lunes, 3 de octubre de 2011

BIRD : El último vuelo de Charlie Parker


Reconozco que no me gustan las películas musicales biográficas. Por lo general la historia no se ajusta a la realidad, las interpretaciones me parecen pésimas, los guiones se exageran (en especial los datos escabrosos), o se inventan situaciones que nunca ocurrieron. Así que me tomó un tiempo decidirme a ver esta peli. Estaba disponible en la biblioteca pública, y sólamente me animé a cogerla al ver que estaba dirigida por el gran Clint Eastwood. Antes de eso yo no tenía ni idea de su existencia, me encanta el trabajo de Eastwood, pero no soy un estudioso de su obra, no me sé de memoria toda su filmografía ni mucho menos, por lo que eso de Bird me sonaba a aquella película de Alan Parker en la que un tío cree ser un pájaro. Birdy, creo que es su título. Pues eso, que a mí las películas de Clint Eastwood siempre me han gustado, y ésta, a pesar de pertenecer a un subgénero tan terrible para mí como el “biopic”, no es una excepción. Además, hacía tiempo que quería hacerle mi pequeño homenaje a éste viejo gruñón. Quizás el último gran personaje del cine clásico.

No es ningún secreto que Clint Easwood es un apasionado del Jazz. Así que, para él, embarcarse en éste proyecto fue como una bendición. La película se desarrolla en continuos saltos en el tiempo, como las piezas de un puzzle, con el primer plano de un misterioso platillo de batería que surca el aire como nexo de unión entre varias escenas (en un momento dado nos enteramos de donde sale dicho platillo y el motivo por el que ha sido lanzado al aire).


Si nos paramos a pensar, la historia en sí no es muy complicada de contar. Se trata del auge y la caída de un increíble músico envuelto en un clima de autodestrucción tal que lo convirtió en una piltrafa, a la vez que en una leyenda una vez muerto, algo para lo que estaba predestinado. La vida y muerte de un genio que fue el modelo para generaciones posteriores a la hora de entender el Jazz. Por otra parte nada nuevo bajo el sol dentro el mundillo musical, podríamos estar hablando de Jim Morrison, Janis Joplin, o Jimi Hendrix, y la la historia sería la misma. Pero en ésta película lo verdaderamente importante es cómo se cuentan las cosas, y no lo que se cuenta. Clint Eastwood huye de la sensiblería en la que seguramente hubiera caído cualquier otro director, así como del sensacionalismo. Aquí lo que predomina es la dureza de la historia y la oscuridad del personaje, perfectamente definido en la penumbra en la que se desarrolla la mayor parte de la película, entre clubes humeantes de Jazz, habitaciones de hotel sin apenas luz, la vida nocturna en las calles de la ciudad, o la búsqueda de la dosis diaria en esos callejones oscuros…. Algo por otra parte típico en la filmografía de Clint Eastwood, sólo hay que acordarse de otras películas del director en las que la oscuridad está presente en muchísimas escenas, cuando no en el propio concepto de la película. En especial en films como Mystic River, Escalofrío En La Noche, Million Dollar Baby (aquel gimnasio de boxeo casi siempre en penumbra…), los densos westerns Sin Perdón, Joe Kidd, Infierno De Cobardes, El Jinete Pálido o El Fuera De La Ley (The Outlaw). En todas ellas las escenas de interiores están rodadas con escasa iluminación, o en una oscuridad casi total.

El difícil papel protagonista recayó en un actor semidesconocido en aquellos años, Forrest Whitaker, que sencillamente lo bordó. Es tan creíble su interpretación, que te crees su sufrimiento corporal, el mono de heroína, e incluso en las escenas musicales no dudas de que es verdaderamente el actor quien está tocando el saxofón, y sin darte cuenta ves que tus pies están siguiendo el ritmo. Parece estar realmente poseído por el espíritu de Charlie Parker. En un principio se consideró a Richard Pryor para el papel, personaje problemático como pocos, pero Whitaker se llevó el gato al agua acertando de pleno en la elección final, y demostrando con los años el gran actor que es. Hay incluso momentos para el buen humor, como lo que acontece durante esa gira que Parker y su banda hacen por la América profunda tocando en viejos graneros llenos de gente borracha, un poco de relajación entre tanto sufrimiento.


Otro detalle importante es la sutileza del director a la hora de tratar el complicado mundo de la heroína. No se muestra un solo pinchazo en todo el film, pero se intuye. No hace falta, todo está mostrado en pequeños detalles de la escena de los que a veces ni te das cuenta, como las jeringuillas que descansan sobre la mesa, los sudores y temblores precursores del mono que sufre Parker incluso cuando está tocando el saxo, o el detalle de la corbata arrugada que viene a demostrar que ha sido utilizada para algo más que como una prenda meramente decorativa.

Pues bien, Bird es todo eso y mucho más. Una gran película (tal vez la mejor película sobre Jazz jamás filmada), una buenísima historia, y una estupenda dirección de éste mito viviente, vilipendiado por la crítica durante muchos años, personaje de culto durante otros tantos, y amado en la actualidad por los mismos críticos de antes como si fuera el salvador del cine clásico (que lo es). El gran Clint Eastwood.

Charlie Parker - Bloomdido

Charlie Parker - Confirmation


15 comentarios:

luther blues dijo...

Un gran retrato de Parker a traves de uno de sus mas celebres admiradores .
Eastwood lo ha llevado al celuloide de una manera magnifica y habla a las claras de su conocimiento del tema
Un Whitaker acertado presagiando lo buen actor que seria despues ,donde volveria a encarnar a otro personaje de la historia como Idi Amin de manera brillante .Echale el ojo a la que a mi entender es la mejor pelicula sobre jazz hasta ahora "Kansas City" de Robert Altman
Un abrazo jazzero ,por hoy jeje

http://www.youtube.com/watch?v=66rtqQ2Q-Wk&feature=related

TwoHeadsOneBrain dijo...

Así es Mami una película muy dura, pero bella a la vez. Y como bien dice el amigo Luther, echale un ojo a KANSA CITY, de Robert Altman y ya puestos a ROUND MIDNIGHT, de Bernard Tavernier aunque esta es mas bien un musical...
Saludos torpedos para todos.

ned henry dijo...

me apunto la recomendación, a ver si la cazo. Charlie Parker es un músico indispensable, fue una de las figuras claves en la modernización del género. Abrazos!!

TwoHeadsOneBrain dijo...

Gran post Mother. Bird es una de las mejores peliculas biográficas filmadas nunca. Pero es que Eastwood es uno de los mas grandes directores de cine vivos que mantiene el tipo en sus obras. Y su amor por el jazz no sólo es palpable si no contagioso. Caso de su hijo Kyle, magnifico contrabajista de jazz y con varios discos a sus espaldas. Y un pequeño tirón de orejas a mi contrapartida neuronal-blogera. Round´Midnight de Tavernier, no es un musical tron, si no una de las declaraciones de amor a la musica y a sus musicos realizada nunca. Un musical es Singin´In The rain tío.Lo de tavernier es magia.
Un abrazo a todos.

Johnny dijo...

Es una joya oculta en la filmografía de Eastwood, parece ser que se quedó flipando al descubrir casualmente las memorias de la mujer de Parker. Saludos.

El Predicador dijo...

Yo he leído por la red que al ver ésta película, los críticos que le identificaban como un actor de un solo papel (el típico duro fascistoide, que dicen ellos), que se burlaban de sus interpretaciones (sin ponerse a pensar que pelis como The Outlaw, El jinete pálido, e incluso Harry el sucio son películas inmortales), comenzaron a tomarse en serio a Clint Eastwood. De las burlas pasaron directamente a la admiración sin pagar peaje. Así de importante es ésta peli. Saludos a todos y buena semana.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Un maestro, Eastwood, hablando sobre un genio, Parker. Una película magnífica.

Lo de Clint Eastwood ha sido lamentable. Todo el mundo llenándose la boca de elogios a "Sin Perdón" (que se los merece, por supuesto), "descubriendo" en 1992 a un director sensible que ya había rodado "Cazador blanco, corazón negro", "Bird" o "El aventurero de medianoche". A un buen conocedor de Eastwood poco o nada extrañaba la extraordinaria "Los puentes de Madison". El necio (generalmente periodista) decía: "Harry se ha vuelto romántico". Pero ¿de que iba "Primavera en otoño", por favor?

Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Buff! una gran pelicula echa por un amante del Jazz, casi del nivel de Round Midnight de Bertrant Tavernier!

Un abrazo

Chals dijo...

La vi hace muchos años y me impactó sobre manera, aun noconocía a Parker, hace un par de años la compré a precio de risa, digamos que es una peli de fondo de armario. Coincido con todo lo dicho. Gran reseña Twoheads.
Saludos

J.M.B. dijo...

Voy a tener que recuperarla ya que hace mucho que la he visto. Gran reseña de la peli!

Un abrazo

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Lo de Clint Eastwood es lamentable. Mucho. "Los puentes de Madison", 1995. ¿Sorpresa o ignorancia? Lo segundo, porque ¿alguien había visto "Primavera en otoño"? ¿Se había molestado alguien de los que habló del lado sensible de Harry en rastrear su filmografía? ¿Era de repente un creador sensible tras ganar varios Óscar con "Sin Perdón" el que había dirigido "Cazador blanco, corazón negro", "Bird" o "El aventurero de medianoche"? En fin…

Saludos.

Guzz dijo...

Me sumo a eso que apunta la entrada de este tremendo film, así como algunos comentarios: cuanta hipocresía en la (auto)denominada "crítica especializada"... Años de escuchar y leer cosas como que el Eastwood post Leone/Harry se resumía poco menos que en "la del mono" -y se le tiraban al cuello a la mínima que patinaba ("space cowboys", sea quizá el ejemplo más sangrante)-, y ahora... venga va !. Eastwood a pegado derrapadas tanto delante como tras la cámara, como todo cristo (salvo Laughton y porque solo dirigio una), pero negarle su condición de "clásico", mecagon... Me despido que esto no se acaba y ya me estoy sofocando mucho... Guzzeros salu-2 y buenas noches.

The Mother Of Norman Bates dijo...

Vaya, tendré que agenciarme Kansas City, me habéis despertado la curiosidad. En cuanto al resto de comentarios sobre la injusticia que se ha cometido con Clint Eastwood, sólo apuntar que, como muy bien decís, es indignante que para ciertos sesudos críticos ahora sea un referente, cuando practicamente durante toda su vida se le ha tratado como una broma. ¿Patinazos? Pues claro que ha habido patinazos, como le sucede a todo el mundo. De Niro, sin ir más lejos. Ahora bien, a De Niro se le ha perdonado todo. En fin, no quiero ni pensar que dirán de Eastwood cuando muera. Lo mismo le dan el Oscar a perpetuidad. Bueno peña, os dejo. Feliz semana. Gudbai.........

Peter Allman dijo...

La película esta muy lograda. Pero todavía creo que faltan muchas figuras importantes en la vida de BIRD, como Miles Davis.

Un saludo!

manel dijo...

Una de las biopics musicales más lograda. Me encanta la interpretción de Forrest y el trabajo a la dirección de Clint. Después de haber visto perpretados tantos desastres sobre figuras musicales ver este film es curativo...Saludos.