lunes, 17 de diciembre de 2012

THIN LIZZY: Black Rose (A Rock Legend)


Hay discos que por una u otra razón te marcan, pasan a esa categoría de “favoritos”.  A este album le tengo un cariño especial, ya que este disco fue mi primera adquisición dentro de la discografía de Thin Lizzy.  Antes de eso los amigos me habían grabado varios en cassette, pero fue en Black Rose en quien me gasté mis primeras pesetas para la causa irlandesa.  Fue en una de las visitas a mis familiares de Barcelona, y había ahorrado dinero suficiente para gastármelo en un par de discos.  Yo tenía 14 o 15 años, y saliendo a dar una vuelta por Barcelona con la familia, vi una tienda de discos, me apunté la parada de metro más cercana, y al día siguiente bajo la excusa de bajar un rato a la calle me monté en el metro, me recorrí media Barcelona bajo tierra, y localicé la tienda.  Allí me hice con el Alive II de Kiss de importación, y el Black Rose en formato cassette (me había gastado casi toda la pasta en el de Kiss).  Así que su adquisición la recuerdo como una bonita aventura subterranea.  Ja, ja, ja,… nunca supieron donde me metí aquella mañana.  Todavía conservo la cinta y aún suena bien!!!.  Además es el disco con el que descubrí al gran Gary Moore, (aunque yo personalmente prefiera al binomio Robertson/Gorham).  Es el disco que da nombre a un local rockero que hay aquí cerca en el que se ofrecen conciertos en directo y buena cerveza.  Que cojones, es el disco cuya portada está tatuada en el brazo de Axl….  ¿que más se puede decir?

Pues eso, la gran novedad en Lizzy fue el regreso de Gary Moore (otra vez) al seno de la banda tras la marcha del problemático Brian Robertson, un poco “espeso” en aquella época (por decirlo de una manera suave).  No tardaría mucho en dejarlo de nuevo, ya que Gary siempre fue un culo de mal asiento, y nunca fue un músico “oficial” sino que más bien era la relación de amor/odio con Phil Lynott la que le atraía a colaborar con él cada vez que hiciese falta.  Y de dicha colaboración nació uno de los discos mas impresionantes de los setenta.  Nuevos clásicos que añadir a los que la banda ya atesoraba.  El comienzo con “Do Anything You Want To” es de escándalo, una de las mejores canciones de Thin Lizzy y una de sus Top 5 sin discusión.  El riff principal es ejecutado por Moore y Gorham al unísono.  Twin guitars en un riff principal!!!  ¿Donde se había visto eso antes?  Solo gente como Whisbone Ash se atrevía con algo parecido.  Una melodía, estribillo, y ritmo perfectos.  Una jodida maravilla de canción.  Punto.  Pero es que con “Waiting For An Alibi” lo vuelven a clavar.  Podría decir lo mismo que antes, pero aquí, además, el bajo es igual de protagonista, ofreciendo unos punteos alucinantes.  Otro clásico.



Rock & Roll irlandes y fiesta:  si te mola eso, escucha y disfruta de las macarrilas “Get Out Of Here”, “Toughest Street In Town”, o “S&M”.  Incluso esa oda a la adicción cortesía de Lynott (o un grito de ayuda, quien sabe) como “Got To Give it Up” (tengo que dejarlo), tiene su cosilla.  Con la que nunca he podido es con la balada “Sarah” dedicada a su hija.  Es igual a lo que me pasa con “Beth” de Kiss.  ¿Soy el único en el planeta Tierra que piensa que “Beth” es un coñazo?.  Pues eso, pero es sólo mi opinión….  Y el final, como se esperaba, a lo grande:  “Roisin Dubh-Black Rose”, una batalla musical, siete minutos divididos en cuatro partes de música tradicional irlandesa tocada a todo riff, intercalando con punteos de infarto y con su punto de épica y folklore tocado por una banda de rock pura y dura.  Unos Pogues hardrockizados, si se me permite la broma.

Pues nada, no creo que este humilde comentario descubra nada nuevo, nada que no sepáis, porque seguro que la mayoría de vosotros conoceréis éste disco.  Y los que todavía no hayan caído en su hechizo…. pues que pongan remedio a eso de inmediato.  Bendita aventura subterránea por Barcelona…..





6 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Cierto hay discos que independientemente de su valia , uno or circustancias personales se encariña con ellos. Esto me ha pasado con Up Escalator de Graham Parker, Tusk de Fleetwood Mac o Dead Ringer de Meat Loaf. Tal vez no sean los mejores pero para uno si son más q un disco. El de Thin lIzzy BlacK Rose también fué mi primer lp del grupo. www.mitocadiscosdual.blogspot.con

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

De no existir "Jailbreak" estaríamos hablando del mejor disco de Thin Lizzy. Me pasaré por el garito que mencionas en mi próxima visita a Pamplona.

Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Siempre me cautivo su portada, junto a la de Chinatown mis favoritas de Thin Lizzy! Gracias al poder de aquellas portadas compre aquellos discos siendo un mocoso!Estas fundas tenian que contener el grial! Y efectivamente alli estaba, desde entonces aun sigo buscando portadas que me entren por los ojos, y si la musica como en este caso es igual de sublime!Pues, mejor que mejor!
A+

ROCKLAND dijo...

El clásico por excelencia de los Lizzy, aunque siempre prefiero el "Jailbreak", cuestión de gustos personles.

Por cierto, el Black Rose que comentas lo conozco. ¿Es el mismo que hay en Burlada? Pedazo de sitio con muy, muy buena música. Lo frecuenté cuando estuve en la mili en Pamplona y siempre era un placer visitarlo. Allí me encontré un día al mismísimo El Drogas de Barricada, je,je.

Saludos.

The Mother Of Norman Bates dijo...

Como muy bien dice Bernardo, me encariñé de este disco por las circunstancias en las que lo conseguí, y también por la mítica portada, como dice el bueno de Tsi-Nah-Pah. Y por su música, por supuesto, que es genial. Pero para mí, el mejor de los Lizzy es "Jailbreak". En cuanto al bar que menciono, efectivamente es el Black Rose de Burlada, localidad fronteriza con Pamplona, en la que cruzando una simple rotonda, pasas de estar en Burlada a estar en Pamplona. Y sí, como dice el colega Rockland, allí te puedes encontrar a los mas variopintos músicos locales, desde Marea al completo, Alfredo o El Drogas de Barricada, o la gente de Mr. Flying o El Trono De Judas. Sin ir más lejos, este viernes andaba por allí el cantante de Hamlet (del que no recuerdo su nombre), invitado especial en un concierto de Barricada. Como dice Rockland, un "peazo sitio" que Gonzalo debe visitar sin falta!!!

Saludos a tod@s.... Agur.

Víctor Hugo dijo...

Este disco cayó en mis manos de refilón. Me lo pillé hace ya unos años en una tienda de segunda mano cuando todavía no conocía mucho a Thin Lizzy y fue darle al play y conocer un mundo nuevo... Con Phil redescubrí una forma distinta de hacer Rock, un sentimiento diferente al de otras estrellas de la música.

Vamos, que estamos ante un disco clave.

¡Saludos!