miércoles, 19 de octubre de 2011

Leadfinger: Declaración de intenciones


El que un grupo esté radicado, según ellos mismos, en una ciudad llamada City of Fun, ubicada en Australia, hace que uno no pueda menos que sentir curiosidad por la banda de dicho lugar, aunque la realidad apunte a Sydney y Wollongong . Si a esto le añades la escucha de sus tres discos anteriores y la maravilla que supone la misma, el enfrentarse a la última obra del prolífico Stewart Cunningham, el cual es un veterano bregado en bandas como The Yes-Men, Proton Energy Pills, Asteroid B612, Brother Brick, etc. Y que, con sus Leadfinger, ha parido la absorbente, intensa y acertada We Make the Music, es un placer para las orejas como pocos se pueden hallar.
Neil Young, Bruce Springsteen, Thin Lizzy, Warren Zevon, Big Star y Lynyrd Skynyrd son algunas de las influencias, pasadas por el tamiz del sonido Detroit, estilo MC5, y el Punk neoyorkino, que amalgaman el muro sónico que suponen las canciones de los australianos.

En esta última obra, Cunningham centra parte de sus textos en recuerdos de adolescencia y sus sueños de convertirse en una estrella del Rock caso de las canciones “Fourteen”, “The Price You Pay” y “Anthem for the Unimpressed”. Aunque la inspiración le viene a Cunningham de los lugares más insospechados como en la canción que da título al álbum donde la película Willy Wonka, la versión setentera de Gene Wilder, no la porquería del aburrido de Tim Burton, ojo, es el referente. El Swanp Blues, el poderoso PowerPop, el Rock N Roll rabioso, el sonido Stones de los setenta, todo cabe en el universo de los Leadfinger y con cada escucha, te das cuenta que estamos ante un disco soberbio. Realizado con amor por la música y por los músicos que han precedido al grupo.

Por cierto que la discográfica patria Bang Records, ha producido la versión en vinilo del disco y puedes acceder al sonido de la banda de una manera que ellos están más que felices de escuchar.
El grupo es una maravilla sonora y cada escucha hace que la banda te caiga mejor..aunque, ¿Cómo no te va a caer bien unos tíos que en su disco “The Floating Life”, con “Thin Lizzy” y en su disco “Rich Kids” con “Thin Lizzy On My Mind”, dedican sendas canciones de amor a la banda irlandesa ?

Leadfinger - The Price You Pray

Leadfinger - Fourteen


5 comentarios:

TwoHeadsOneBrain dijo...

http://www.megaupload.com/?d=4104ACJ8

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Un maestro, Leadfinger. Los dos elepés que grabó con Asteroid B-612 en los noventa son extraordinarios. Y el "Prosody" de Yes-Men, otra joya. Una mención especial para Bang! y su labor editando maravillosos vinilos de nuestros antípodas. El que comentas no lo he oído, pero lo haré pronto.

Saludos.

Rafa dijo...

¡Baaaaajando! Zenkius por el link, si nos lo pones tan fácil, habrá que darle unas escuchas al disco...

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Por cierto, se me había olvidado añadir que "Charlie y la fábrica de chocolate", la película de Tim Burton, me parece excelente y muy, muy entretenida.

Saludos.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Bueeeno...algunos aun sabeis saborear la miel musical, sin aditivos. Me alegro.
Y Gonzalo, tron..respetando tu gusto por la peli de Burton, la de los setenta posee un aire kicht tan extremo, que comparada con esta nueva versión, la de Burton pierde en estética. Aunque reconozco unos escenarios muy elaborados y conseguidos. Y para gustos los colores.
Un abrazo a todos.