miércoles, 25 de julio de 2012

The Outlaws: Luciendo las canas con orgullo



Supongo que  será el veranito de los huevos. O la prima, la cuñada y la nuera de riesgo que nos idiotiza, hipnotiza y nos atiza. O, ¡ay la ostia!, que ya no tenemos gusto y sólo nos interesa lo muuuyyy nuueeevooo interpretado por jovencitos muuuyyy maaaaloooss y a aquellos, ahora vejetes, que nos hicieron vibrar y soñar con maravillas sonoras que, en ocasiones, se volvieron bandas sonoras de nuestras vidas y testigos de nuestra incipiente toma de conciencia del mundo, ya no les dejamos sitio. Y los terminamos por relegar a ese lugar difuso y en muchas ocasiones malsano que se llama nostalgia.

Y es que The Outlaws, los magníficos y añorados The Outlaws acaban de sacar al mercado una maravilla titulada “It´s About Pride”. Doce maravillas que reproducen esos sonidos tan acojonantes que llenaron mis orejas, y seguro que algunas de los que estáis por ahí, en vuestra adolescencia.

Cuarenta años en la música más maravillosamente Southern de los Estados Unidos. Cuatro años en la elaboración del álbum y ¿qué, unos veinte años de espera..más o menos? Pero no importa porque ha merecido la pena cada segundo para poder escuchar este compendio de Rock N Roll, Souhtern y la música más norteamericana que una banda puede llegar a hacer.

El compositor principal, cantante y guitarra, Henry Paul se ha cogido del brazo de ese monstruo de las seis cuerdas y la composición llamado Billy Crain, al batería original de la banda y compositor, Monte Yoho más Chris Anderson a la guitarra, Dave Robbins a la teclas y las voces y  Randy Threet al bajo y las voces y ha parido un disco brillante y pleno de frescura y buenas canciones.

Las canciones las deberíais de oír con la inocencia de la primera vez que se escucha Rock N Roll. Sin todas esas rémoras y peros que acabamos colocando, para tropezar, en la vida. Sin mirar si el que canta tiene barriga y canas o el guitarra no está ya tan bueno como una esperaba o el batería no tiene tanta pegada, o eso te crees. Lips, el cantante y guitarra de los maravillosos Anvil lo dejaba meridianamente claro en una parte de ese maravilloso documental dedicado a la banda titulado “The Story of  Anvil” ya reseñado en este blog tan sexy.

¿Viejos? Por supuesto. O maduros. Aunque importa un carajo el calificativo. Lo que verdaderamente debe hablar, y llegar al corazón y al alma de las orejas es la música.
Y de esto, señoritas y caballeros, The Outlaws tiene una montaña. Poderosa y hermosa, como algunas personas.



The Outlaws: Last Ghost Town

The Outlaws:Hidin' Out In Tennessee





5 comentarios:

Walter Bishop dijo...

Y tanto que con orgullo vaya discazo se han sacado de la manga, mis amigos fuera de la ley...jejeje. Como Yo.

Simu dijo...

Pues no eres el primero en recomendármelo, no. Tendré que haceros caso...

Saludos!!

Dr R. Perkins dijo...

Si señor, por fin musica de toda la vida para beber, amar, bailar, soñar o simplemente disfrutar de buen y viejo rock n roll de siempre

Nortwinds dijo...

un gran disco, muy, muy bueno, estos tios estan en gran forma y hacen lo que mejor saben hacer

Addison de Witt dijo...

Las bandas como The Outlaws no tienen edad, canas si, pero edad no, haber cuantos jovencitos facturan un discarro como este???
Un abrazo.