lunes, 9 de mayo de 2011

Slade: “Till Deaf Do Us Part” El triunfo del Glam de taberna


Todos conocemos canciones como "Coz I Lov You", "Take Me Bak ´Ome", "Mama Werre All Crazze Now, "Skweeze Me, Pleeze Me", o "Merry Xmas Everbody". Todos hemos coreado a grito pelado en alguna ocasión esos títulos mal escritos a propósito (siendo un jovencito pensaba: ¿que coño significará esto?, hasta que me enteré de que la banda lo escribía mal a sabiendas). Todos hemos alucinado con esa imagen extraña, ambigua y extravagante que lucían. Un caso curioso el de su imagen glammy: ellos no eran gente sofisticada de New York, ni frecuentaban la factoría de Andy Warhol, tampoco tenían ese glamour innato de gente como Marc Bolan, Sweet, o David Bowie. De hecho en un principio eran skin heads!!!! Hasta que se dejaron crecer las greñas y decidieron cambiar de registro. Procedían de la periferia de Birmingham, eran de clase trabajadora, por lo que el glamour, la moral, y las buenas costumbres, se las pasaban por ahí abajo. Eran borrachines de pueblo, malhablados, pendencieros y calculadamente horteras. El pub era su hábitat natural, de hecho en una de esas tabernas formaron la banda. En cuanto a formas y actitud, Slade tenían más que ver con el desmadre y el coma etílico de un Joe Cocker que con la sensibilidad y dulzura de un Elton John o Marc Bolan. Eran, como si dijéramos, la versión glam del epiléptico cantante barbudo. Eso sí, tocaban rock and roll con pelotas como poca gente lo hacía. ¿Los artífices de todo éste jaleo?: Noddy Holder a la guitarra, voces, y corbata. Dave Hill a la guitarra, plataformas y traje espacial. Don Powell a las baquetas, lentejuelas y patillas. Y Jim Lea al bajo, botas y camisa de brillantina. Especial mención para las dos cabezas visibles: Noddy Holder, con sus trajes de cuadros y su legendario sombrero de espejos. Y Dave Hill, con sus inverosímiles trajes, el poseedor del peinado mas cool del planeta, e inventor de la melena sin flequillo, un caso fascinante para los estilistas de hoy en día.


Total, que currándoselo como nadie, a mediados de los 70 consiguieron entrar 17 veces en el Top 20, lograron seis números uno (tres de ellos entrando directamente al 1), y vendieron más singles que ningún otro grupo en esos años. Algo sólo comparable con los Beatles y sus 22 canciones entre las más vendidas en una sola década. El problema es que lo que más vendían eran singles, la gente se resistía a comprar los LPs. Lo intentaron en USA, pero la llegada del punk en Europa, y la música disco en Norteamérica acabaron poco a poco con su popularidad hasta el punto de que el público daba por hecho la desaparición de la banda, que a principios de los ochenta tuvo un regreso triunfal, siendo recibidos con los brazos abiertos por la comunidad heavy. Incluso llegaron a participar el el festival metálico por excelencia, el Monsters Of Rock de Donington Park, en una edición espectacular acompañando a AC/DC, Whitesnake, Blue Oyster Cult, Blackfoot, y More, consiguiendo el enorme éxito que les animó para continuar adelante.


Así que dicho y hecho, con una horrible portada nos presentaron en 1981 una colección de canciones que suponían un cambio considerable respecto a lo que habían hecho anteriormente. Los trajes espaciales y sombreros imposibles pasaron a mejor vida. Ahora vestían con prendas mas “rockeras”. El rock and roll festivo de los 70 se convirtió en un Hard Rock rozando el Heavy Metal, algo lógico ya que era lo que empezaba a despuntar en esa época. Eso sí, las ganas de fiesta no decaían a pesar del endurecimiento de su sonido, el disco es festivo, divertido, cachondo, incluso histérico, con canciones potentes y pegadizas a partes iguales (“Rock and Roll Preacher”, “Lock Up Your Daughters”, y “Till Deaf Do Us Part” marcan el perfecto comienzo). Otras más tranquilas y melódicas nos recuerdan su pasado, (aunque esté presente la contundencia que impera en todo el disco), y varios trallazos hard rockeros casi heavies pero pegadizos, tremendamente pegadizos, es un recordatorio de la época en la que fue grabado. Podríamos citar todas las canciones ya que ninguna destaca sobre las demás. Yo, cada vez que lo pincho, me lo escucho de un tirón, no puedes quitártelo de la cabeza. El último gran disco que nos ofrecieron. Ideal para ponértelo por la mañana, recién levantado, y recargar las pilas para todo el día.


La importancia de su carrera es tal que sin proponérselo consiguieron influir en varias de las bandas americanas que después triunfaron a lo grande. Gene Simmons ha declarado en muchas ocasiones que las composiciones y estructura del show de Kiss en sus primeros tiempos estaba influenciada por Slade, aparte de considerarles una de las mejores bandas de la historia. Tom Petersson, bajista de Cheap Trick ha dicho que su grupo fue a ver una actuación de Slade, y que se sirvieron de "todas las golferías (cheap tricks) de su repertorio", acuñando así, sin querer, el nombre de su grupo. Por no hablar del histérico tono vocal que siempre ha utilizado Blackie Lawless de WASP, calcado al de Noddy Holder en éste disco. En fin, sólo nos queda disfrutar de nuevo de ésta banda tan especial. Como reza el título del disco: “hasta que la sordera nos separe”. Viva la sordera!!!



11 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Menos mal que tuvieron mejor gusto musical que de vestuario!Nunca fui gran fan de la banda, pero hay que reconocer que tienen temazos!Esa portada me recuerda la de Manfredd Mann "Roaring Silence".
un abrazo

ROCKLAND dijo...

Les dediqué hace poco una entrada sobre ellos y me alegra ver que somos unos cuantos más que ponen a esto tíos en el lugar que se merecen. Son muy, muy grandes y sus discos en los 70 son joyas. Tenían unos hits alucinantes pero sus álbumes son completísimos.

SLADE FOREVER.

Saludos.

Paco dijo...

Yo también soy de Slade (por aquí nos apuntamos al Glam con todas las consecuencias: ojos y labios pintados,...). Y es verdad que en aquella época solo podíamos comprar singles. Recuerdo, tenía pensado un post, con especial cariño aquel 'Coz I luv you.
Merecido recuerdo.
Un abrazo.

J.M.B. dijo...

Solamente tengo dos discos de Slade pero si te aseguro que sonaron muy alto en mi casa.

Saludos

TwoHeadsOneBrain dijo...

Ah, mami, me has tocado la fibra. Slade, los grandisimos Slade..Este fue el segundo disco que pillé de ellos, el primero fue el Slade Alive..y bueno, imagina al jovencillo que era con los discos de esa banda tan macarra a toda ostia...Les tengo un cariño especial a esta banda de macarras de taberna.
Gran post mami

Txals dijo...

Rock'n'rolll preacher es genial, muy divertid. Me gustan más los Slade pre-heavymetal, aunque esto suena de lujo.
Muy buen post. Saludos

luther blues dijo...

Que agradable volver al ruedo y encontrar estas maravillas de las que no tenia ni media idea ,glam a full amigos!
Un abrazo rocanrolero

Johnny Dibud dijo...

Acabaron gustándome los Slade a base de un amiguete que me machacaba sin cesar porque un día le dije que no me acababan. Siempre me hacía lo mismo el muy truhán.
Oye, TwoHeadsOneBrain, acabo de leer tu comentario, estoy intentando enviarte via email pero no lo encuentro. Enviame un email y te lo hago llegar en un santiamén. Saludos.

Pijus Magníficus dijo...

Vaya, vaya, vaya, menuda pasada!!! El caso es que yo descubrí a Slade con éste disco, y claro, después de escuchar sin parar ésta salvajada, en un principio sus anteriores discos me parecían flojillos, aunque después me convertí en un gran seguidor de ésta cuadrilla de piraos. Mother, muy bueno lo de la conexión Joe Cocker-Slade, creo que tienes tda la razón, tenían más en común con el viejo borrachín de lo que parece. Muy bueno, sí señor. Saludos people.

Nortwinds dijo...

grandisimos, y vaya titulazo para un disco, hasta que nos quedemos sordos, puro rock and roll oiga

saludos

The Mother Of Norman Bates dijo...

Joder, twoheads, que casualidad. Mi primera adquisición de Slade también fue el Slade Alive, recuerdo que lo compré en el rastro. La verdad es que no me podía imaginar que hubiera gente que le gustara Slade. Una sorpresa, oiga. En fin, una escucha a éstos tipos de vez en cuando no viene nada mal, ¿verdad? Un abrazo a tod@s. Nos vemos.