miércoles, 19 de diciembre de 2012

…Y entonces…Gritar



A veces cojo el boli y, simplemente, dejo que resbale sobre la hoja. Que la tinta se transforme en estos absurdos insectos de color azul y sus retorcidos cuerpos cambiantes simulando volverse sensación, sentimiento.

A veces, aunque haya discos, buenos discos de los que hablar; las veleidades del alma se amotinan contra toda lógica y sentido, y se lanzan a una absurda carrera al vacío, a la nada. Sin más razón que la de drenar el corazón. No el músculo, sino el corazón emocional. Ese órgano onírico lleno de cavidades, de laberintos. Tan fuerte y tan fácil de quebrarse, de desgajarse y abandonar a sus dueños en una habitación vacía.

Purgar esos virus que se emboscan en las venas del alma y  amenazan con volvernos grises, mansos, retorcidos en el egoísmo y mediocres en las miras que deberían de tener nuestros corazones, esa, tal vez, sea mi intención.

Suenan grandes canciones mientras me peleo con la hoja y el boli, con la rabia y la necesidad de contarlo.

Estoy viendo demasiado a menudo, y tú también lo haces si, además de mirar, ves. A personas que están cayendo, deshaciéndose en miedo, en frustración. Volviéndose invisibles ante todos nosotros. Ignorantes, por defecto o por exceso de todo aquello que no nos afecta directamente, dejamos de percibir a gente que podrían ser nuestra gente, amigos, familiares, nosotros mismos. Son, un espejo deformante que no sólo nos devuelve la mirada sino que nos reta a preguntar, a conocer, a sentir la piel y la pena, la miseria y  ese dolor, quedo, apagado, invisible.

En días sucesivos, en el mismo cajero al que he acudido para comprar cosas de las  que, realmente puedo prescindir, me he juntado y hablado un rato con personas que han terminado durmiendo allí, al resguardo de un invierno que no sólo está en las calles, sino en el alma. Personas con una historia. Personas que tuvieron ilusiones, sueños; que fueron niños que rieron y jugaron. Personas que se enamoraron e imaginaron días felices, días, siempre mejores.

Y no son sociópatas, ni alcohólicos, ni jetas que quieren vivir sin darle un  palo al agua, no te equivoques. No es tan sencillo. Son albañiles, que recuerdan que su padre era sereno, que detenían, que puta ironía, a los que dormían en pajares, en los soportales de las iglesias o en las cuadras. Y la mujer del sereno, les preparaba la cena y los cobijaba donde buenamente podía. Hoy, su hijo, duerme en cajeros, acepta diez míseros euros que un matao le da para, que pena das tío, aliviar tu conciencia y, además escribir de ello como si fuera un hecho trascendental.

Y es que estoy cansado de ver como a gente buena le pasan malas cosas. Estoy harto de asistir a esta sinfonía de lo absurdo donde los coros cantan siempre los dolores y las penas de gente sencilla, sin suerte, que sólo aspiran a una vida sin estridencias, sin sombras, con algo de luz en sus existencias. Una luz que aquellos que tienen el mundo de cara, aquellos que hacen y deshacen a su antojo, destrozan ante la impotencia de todos nosotros. Testigos y lamentables cómplices de tanta miseria, tanta angustia tanta nada.

No puedo más. Estamos abandonándonos. Claudicando antes de ver siquiera el campo de batalla. Nos sienta de maravilla la más miserable de las máximas de hoy en día:" Mejor a ti que a mí". No queremos ver. Sólo queremos sentir deprisa, para anularnos, narcotizar nuestros sentimientos lo más rápido posible y así, poder caminar por un valle mentiroso y lleno de espejos deformantes de una realidad que, al final, irá a por todos.

Y, ¡¡Joder!!, no es tan difícil permanecer en pie. Anclar el alma al mundo, a esa gente que es tu gente y que, siempre, siempre va a estar a tu lado. Aferrarse a una fe, atea, en uno mismo y plantar cara. Desafiar a esa sombra ominosa que trata de anularte y asegurarle que si pretende llevársete por delante, va a tener que arrancar el suelo bajo tus pies también, porque tú no vas a dar un paso atrás ni a agachar la cabeza ni a abandonar.

Desvarío. Y quiero seguir haciéndolo, necesito seguir haciéndolo. Es necesario un levantarse, un desafiar, un plantar los pies en el suelo y crear una telaraña de rabia, de obstinada rebeldía entre todos. Un no pasaran eterno que les deje bien claro que no les va a resultar tan fácil con todos...y, entonces... Gritar.




9 comentarios:

ELFARFULLI dijo...

Hola compadre, como me gustaria tener ese boli que tienes y que deja impreso esos sentimientos y esas sensaciones que tan bien tu sabes hacerlo.
Muchas de las veces que leo tus post, este es un caso, mientras lo leo me digo a mi mismo, hostia este tio esta plasmando en el post todo eso que yo siento y veo y que no se con que palabras hacerlo, si bien dentro de mi cabeza lo tengo muy claro.
Soy mucho mas de cagarse en la puta m de tantos HP que están intentando hacer que nos convirtamos en lo que tu muy bien dices “ Mejor a ti que a mi”,
Pero por otro lado creo que se están cavando su propia tumba, todo lo que esta pasando y sus mentiras hacen que dentro nuestro y cada vez mas salga toda esa rabia contenida y les digamos en su puta cara sois unos “HIJO DE PUTA” y que por mucho que lo intentéis no podreis con todos nosotros, que cuantos mas creais que habeis hecho caer, son muchos mas los que se han levantado y hay que continuar haciéndoselo saber hasta la saciedad de todas las formas que tenemos a nuestra disposición, ya sea manifestándonos en la calle, mostrando nuestro desacuerdo en los blogs , en los foros, recogiendo firmas o de cualquier otra manera.

Carolynn Underground dijo...

A mí también me duele el alma...y grito por ello, por todos aquellos que lo han perdido todo y aún les quieren quitar más...ilusiones y sueños destruidos, una vida de trabajo y esfuerzo rota por tener el número negro de esa loteria que...quien sabe...tal vez un dia me toque a mi...o a uno de los mios, conozco a gente sin rumbo...cada vez son más, yo tambien quiero anclar mis pies en el suelo...

Johnny dijo...

Creo que tus peleas con la hoja y el boli han dado como resultado un brillante texto, muy brillante, reivindicativo y clarito. Saludos.

RAFA dijo...

me alegro que compartas con nosotros este sentimiento. Hay que gritarlo bien fuerte, no estamos solos pero estamos jodidos !! mucho animo,

TwoHeadsOneBrain dijo...

Mis queridos amigos..querida señorita...me dejais anonadado..sonriendo estúpidamente en un acto casi mezquino de satisfacción...pero no..Farfulli, colega..me has dejado absorto, pensativo..mi locuacidad se ha petrificado y mi único deseo hubiera sido compartir un vino contigo, en la calle, en el frio del invierno más asesino de este siglo(y los que vendrán, me temo)Pero hubiera sido un placer charlar, discutir, encabronarse..¡¡vivir, la ostia!!Agradezvo muchisimo tus palabras tio..un abrazo...Carolynn, eres un mar de pasión y de razón..y tus palabras me reivindican..un besazo... y Johnny..Rafa..si no estuvierais, si no nos apoyarais con vuestras palabras..demasiado arido seria este invierno...
Un abrazo a todos y gracias por estar ahi...

bernardo de andres herrero dijo...

La cosa esta jodida pero hay que hacerle frente.mitocadiscosdual

ELFARFULLI dijo...

Ganas tengo de tomarlo compadre, y sera un placer tomarlo contigo, un buen sitio seria en la Plaza de la Virgen Blanca este proximo azkena (claro esta si viene alguien a tocar).
Un abrazo

Addison de Witt dijo...

Joder tío!!!
Gritemos juntos...gritemos todos, hasta que la voz nos de la espalda, y entonces gritemos con las tripas...
Un fuerte abrazo señor!!!

The Mother Of Norman Bates dijo...

Menuda casualidad, TwoHeads... Precisamente ayer venía un artículo a doble página en un conocido periódico local de cuyo nombre no quiero acordarme, en el que se hacía eco del problema que denuncias. Entrevistaron a gente que duerme en cajeros, y también a aquel hombre que vivió durante nueve meses bajo un puente junto a otro compañero de desdichas. Me alegró verlo de nuevo, aunque fuese en fotografías, ya que en aquella época, cada vez que un servidor pasaba caminando por las cercanías de aquel puente, este señor siempre tenía un "buenas tardes" o un "hasta luego" en sus labios que a mí siempre me ponía la piel de gallina. Me alegro de que le vaya relativamente bien. Bueno, os dejo que me estoy enrrollando. Un saludo a tod@s.