jueves, 4 de diciembre de 2014

Jesse Stone: Canciones Que Llueven Desde Nubes De Rock And Roll


Miras afuera, buscas el viento que te traerá la música que necesitas para alzar la cabeza, para pisar con fuerza en este día único y potencialmente hermoso. Y el viento, caprichoso no te trae nada de lo que esperabas; porque aquello en lo que tenias puesta tu fe atea en la música te ha decepcionado de tal manera que no puedes poco menos que pensar que te has equivocado de dimensión, que estás en Tierra Dos, en el universo Walternativo de Fringe y, casi, buscas dirigibles surcando los cielos cargados de azul y nubes esponjosas del hoy.

Sin encabrones pululas por los alrededores. El viento nunca te ha decepcionado. Dios que no existe aprieta pero no ahoga y todos esos tópicos que llenan conversaciones y minutos de vida. Y, de repente, te tropiezas con esa portada en blanco y negro, de repente, te enganchas al guapete cabroncete que apesta a indolencia, a demasiados "yo no he sido", a todo me la pela,a mirarme nena, soy el tipo con el que te vas a follar sin siquiera saber mi nombre..Y, claro, lo odias. 
Pero, si me dejase llevar por la primera impresión malnacida y cargada de prejuicios que mi pobre y penosa podredumbre emocional fabrica de manera estúpida y deshilachada, hubiera perdido tantas gloriosas maravillas que mi vida no hubiera tenido mucho recorrido anímico. Así que, va, escúchate al niñato de los huevos. Escúchate la voz melosa que le presupones, imagina su boquita dulce y carnosa haciendo pupupiiduuu..a ver por donde sale el nene..¡Y, la ostia!, resulta que el amigo Jesse canta, y canta bien.Su voz, como una seda teñida de la tierra más agreste, se pasea por canciones cargadas de Rock n´Roll, de Americana, de ese sonido que, ya sabes que me engancha. Y, no solo eso, el tipo tiene buenos temas en este recién salido "Break Of Day" y los diez temas que componen la obra están francamente bien.

Expatriado a Brooklyn, su música se forjó en los fuegos de Montreal. Cargado de influencias, sin copiar a nadie, Jesse Stone se pasea cómodamente por todos esos registros musicales tan norteamericanos.
En esta era de música sin alma, donde las canciones languidecen en colchones de algodón comprados  en la ikea de las radio formula, la obra de Jesse Stone es un delicioso recordatorio para los corazones hambrientos de grandes canciones que hay siempre esperanza, que siempre ha habido grandes autores cabalgando los vientos escondidos en los cielos de la música y la industria.
 Las canciones de Stone respiran un oxigeno antiguo, intenso y  hermoso. Heredero de la era de los grandes poetas y  cantautores de días pasados:los Cohen, Dylan y Springsteen y también los Murphy, Hiatt o Krisstoferson. Al igual que ellos, Stone canta sobre la vida que vives y pierdes, que buscas y de la que muchas veces huyes; de las relaciones y el deseo de encontrar tu lugar y el alma en toda esta locura.

 Esta obra, creada junto a Josh Trager (batería) y Chad Tuppert (guitarra eléctrica)  está repleta de esas canciones y esos ecos,canciones que beben de todos esos hermosos sonidos que cualquier chaval que quiere hacer música necesita escuchar para buscar su lugar en el mundo.

Muchas de las canciones rezuman una brillante y optimista pátina.Ecos de  un día de verano como "Promises" y "Fisherman", "Love On The Charles Bridge" o "Fortress", junto a temas más oscuros y emocionales como "vampires", "Don't Come Around",  o "Life Lonely Road", que da al álbum un espectro completo de emociones a medida que viajan a través del corazón del poeta, cantante y compositor hasta ti, adornado y brillantemente arreglado.
 Muchas de los temas de Rock te empujan a bailar, caso de"Do not Change","Promises" o "Love On The Charles Bridge", vacilonas como la sonrisa que te atraviesa el corazón desde el otro lado del bar y te promete un mundo lleno de canciones brillantes, contagiosas como el tintineo de una risa en una noche de Rock n´Roll...
Y todo parido por el niñato este de los cojones...¡fantástico!

Jesse Stone:Love On The Charles Bridge

Jesse Stone:Promises





1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

Músicos auténticos como Jess Stone es lo que hace falta. Sabe de dónde viene y adónde va: sabe qué se espera de él y qué no. Este álbum que adjuntas es muy bueno.