo de los comics ya se pasa de rosca, entintadores, dibujantes,,, dioxxxx una locura de conversaciones,en las que solo hablas tú jeje.
Un placer en mis días y noches chico rockero,,,así que ¿quien sabe?...la sombra,,,la sombra sabe, eso también lo aprendí de tí, ;)

bernardo de andres herrero dijo...

No jodas macho una de mis lectoras y audios favoritos de siempre . visita obligada por su buen gusto y se cansa ... Pienselo aunque sea de vez en cuando no nos deje huerfanos . Y si no nos vemos tenga mi gratitud infinita

si,simon dijo...

Me preocupa que gente como vosotros , ustedes, se piren y me queden huerfano de maestros de la musica que sin ustedes munca la huviese escuchado, gracias . Intentare localizarlo donde plasme su sapiencia,gracias por todo

Papito Elmio dijo...

Solo dos cosas quiero decirte: gracias y......., cabronazo, nos dejas huérfanos de ilusión. Suerte tío.

Rafa dijo...

Espero que nos absuelvas, y vuelvas... aunque sea de aquí "año y medio". Regreses o no, se te echará de menos.

Un abrazo, y gracias por todo.

Anónimo dijo...

Hay que pelear por mantener las cosas que tienen valor. Hay que pelear por vencer las inercias no creativas. Hay que pelear por seguir aportando. A la gente. A la gente que valora y reconoce el esfuerzo y el trabajo bien hecho. Hay que levantarse y empujar. Y seguir empujando. Nadie nos dijo que fuera fácil. Pero es necesario. Los mensajes que te han (te hemos) dejado deberían ser palanca suficiente para seguir teniéndote al otro lado. No te dejes llevar. Sería lo normal. Y este blog nunca fue normal. Y debería continuar siendo extraordinario. Sigue.

Anónimo dijo...

Sería una lastima perderlo maestro....sólo quedaría darle las gracias y esperar que encuentre fuerzas ganas y motivación para no dejarnos solos

Anónimo dijo...


Ni recuerdo cuándo llegue a tu blog por casualidad. Nunca he escrito para mandarte un agradecimiento, siempre fui un tacaño, pero me has aportado mucha y buena música que de otra forma difícilmente hubiese llegado a mis oidos. Me has regalado grandes momentos escuchando tus recomendaciones y he disfrutado y empatizado con tus escritos en muchas ocasiones, quería simplemente darte las gracias.

Un bilbaíno agradecido