lunes, 19 de noviembre de 2012

La Nueva Música Clásica



El otro día leí este artículo firmado por Jorge Nagore en el Diario De Noticias de Navarra.  No he podido resistir la tentación de compartirlo con vosotros, así que aquí lo tenéis.  Leedlo con atención y ya me contaréis.

Clásica
por Jorge Nagore

Smoke On The Water es música clásica. Tiene ya 40 años. Eso es antigüedad. Y la Creedence. Y Hendrix. Y Joplin. Y Canned Heat. Podríamos seguir años citando. Es música clásica. Nuestro gobierno no ha estado los últimos años soltando del orden de 4-5 millones de euros al año para pagar casi íntegros -o sin el casi- los sueldos de músicos profesionales para que las interpreten por ahí. Lo ha hecho con la música clásica clásica, que es una división que no se sabe quién hace, pero que ahí está. Hemos tenido una orquesta pública -la OSN- y nosotros sin enterarnos, algunos. Qué cosas. Me parece muy bien, pero como la incultura musical -mía también, por supuesto- no solo alcanza al Canon de Pachelbel, al Adagio de Albinoni o al Ave María de Schubert no veo por qué no tenemos también un grupazo que toque los temas de hace 50, 40 y 30 años a la gente joven que no tiene ni puta idea de quién es John Bonzo Bonham, Stu Cook, Gram Parsons, Nina Simone o Paul Simonon. Es cultura, se lo aseguro. Cultura de la buena. Bien, igual alguno tendría el pelo largo y alguna llevaría pendientes en la nariz y donde le plazca, pero es cultura. Clásica y acojonantemente buena. De hecho, ha movido al mundo, de hecho muchas de las cosas de las que ahora disfrutamos, muchos avances, muchos logros, se crearon escuchando esa música brutal. Es buena. Muy buena, escalofriantemente buena. Pero no hay dinero para eso, lo hay solo para sostener a una clase de música, dirigida a una clase de público, muy concreto, muy bien tratado, en comparación. Tampoco hemos tenido -oficialmente- escritores a sueldo, pintores, poetas, escultores -bueno, jeje-, trapecistas, humoristas o lo que sea. No. Solo ha habido para eso. Empleados públicos elegidos por dedos privados. Una puta vergüenza muy clásica.

Bueno, pues ahí queda eso.  Poco más se puede decir.  Únicamente una reflexión personal:  a la lista de abominaciones musicales ideadas por los políticos en este país, yo añadiría aquel lamentable concurso televisivo que pretendía crear estrellas de la canción, todo ello en horarios de máxima audiencia, y promocionarlos con un dinero presupuestado por TVE con el dinero de todos.  Todo ello sin tener ni puta idea del asunto, sin saber que una estrella nace, no se hace, quien tiene el talento lo tiene de nacimiento.  Otra cosa es que consiga exteriorizarlo.  Pues eso, consiguieron hacer millonarios a varios jovenzuelos a base de adormecer a la población con una sobreexposición masiva.  Recuerdo a la siempre sensata Aurora Beltrán entrando en directo vía telefónica para dar su opinión sobre ello en un programa de ETB 2 (canal de la televisión vasca en castellano) y explicando que a los elegidos para ese programa se les estaban promocionando con el dinero de todos los españoles, incluidos artistas que, como ella, no tienen la oportunidad de ofrecer su música a los televidentes en horario estrella, y que además les hacen la competencia en cuanto a ventas discográficas.  Las casas de discos se las ven y se las desean para cuadrar su presupuesto relativo a la promoción de sus artistas, mientras TVE promociona a sus elegidos sin coste alguno.  Como siempre hace, Aurora Beltrán hablando clarito.  Por cierto, no escuché a ningún otro artista hablar de todo ello con esa claridad.  Da que pensar.

Por otra parte, y sin dejar de lado el tema del artículo de Jorge Nagore, es evidente que el Rock Clásico está bastante maltratado en este puto país.  Porque, como muy bien dice, alguna vez se tendrá que equiparar a la música clásica.  Pero ¿cuándo?.  Supongo que, por ejemplo, lo que Vivaldi, Schubert, o Paganini hacían en los tiempos que les tocó vivir fue música contemporánea, música de su época.  Fue después, en algún punto, cuando se convirtió en clásica, supongo.  Yo creo que el Rock Clásico ya está en la frontera de convertirse en música clásica, no lo que se conoce como estilo musical, la “Música Clásica”, sino como música intemporal, música que se recordará en la historia, música que creará influencias en las generaciones posteriores, música que se estudiará en los colegios junto a Beethoven, Bach, o Sarasate.  Ojalá.  Porque no nos engañemos, Shakira, Alejandro Sanz, Lady Gaga, Britney Spears y demás estrellas de plástico, nunca van a pasar a la historia de la música, como sí lo harán Madonna o Michael Jackson.  Cuando se retiren o saquen un disco que no cale entre la población consumista, de ellos no se va a acordar ni dios, el público de consumo masivo es así, y ejemplos los hay a puñados (¿dónde están todas aquellas estrellas pop prefabricadas de los 80?).  Ahora bien, Little Richard, Deep Purple, Cream, Led Zeppelin, Mike Oldfield, Hendrix, Beatles, Stones, Elvis, Bob Dylan, Pink Floyd, Queen, Janis, Black Sabbath, Marc Bolan, AC/DC, The Who… (dios, podría tirarme así todo el día), no es que vayan a pasar a la historia de la música, sino que YA SON HISTORIA DE LA MÚSICA POPULAR.  Música Clásica.






6 comentarios:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Las divisiones que se hacen entre música culta y popular no han de pasar de informativas. Cuando se utilizan como para asegurar que una es mejor que la otra —generalmente, la primera superior a la segunda— se hace el ridículo más espantoso, aunque seas uno de los creadores de vanguardia más importantes. ¿Se imaginan a alguien diciendo que "Cosecha roja" vale menos que "La montaña mágica" porque esta última es más culta? El hecho es que la división existe, como dice Nagore, y el rock sigue condenado por ser su origen popular.

Saludos.

En el Corazón de la Tormenta dijo...

Al respecto, recomiendo encarecidamente la lectura de la primera parte del ensayo "Escucha esto" de Alex Ross, Edit. Seix Barral 2012

Jose dijo...

Como si la música ''culta'', ''clásica'' o como quieran llamarla lo hubiera sido siempre.

La tradición es una cosa y el origen otra. La tradición será escrita en la música clásica, pero también lo es en muchas músicas populares. ¿El origen? El origen no está escrito en ningún arte.

Lo que hay son muchos payasos y en este país, muchos mojigatos. Por el amor de dios , pero si vas a Auditorio Nacional de Música en Madrid a escuchar a Mahler y te das cuenta de que a la mitad le han regalado las entradas y no sabían y siguen sin saber ni lo que iban a escuchar ni lo que han escuchado. Y eso si programan a Mahler. Vete a pedirles a Schoenberg o a Cage.

Dejémoslo...

Un abrazo.

Hendrix For President (Que sigue más vivo que Rajoy y a clásico no lo gana ni dios)

Jim Garry dijo...

Me ha gustado mucho el artículo y 100% de acuerdo con tu reflexión posterior. Recuerdo la intervención de Aurora Beltrán en aquel programa.

A todos los nombres que has citado añadiremos dentro de veinte años a Black Crowes, The Jayhawks, Blind Melon, Screaming Trees y más y más que se sumarán

Sex, love and rock´n soul

Addison de Witt dijo...

Interesante artículo, desde luego que paises como este se caracterizan por maltratar la cultura a cambio del folclore malo (no hablo del auténtico folclore popular e histórico que eso es arte mayúscula) del esperpento cultural, pseudohumoristico o pseudogracioso y pretender que se trate con respeto y como clasico a algo que no sea del corte de lo que he expuesto es impensable, aquí donde este el engendrofolcloretelevisivo que se quiten los buenos (que aburren coño..)
Saludos.

bernardo de andres herrero dijo...

Me alegra que hayas decidido continuar comn el blog que sigo diariamente por los muchos grupos y artistas que me descubres.
www.mitocadiscosdual.blogspot.com