martes, 5 de mayo de 2015

The Crunch: El Rock And Roll Necesario


Estos días veo, o tal sea la ausencia, tan poca música que emocione, que arranque costras que elimine el peso de los minutos anclados a eso que no quiero, pero que debo, que cualquier leve soplo de la brisa que da risa,  de la canción que hace bailar al corazón, de ese empujón definitivo que te hace caer del avión de la desidia, de la inercia y te fuerza a abrazar el cielo azul, el aire frío, salvaje, vivo, que no te queda más remedio que gritar, que no quieres otra cosa que gritar, aullar, cantar Rock n Roll, saltar PowerPop, patear Punk-Rock y desencajar el alma en un necesario salto al vacío para reencontrarte contigo mismo y recordarte, joder viejo...que a ti te mueve el Rock n Roll, que necesitas un Rock n Roll cada día de tu vida para respirar...

Y aquí, menos mal, están The Crunch para escupirte el oxigeno que poseen las doce canciones de su nuevo álbum "Brand New Brand".
Sulo Karlsson de los Diamond Dogs,  Terry Chimes de los Clash y los Cherry Bombz, Dave Tregunna de Sham 69 y The Lords Of The New Church, Mick Geggus de Cockney Rejects e Idde Schultz de Docenterna, de los cuales no tengo el gusto, forman este pack de viejas nuevas o semi nuevas glorias del Punk-Rock y  el Rock n Roll que confirman que tras su primer disco, "Busing Making Noise", son una banda asentada y llena de grandes momentos con canciones que empujan a sentirse arriba, melodías que arrancan la pena de dentro y sugieren un mundo más colorido y lleno de sol, viento en la cara y la desbordante necesidad de sudar la vida a cada segundo.
"Brand New Brand", " Banner Of Faith", "Lonely Beat Of The Heart" o "Solid Rock Steady" están cargadas de un Rock n Roll borracho de PowerPop y melodías sesenteras a las que acompañan medios tiempos preciosos como "25 Hours A Day" o la preciosa "Save The Glow"

Nada nuevo bajo el sol. Las mismas notas haciendo tres minutos de tu vida diferentes. Las viejas glorias del Punk de los setenta buscándose un modo digno, o eso que se le parece, para encarar la jubilación. Y la posibilidad, gloriosa, de seguir haciendo eso que te quema por dentro y que necesitas sacar al mundo, hacerlo brillar y dejar que destelle en la vida con la rabiosa necesidad del adolescente que parece no tener tiempo material para hacer todo aquello que necesita hacer.

¿Quien no tiene la necesidad de estallar en el mundo y diseminar trocitos de risa, de música, de vida por un alrededor que se petrifica, que se vuelve adicto a la esclerosis, al gris piedra de aquello que se confunde con el fondo y te hace olvidar la forma hermosa de quien eres?
Yo, desde luego si que lo necesito...como necesitaré siempre un Rock And Roll.





3 comentarios:

Addison de Witt dijo...

Probaremos con este segundo disco, yo también necesito un rock and roll cada día...
Abrazo bro.

victor dijo...

Gran noticia....Su anterior disco era bastante bueno. Me pondre con este cuanto antes.
Un saludo

bernardo de andres herrero dijo...

todavia no me hice con el lp El anterior me pareció magnifico recordandome aquellas emergente new wave de los proimeros tiempos cunado todavía estaba un punto punk