viernes, 28 de enero de 2011

Watts "El cuarteto poderoso "


El primer pensamiento que se me pasa por la cabeza al ver el nombre de la banda es: ¿Se refiere al barrio de Los Ángeles de eminente mayoría negra famoso por los disturbios raciales acaecidos en 1966 y cuyos hechos provocaron que la C.I.A. llenase, al año siguiente la zona de heroína de extrema pureza y los problemas desapareciesen en menos de seis meses, o al apellido del caballero que toca la batería en aquella fantástica banda británica de los sesenta, setenta y primeros ochenta ? Imagino que se acerca más al impasible baterista que al barrio angelino y eso que el sonido que despliega el cuarteto de Boston se acerca, sólo en pequeñas ocasiones sonoras a la gran banda de Rock Blues.
El hecho es que Watts combina un ADN que se nutre de sonidos más cercanos al Rock contundente que sonaban en los Estados Unidos en los últimos sesenta y primeros setenta. La combinación musical de Watts posee reminiscencias de Montrose, si te oyes los punteos de “No Secrets” y, sobre todo “Afterburn” parece que Ronnie Montrose se haya metido en la grabación de la canción y, en momentos parece que su cantante Dan Kopko, sea un trasunto del mismísimo Sammy Hagar. De igual modo se pasean con cariño y poderio por las calles de Rockford y toman prestado a los locales del pueblo su contagiosa melodía en temas como “On The Dial”. También de los primeros Kiss, óyete “Chaperone”, del tono chulesco y agresivo que Jim Dandy daba a sus Black Oak Arkansas, de la música agresiva que los Grand Funk Railroad, y en el otro lado del Atlántico, los Slade, algo de los Sweet y, por supuesto, los Rolling Stones.
El que Watts beba de las fuentes del Rock setentero no los convierte en meros imitadores de ese estilo. Más bien parece como si degustases un plato de cocina y como los distintos sabores se van intuyendo y sus aromas se cuelan por tus papilas gustativas sin que, por esto, el plato sea una imitación.
Contundencia sonora, un portento vocal que mantiene el tipo e, inevitablemente, tu cabeza se escapa hacia esos grandes frontman de las bandas anteriormente mencionadas.
Doce canciones que te levantan las orejas del amuermante estado anímico en que te puedes encontrar y te arrastran hacia carreteras interminables que cruzan el desierto y le ponen banda sonora a las noches del mundo.

Watts - On The Dial

Watts - Chaperone

Watts - Time To Give The Devil

6 comentarios:

TwoHeadsOneBrain dijo...

http://www.megaupload.com/?d=AJ8Y6QTQ

J.M.B. dijo...

A ponerse con este regalo en cuanto llegue a casa!

Saludos

Txals dijo...

Buen rock, uuum, me lo guardo, lo probaré en el coche a todo volumen para contrarrestar al primer niñato que lleve reggeton.
Saludos y gracias por el enlace
Saludos

TSI-NA-PAH dijo...

Montrose! B.O A! Guau! Buenas referencias y bonita portada! Tambien pemse en el barrio de Los Ángeles cuando vi el titulo1
un abrazo y thanks!

Paco dijo...

It's only rock'n'roll but I like it. (La intro del segundo tema suena a Rolling, después mezclados con T. Rex y con un gran cantante) ¡Qué poderío! Joder, ¡cómo suena ésto! Gracias por el enlace, Twoheads. Magnífica descripción. Saludos.

Erika dijo...

Me gusta como suenan esas guitarras..

Saludos