lunes, 31 de enero de 2011

A Dios rogando...


…… y con la jeringuilla colgando. Soy una estrella del rock. Mis comienzos fueron duros, como los de decenas de mis compañeros. Llegué a la gran ciudad armado solamente con mi guitarra y mucha paciencia e ilusión por triunfar. Me crié en la calle, llegué a mendigar para poder sobrevivir, trabajé en una pizzería, o en un Burger, no lo sé con exactitud, de esa época mis recuerdos no son muy lúcidos, más bien borrosos. Me colocaba con vino barato, comía lo que le sobraba a la gente en el Burguer, o la pizzería, que sé yo. Conocí a una panda de pirados como yo, y decidimos montar una banda con la que nos íbamos a comer el mundo. Y mira tú por donde, que tras intensos ensayos y conciertos, una compañía discográfica decidió apostar por nosotros. Ibamos a ser “The Next Big Thing”, y en cuestión de semanas pasamos del vino barato a champagne francés, toneladas de coca, caviar, bourbon, pastillas de todo tipo, y para bajar todo el subidón un amigo me recomendó una cosa llamada caballo. Así transcurrieron los siguientes años de nuestras vidas, del estudio a la gira, de la gira a la promoción, de la promoción a la gira de nuevo, de la gira al estudio…… todo ello regado con las mejores sustancias dopantes y bebida de primera calidad. Hasta que mi cuerpo dijo basta. Ni siquiera me interesaban las groupies, lo único que me interesaba era mi camello de cabecera. Y decidí cortar por lo sano. Clínica de desintoxicación y vida sana. Ni tabaco me metía, oigan.

En la clínica vino una vez a visitarme un tipo que me empezó a hablar de la espiritualidad divina, de la ayuda que podía conseguir en mi objetivo de dejar los malos hábitos si ponía mi alma a disposición de dios, nuestro gran benefactor. Incrédulo, lo mandé a tomar por el culo, como debe ser. Mis únicos benefactores fueron los doctores que me trataron, a esos son a quienes debo dar gracias, esos son los verdaderos dioses. Sin embargo allí conocí a muchos compañeros de profesión, luminarias de la historia del rock, que se abrazaron sin tapujos a la nueva ola, encontraron la fe, y ahí los tienes en la actualidad, dando discursos sobre lo grande que es el divino dios, o buda, o alá, o quien sea. Y a los doctores que les curaron sus adicciones, pues que les den por ahí. Como digo, coincidí con muchos de ellos, por ejemplo:

Dave Mustaine: Le da a la guitarra y canta en Megadeth. Yonki y alcohólico hasta la médula, viajando de hospital a hospital encontró la espiritualidad, se limpió de sustancias (eso está bien), y comenzó a predicar con el ejemplo. Ejemplo: Vetó a una banda “satánica” en un festival porque él no tocaba con los representantes del “mal”, y puso a la organización en un dilema: o ellos o yo. Por supuesto, la organización pasó por el aro y la banda “satánica” fue expulsada del show. Todo ello por culpa de un señor que en los 80 se proclamaba anarquista, grabó una versión del “Anarchy in the UK”, y despotricaba de la religión organizada en cada entrevista. Ah, y ahora que está sobrio le ha dado por jugar a ese juego tan electrizante y adrenalítico llamado golf.

Alice Cooper: El señor Vincent Furnier (eh!, como el de las barajas de cartas), pasó toda la década de los 70 en una nube alcohólica, totalmente colgado y pasando muy mucho de la religión, pero en cuanto comenzó a vomitar sangre decidió limpiarse y éste es el resultado: En el hospital le captaron para la causa, y en la actualidad es todo un profesional de la música, sobrio y católico. Ah, y también practica ese deporte de riesgo llamado golf.



Steven Tyler y Joe Perry: Uno se esnifó media Colombia, y otro se inyectó medio Afganistán. ¿creéis que en ese estado se acordaban de rezar al buen dios? Pues una vez sobrios, los amigos de la secta les captaron y actualmente son unos cristianos renacidos. Joe suele ir de caza con Ted Nugent y con James Heitfeld. Steven, según parece, también le da al golf.

James Heitfeld: Guitarrero y vocalista de una de las mejores bandas de metal de la historia, Metallica. Tras años de meterse una botella tras otra, y de calzarse raya tras raya, decidido desintoxicarse, como yo. Cayó en la trampa del predicador del que antes os hablé, y una vez sobrio se dedica a dar gracias a dios por todo, llegando al extremo de tatuarse un enorme Jesucristo en el brazo. ¿Se imaginan ustedes ver eso cada día durante el resto de su vida?. Tremendo. Entre sus aficiones actuales se encuentra ir de caza con Ted Nugent en el rancho de éste, y a veces se apunta Joe Perry. Bien por ellos, al menos no le dan al golf.



Axl Rose: Una vez me contó que de pequeño odiaba la iglesia, le obligaban a ir a misa, su familia era ultracatólica, y de hecho comenzó a cantar en el coro de la iglesia. La odiaba a muerte, maldecía a los curas y a dios. En cuanto a drogas, la verdad es que desconozco que es lo que se metía, pero por ahora está sobrio, y se pasea por los escenarios con una sospechosa gran cruz colgando en el pecho, y desde hace varios años le aconseja una especie de gurú-vidente-sacerdotisa que le acompaña las veinticuatro horas del día. Incluso ha llegado a cancelar conciertos haciendo caso a las predicciones de ésta señora. Que mal rollo, joder….

Ace Frehley: Mi querido Space Ace. Pues sí, también ha caído en las redes. Presentando su último disco, me sorprendió verle con camisetas con la imagen gigantesca de Jesucristo en el pecho. Bah, una provocación, pensé. Pero no. En sus primeros conciertos de la gira, ahí estaba, con jesucristo en la pechera. En las entrevistas daba enérgicamente las gracias a dios por mantenerle sobrio, nada nuevo bajo el sol. Ahora parece haberse dado cuenta del ridículo de la camiseta, y ya viste con prendas más “rockeras”.



Eric Clapton: A éste no me lo encontré deambulando por ahí en la clínica. Pero como terapia me hicieron leer su autobiografía, en la cual nos explica con todo lujo de detalles su fobia desde niño a toda religión organizada, sus años perdidos entre nubes de heroína, convirtiéndose en un desecho humano. Consiguió dejar la dama blanca con sesiones de…. acupuntura!!! O al menos eso es lo que él cuenta. Consiguió dejar una adicción para crearse otra, el alcohol. Esta fue mucho más dura, pues entró varias veces en desintoxicación, fracasando en todas ellas. Según dice decidió ingresar cuando le descubrieron una úlcera sangrante en el estómago del tamaño de una naranja (¿¿??) (creo que ahí el buen Eric se ha pasado un poco). Cuenta como le visitaron unos “salvadores de almas” a los que mandó a la mierda sin contemplaciones. Hasta que un día, hastiado y derrotado, se derrumbó de rodillas a los pies de su cama y se puso a rezar pidiendo ayuda. Dice que fue entonces cuando lo consiguió, y que tras aquello reza todas las noches, pues según parece le funcionó. A día de hoy sigue rezando. También le da a la caza y la pesca.

Buuufff… podría seguir durante un buen rato. Ahora me viene a la mente Bob Dylan, que de judío pasó a la iglesia evangelista (o algo así), de ahí otra vez al judaísmo, luego pasó su experiencia católica, y llegó a tocar ante un papa medio dormido. Mike Farris, que da las gracias en cada entrevista “al buen dios” por ayudarle, según él, a salir de las drogas. Sinnead O’Connor, fumadora empedernida de hachís (y otras sustancias), que llegó a romper una foto del papa en un programa de televisión, y después de dejar sus “adicciones” sintió la llamada, y se ordenó monja en un monasterio. Solo aguantó unos pocos años, ya está fuera dando el coñazo otra vez. O Elton John, al que la iglesia trató con desprecio junto a otras estrellas por su condición de gays, consumidor voraz de cocaína, y que desde que murió su amiga, la inglesa rubia, va a misa de ocho todos los días. O el extraño caso de Tom Araya, vocalista y bajista de Slayer, que actualmente se califica como católico practicante.

¿A que es curioso? ¿Por qué casi todos los casos se dan en EEUU? ¿Se aprovechan allí de la gente desesperada para captar adeptos? ¿Os imagináis a bestias como John Bonham, Keith Moon, Bon Scott, Phil Lynott o Sid Vicious dejando sus adicciones y predicando la palabra de dios por ahí? En fin…. Otro día hablaré también de mis amigos músicos que dedican su vida (que no su dinero) a salvar el amazonas, las ballenas, luchan contra el cambio climático… mientras nos piden colaboración en tal o cual número de cuenta. Eso sí, sus millones siguen en el banco.

Moraleja:

1ª) Es mucho mejor y más saludable seguir la palabra de dios que ser un yonki.
2ª) Es mucho mejor y más saludable jugar al golf que ser un yonki.
3ª) Es mucho más saludable cazar y pescar, matar animales, que matarte a ti mismo.
4ª) Siempre nos quedará Lemmy y Keith Richards. Y si nos fallan, pues tenemos a Stryper, esos seguro que no cambian de bando.


9 comentarios:

J.M.B. dijo...

Tremendo el post! No me imagino a Ted Nugent de caza con James Heitfield y Jose Perry. jajajaja.

Saludos

TwoHeadsOneBrain dijo...

Querida Mami, últimamente estas sembrao torpedo. Magnífico post.
Un saludo trón.

Txals dijo...

Post alucinante, también tenemos a Johnny Cash y a Nick Cave. De todas maneras no significa que hagan mala música, eso sí, mejor estaría que dedicasen su tiempo a causas reales como las que mencionas al final, y no a ir a misa los domingos.
Desternillante y muy divertido post te lo has currao.
Saludos

Paco dijo...

Felicidades a tu mamá por semejante post. Genial. Por desgracia, Ian Dury sabía a qué cantaba. Moraleja: los americanos están hechos polvos, nunca mejor dicho. Salidos, que diga, saludos.

Flanders dijo...

Hola holita, vecinitos!!! jólines, lo que me he podido reir. Cuando voy a misa misita y veo a mi vecinito Homer durmiendo al lado, me acuerdo de mi amigo Eric Clapton. Saluditos!!!

Kolikotron dijo...

Ja,ja,jaaajja, eres un puto crack brother, lo que no saben la inmensa mayoria es que este post te lo calzaste con un buen peta de maria en los morros...o no? de ahi tus desvarios, y es que esa mente enferma nunca descansa...cojonudo me a molao un huevo, agures.

luther blues dijo...

Excelente post mi amigo ,me has hecho pasar un buen rato y reflexionar sobre la "palabra" pero primero me tengo que "reventar" (o me lo iva a perder jejeje)
un abrazo y buena semana

The Mother Of Norman Bates dijo...

Eso era lo que pretendíamos, pasar un buen rato. Gracias por comentar. Por cierto, Kolikotrón: ¿Tú como sabes con tanto lujo de detalles cual es mi "inspiración" para desvariar? Eres un puto adivino, Ja, ja, ja, ja, ja,.....

Nortwinds dijo...

buenisimo, que gran entrada tio. Esta gente sabe donde cavar, y la gente que tiene problemas de drogas, alcohol o autoestima, suelen seguir el redil