lunes, 14 de junio de 2010

Rock City Angels "Young Man's Blues", el disco maldito


No hay banda en el mundo que acumule tanta fama de derrota, mala suerte, y que haya sido tan vilipendiada por su compañía discográfica como ésta. O al menos eso es lo que cuenta la leyenda. Famosos en un principio por tener durante un corto periodo de tiempo al actor Johnny Deep como guitarrista. Hijos de la flamante escena sleazy de Los Angeles de mediados de los 80, desde un primer momento el público supo que la calidad de ésta banda era superior a la de la mayoría de sus compañeros de la escena Angelina. Había decenas de grupos buenísimos, pero lo que Rock City Angels ofrecían era diferente a lo que hacían grupos como L.A. Guns, Junkyard, o Faster Pussycat, por poner un ejemplo. Rock City Angels bebían de fuentes distintas a las de éstos grupos, ritmos como el blues o el soul estaban presentes en su música. Tan solo unos tales Guns & Roses les superaban en cuestión de calidad, actitud e imagen. O al menos eso era lo que se comentaba desde las discográficas, ávidas por tener su trozo del pastel sleazy.

Y aquí es donde comienza la jugada. Para quienes no conozcáis la historia, nos referiremos a ella según lo dicho por la banda en varias entrevistas. Guns & Roses ya habían fichado por Geffen Records y editan el multimillonario Appetite For Destruction. Como siempre que una nueva tendencia musical surge, las discográficas se ponen a buscar a sus “nuevos G’&’R”, y alguna se interesa por Rock City Angels conocedores de su calidad. Al final el grupo acaba fichando por….. Geffen!!!. Y un año después del debut de G’&’R aparece el disco que nos ocupa, Young Man’s Blues, una andanada de rock sucio angelino, stoniano, y de gran calidad, una grabación repleta de problemas en las relaciones entre la banda y la compañía. Era lógico que Geffen no podría tener en el mercado a las dos bandas en igualdad de condiciones promocionales y de inversión económica. Según han contado en múltiples entrevistas, la discográfica boicoteaba cualquier idea que la banda presentaba, les negó el productor que ellos querían, el sonido y la producción no era el que la banda buscaba, y para colmo la promoción fue casi nula.

Geffen Records dedicó todo su esfuerzo a G’&’R. Rock City Angels recibía un pastón de Geffen por no hacer nada, el disco supuestamente se vendía, pero nadie lo tenía en casa. En una entrevista, los miembros de la banda comentaron una anécdota alucinante: salían de las oficinas de Geffen, y de unos contenedores de basura de la empresa sobresalían lo que parecían ser carpetas de discos. Cual fue su sorpresa cuando descubrieron un montón de copias de Young Man’s Blues en el contenedor de basura, se supone que para destruir. Fue entonces cuando ataron cabos y comprendieron que todo era una farsa, que supuestamente vendían discos, e incluso recibían de Geffen los royalties por las ventas, pero que eran discos que poca gente tenía. O por lo menos, no era la cantidad de gente que decían las cifras. De hecho, Young Man’s Blues, hasta hace bien poco que se reeditó en CD, era prácticamente imposible de conseguir, incluso en tiendas de segunda mano y ferias de discos. Se convirtió en un disco de culto. Para cuando decidieron grabar el segundo la compañía lo rechazó, fueron despedidos y finalmente abandonaron. Ahí comenzó la leyenda. La leyenda de la compañía que apuesta por el grupo rival de su banda estrella, para quitarlos de en medio y que no les hagan sombra. Vamos, que lo gastado por Geffen en Rock City Angels, no era más que una inversión para promocionar G’&’R.

Y bien, ésa es la historia. En mi opinión la historia es cierta, pero creo que está un poco “inflada” tanto por la propia banda como por la prensa y los fans, así siguen manteniendo el status de culto tanto para la banda como para el disco. Porque no nos engañemos, por muy bueno que sea Young Man’s Blues, que efectivamente lo es, no podrá competir nunca con Apettite For Destruction, la joya de la corona. Y tampoco Rock City Angels jugaban en la misma liga que G’&’R, aunque sí que podrían haber compartido parte de la fama. Podrían haber sido grandes. En fin, cosas de la industria. Una curiosidad: dentro de éste estilo de música, ¿sabéis que dos únicas bandas ha tenido Geffen en nómina a lo largo de su historia? Habéis acertado.

3 comentarios:

TwoHeadsOneBrain dijo...

Pues si querida Mami, asi de malvadas y perversas son las multinacionales, algo leí en su epoca de este tema, pero no recordaba lo de los discos en los contenedores, que cabrones. Gran banda con triste final....Por cierto yo tengo una copia de ese disco en vinilo...y creo recordar que una de sus canciones esta firmada por Johnny Deep....Saludos Torpedo!!!

Erika dijo...

Firmar con una discográfica es vender tu alma al diablo,porque son mas piratas que el Capitán Jack Sparrow..

Saludos

The Mother Of Norman Bates dijo...

Hombre, vender tu alma al diablo... todo depende de lo que firmes. Antiguamente parecían no ser tan ratas como ahora, eran las que ponían la pasta para grabar discos. Claro que antes ganaban dinero, pero ahora.... Como diría Flanders: Saluditos a todos!!!