lunes, 3 de diciembre de 2012

Discos Olvidados: JUDAS PRIEST "Point Of Entry"


Imaginemos un edificio de viviendas.  El edificio del Heavy Metal.  Unos jóvenes acaban de formar una banda a la que llaman Judas Priest y están impacientes en la planta baja dispuestos a comenzar su ascensión subiendo la escalera.  Y por fin comienzan a subir:  “Rocka-Rolla”, un escalón.  “Sad Wings Of Destiny”, otro escalón.  “Sin After Sin”, otro más, y así sucesivamente.  Con paso tranquilo pero firme, siempre hacia arriba, siempre en sentido ascendente.  Con “Unleashed In The East” pegan un salto y suben dos escalones, y con “British Steel” se impulsan tres escalones de un tirón.  Es entonces cuando sacan al mercado “Point Of Entry”….. y descubren que ya no hay mas escalones, que por primera vez han parado en su ascenso.  Se han detenido en el rellano del primer piso.  Allí se encuentran con gente como Accept o Iron Maiden que acaban de subir abriéndose paso a codazos, o Motley Crue que han llegado allí directamente a hostias.  Asimismo aparecen Scorpions, que con “Blackout” han dado un tremendo salto de seis o siete escalones e irrumpen en el rellano.  Es entonces cuando Judas Priest toman la decisión:  Ya no habrá mas escalones.  Con “Screaming For Vengeance”, “Defenders Of The Faith”, y “Turbo” se montan directamente en el ascensor.  Ahora subirán piso a piso en vez de escalón a escalón.  Total, que llega el ascensor, y allí que se montan todos.  Algunos como Accept bajarán en la segunda planta, a la vez que recogen a un confundido Ozzy Osbourne que andaba por allí tirado y lo suben al ascensor.  En la tercera planta se encuentran a un despistado Ritchie Blackmore que también se sube al carro.  En la cuarta planta esperan Kiss, que no hace tanto vivían, no ya en el último piso, sino en el ático, pero que habían ido bajando pisos a una velocidad preocupante (pocos años después tendrían un accidente y se caerían por la ventana).  Acaban de editar “Creatures Of The Night” y se suben de nuevo al ascensor, así como Black Sabbath, que con Ronnie James Dio al frente han puesto a la venta el tremendo “Mob Rules”.  Y así, piso a piso, va avanzando la historia del edificio del Heavy Metal.  Unos suben, otros bajan, pero Judas Priest logran mantenerse durante muchos años dentro del ascensor.  Al mismo tiempo, en la planta baja, esperan unos jovencitos con pinta de macarra llamados Guns & Roses que se niegan tajantemente a subir escalones y pulsan ansiosamente el botón del ascensor, mientras en la calle unos chavales desharrapados, que responden a nombres tan pintorescos como Nirvana, Alice In Chains, o Soudgarden, confabulan entre sí buscando el método más idóneo para echar abajo ese edificio que tanto les molesta.



Pero, ¿Cuál fue la razón por la que Judas Priest quedaran parados en ese rellano de la escalera?  ¿Qué habían hecho mal?  ¿Por qué “Point Of Entry” fue el único paso no ascendente haste ese momento?  Bueno, si tenemos en cuenta que está entre dos obras del calibre de “British Steel” y “Screaming For Vengeance” es normal que pase desapercibido.  No se si influirá, pero si tenemos en cuenta las horribles portadas que tuvo (una europea y otra estadounidense), pues quizás tampoco entro por la vista.  Si tenemos en cuenta asimismo que, por una vez, claudicaron a las presiones de la compañía discográfica que les pedía hits para el mercado americano, pues está todo dicho:  lo hicieron y les salió mal.  El propio Rob Halford lo ha dicho en varias entrevistas “recibimos presiones por parte de la compañía” (en este punto me gustaría saber que es lo que una compañía entiende como un hit, después de haber sacado en el anterior disco “Living After Midnight” y “Breaking The Law”.  Si eso no son hits, pues apaga y vámonos, quizás no sepan venderlos, que se yo…).  Aunque quizás la clave sea mucho mas sencilla:  en ese momento no había inspiración.  Punto.  No me explico que es lo que quisieron hacer, pero la verdad es que es el típico disco que sacas de la estantería, lo escuchas, lo devuelves a su sitio, y lo olvidas.


Luego te pones a pensar y te das cuenta de que tiene cuatro o cinco canciones de nivel, así que tan malo no puede ser.  “Heading Out To The Highway” que años después seguía aún en el set list en directo, “Desert Plains” que pese a lo que hayais leído por ahí…. no es una balada, joder!!! (que manía tienen todos los medios con calificar esta canción de balada), sino un grandioso medio tiempo bastante melódico, ese disparo metálico titulado “Hot Rockin’” que tanto le gusta al colega TwoHeads, la marchosa y rockera “On The Run” muy en la onda de discos como el “Killing Machine”, y “Solar Angels”, mi favorita, con ese deje heavy machacón del “British Steel”, de hecho tiene un cierto parecido con “Metal Gods”.  ¿El resto?  Bufff… entre lo anodino y lo horroroso:  “Dont Go”, “All The Way”, o “Turning Circle”, Hard Rock generico que llega a hacerse aburrido (pero disfrutable), mil veces escuchado antes, y “You Say Yes”, sin duda la peor canción jamás grabada por Judas Priest, mala, torpe, fea.  Pero fea de cojones.  

“Point Of Entry”, un disco poco común para una época poco común.  Por suerte siempre nos quedará lo que vino después.  Mas vale que decidieron subir en ascensor…..




3 comentarios:

Carolynn Underground dijo...

Segun leí, ellos dijeron que fueron "presionados" por la compañia discografica a cambiar su estilo "metal" a "hard rock" en un intento de insertarse en el mercado estadounidense, grabaron "Point of Entry" y la cuestión esque no gustó, para mi ha sido una de las mejores bandas del heavy de la historia, haciendo sombra a Iron Maiden, Accept etc...

Addison de Witt dijo...

Hace siglos que no lo escucho, nunca me gusto la verdad, pero lo que hubo antes y después es...
No se puede ganar siempre.
Abrazos.

Víctor Hugo dijo...

Siempre me ha parecido un portadón, raro, pero portadón:)