miércoles, 13 de mayo de 2015

Brett Michaels: ¿Como Era Aquello De Nothing But a....?


Los niños, cuando el mundo es grande, quieren volar. Volar sin esfuerzo. Mirar el mundo inmenso desde arriba, que las vertebras del cuello, descansen al modificar su posición y poder ver las cosas desde esa otra perspectiva imposible y vedada cuando eres un crío.

Cuando creces, físicamente al menos, las únicas rendijas por las que tu cuerpo y tu alma pueden utilizar para escapar de la brutal gravedad de tu vida es poder, querer y saber manejar el recuerdo, la imaginación y atrevernos a invocar ese crío obstinado, con el miedo ausente, la ilusión borboteante y el tiempo desgranándose por los agujeros del bolsillo de la vida sin ninguna preocupación.

Bret Michael Sychak, conocido como Bret Michaels, ex-cantante de la banda de Glam-Hard Rock Poison, productor, presentador de televisión, actor cinematográfico, ocasionalmente idiota y eventualmente un tío inteligente, apasionado, listo para los negocios y capaz de reinventarse casi constantemente para poder estar ahí, donde las cámaras y los mass-media pululan para poder sacar el mayor rédito posible, vuelve al bisnes discográfico con este nuevo, o casi, álbum titulado "True Grit". Con 21 canciones entre nuevas composiciones como "App Song", "Get Undone", "Girls On Bars", o "A Beautiful Soul" junto a clásicos de su etapa en solitario como " Rock'n My Country",  "Open Road", "Raine" o "Riding Against the Wind", versiones como el "Sweet Home Alabama" e, incluso de su época en Poison como “Nothin' But a Good Time,” “Something to Believe In” o “Every Rose Has It's Thorn.”, en la que hace su aporte vocal Loretta Lynn; que es una de los varios y grandes autores de Country y el Southern Rock que aparecen en este disco como,Gary Rossington y Jimmy Buffett de Lynyrd Skynyrd, Rickey Medlocke de Blackfoot o la banda Rascal Flatts.

Algo mentiroso y aprovechado de la coyuntura creativa en la que anda metido, el músico de  Pensylvania bascula entre esos sonidos que son pasto absoluto de radio formula norteamericana y su amor por el sonido  Blues y Country combinado con Hard Rock y Rock And Roll que nos sigue ofreciendo disco tras disco y repitiendo canciones ya grabadas en discos anteriores una y otra y otra vez y Riki-Raka y la ostia.

Y, sin embargo el tipo es un puto currela. Concierto tras concierto, shows televisivos, imagino que hasta bodas y bautizos, el bueno de Brett es el exponente máximo y definitivo del pensamiento norteamericano de pillar todo lo posible y extender sus tentáculos allá donde haya negocio.
Pero, ¡coño!, el tío se lo curra. Jugándosela, incluso, como en aquel show que no quiso suspender y que casi le cuestan la vida. El 22 de abril de 2010, Michaels fue trasladado al hospital con un insoportable dolor de cabeza. Cuando fue examinado por los médicos descubrieron que había sufrido una hemorragia subaracnoidea masiva y se encontraba en situación muy crítica. ¿Honesto?, ¿Apasionado?, ¿Tontolculo?, ¿Y ese pañuelico rojo en la cabeza lo señala como sanferminero de pro? ...¡Aaaayyy...! tal vez, todas las anteriores y, probablemente alguna más de las que, ni el mismo sea consciente.

Imagino que la necesidad de sobrevivir es una pulsión que nos hace más reales. Los golpes, las caídas no nos hacen ni más fuertes ni más sabios, nos hacen más golpeados, con las rodillas y las palmas de las manos arañadas y en carne viva, pero la fuerza animal, la rabia primigenia nos llena de energía y nos impulsa a rebelarnos contra lo que duele y, de esto, puede salir algo bueno. Aunque esto no sea más que una parte del camino que emprendemos en nuestra vida. Sobrevivir es un ímpetu, vivir es el resto de la historia.

Para mi, la música de Brett Michaels es pura diversión, adictiva y necesaria para, parafraseando una de las canciones de Poison, nada más que pasar un buen rato. Canciones bien construidas, sin pretensiones, divertidas y, en ocasiones, ígneas y necesarias para iluminar el cielo que transita del gris al azul en ese mundo que vive dentro de cada uno de nosotros.
Es por ello que canciones como "New Breed of American Cowboy", "Lookin' for a Good Time", "Talk Dirty To Me", "Open Road" o "Nothing to Lose", me refrescan, me hacen bailar y sonreír y reivindican el apretar los dientes y el aguantar las avalanchas hasta llegar a su sonrisa y el brillo imposible de su mirada.









2 comentarios:

victor dijo...

Estoy contigo......Tipos asi son los que mantienen viva la llama del rock.....
Escuharemos este nuevo disco.
Un saludo.

Carolynn Underground dijo...

Tengo que reconocer que la cara de flipao que se te quedo cuando te dije que no me habian dicho gran cosa los videos, no tuvo desperdicio, y reconozco que me has vuelto a dar una de esas lecciones musicales que tan presentes estan en mis dias, y es que he vuelto a darle una oportunidad, y me he escuchado el disco, y me ha gustado, pues sip, con una nota de un 7 que no es poco decir, lo mantendré en el coche por siempre jamás sobre todo para recordarme a mi misma que he vuelto a tropezar en la misma piedra.
¿Sabes que the edge se ha caido del escenario?????!!!!! Que fuerte, no se como no te arrancas a escribir un post sobre ello chico rockero, jjjkkk.
Rock and Roll!!!!