miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mike Farris "El diablo no puede dormir"

Después de separarse de Screaming Cheetah Wheelies, el cantante y líder de la banda Mike Farris, decidió seguir la senda del Señor y vino a salvarnos con su excelente álbum "Salvation in Lights", lleno de gospel y blues siendo uno de los mejores álbumes de los últimos años. Vino al Azkena de Vitoria y nos ofreció un concierto memorable, presentándonos su reciente disco en directo “Shout! Live”.
Y es en este pasado septiembre cuando nos regalo este pedazo E:P de cinco canciones grabado antes de que se editase “Salvation in Ligths”, en el que nos podemos encontrar al gran Mike, a solas con su guitarra acústica y su portentosa voz.
Fue en este formato acústico como pudimos disfrutar del concierto que ofreció en el bar Azkena de Bilbao de hace unos años y donde nos contó una maravillosa anécdota.
En la que decía que, en sus primeros tiempos antes de formar a los Screaming Cheetah Wheelies era un autentico “homeless”, vamos que no tenia un techo donde cobijarse, que dormía en la calle y que una de las cosas que le daba fuerzas para seguir en esos pestosos días, era una cinta de cassette del “Texas Flood” de Stevie R. Vaughan, que le había regalado un amigo.
Con esa sencilla, pero entrañable anécdota, a mi ya me tiene ganado mi cariño un hombre que respira sencillez y honestidad por los cuatro costados. Os dejo con este magnifico tema “Devil Don’t Sleep” grabado en los “Studios 89”. Y cuidado con el diablo que no puede dormir…uuuh…huuu…!!!



3 comentarios:

Roberto C. dijo...

Pues sí, yo que compartí aquel concierto con vosotros y luego tuvimos la inmensa fortuna de hablar un buen rato él, todavía recuerdo esa confesión que nos hizo. Recuerdo que le preguntamos por la experiencia de haber estado girando con Tommy Shanon y Chris Layton (además de Mike Keller) y de ahí pasamos lógicamente a hablar de Stevie. Y entonces nos habló de unos tiempos oscuros en que los excesos le llevaron a ser encontrado en no muy buenas condiciones con sólo unas monedas y una cinta de Stevie Ray Vaughan en los bolsillos. En entrevistas posteriores hacía referencias a esos días de vida disoluta, pero nunca con tanta crudeza y detalles como nos lo contó a nosotros. Simplemente impresionante.

Ese mismo año, cinco meses más tarde, volvimos a verlo con Screamin' Cheetah Wheelies en el ARF. Ese concierto todavía se recuerda y es considerado como uno de los mejores que se han vivido en todas las ediciones del festi. Al día siguiente, hubo ocasión de saludarle y estar con él. "Ya os vi ayer en primera fila", nos dijo con una sonrisa. Nos hizo ilusión el comentario.

Y este mismo año, de nuevo en el Azkena, hubo ocasión de disfrutar con su presencia por partida doble: a la mañana en la Plaza de la Virgen Blanca y a la tarde en el escenario pequeño cuya carpa estaba totalmente abarrotada. Tras otro bolazo impresionante, estuvo firmando y haciéndose fotos con los fans en la caseta del merchandising. Fue un placer saludarle y volver a hablar con él, pero fue sobre todo EMOCIONANTE comprobar que cuatro años y medio después todavía se acordaba de este humilde servidor y sonreía de nuevo al estrechar nuestras manos.

Grande, Mike, muy grande.

Erika dijo...

Hay voces que llenan el escenario y no necesitan nada mas.. esta es una de ellas.
Qué envidia de conciertos.
Por cierto "Devil don´t sleep" me recuerda a cierto garito poco recomendable abierto hasta el amanecer.
2000 felicitaciones.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Rober. Eres un tio afortunado.Cuando pasen años y tengas más tiempo para recordar que para preocuparte, te daras cuenta de la vida tan buena que estás viviendo. Un abrazo.



Erika, tienes toda la razón. El sonido se asemeja al After Dark de Tito & Tarantula. No habiamos reparado en ello. Tienes muy buen gusto...muchos kisses