lunes, 7 de mayo de 2012

Rage Against The Machine : Killing In The Name







En 1992 los Rage Against The Machine sacaban al mercado capitalista, ironías de esta sociedad, el primer single de uno de los discos más representativos del grupo.

La portada del disco, con esa foto del monje budista Thich Quang Durc quemándose a lo bonzo en Saigón en 1963, como protesta contra la invasión norteamericana de Vietnam, marca las intenciones de la banda y su deseo mediático de trascender, al margen de ser una banda de Rock.

Escrita sobre la revolución contra el racismo en los organismos de seguridad, "Killing in the Name" es, además de un puñetazo al sistema, una de las mejores canciones de la banda y, compositivamente, un techado de estructura, ritmo,  y desarrollo musical.

Desde la línea de bajo inicial, al enrevesado ritmo que le sigue y culmina con ese grito de Zack Delarocha que arrasa las orejas de aquel que lo escuche.

Toda la canción está impregnada de una fuerza arrolladora. Su sonido es una tormenta que se despliega en las orillas de tus orejas amenazando con anegarte en puro poder sónico.

Cumpliéndose la semana que viene el primer aniversario del 15M, con sus errores y sus aciertos, hemos creído conveniente empezar a despertar esa conciencia adormilada con esta maravilla musical.

Como anécdota resaltar que La canción apareció versionada en el año 2012 en el anuncio de la cadena de televisión española Antena 3. Tócate los……




6 comentarios:

Rafa dijo...

Pedazo en la canción, un mazazo en la cabeza. Lástima que, 20 años después, y a pesar del impacto, todavía haya tantas conciencias roncando.

Addison de Witt dijo...

Hacia años que no escuchaba la canción ni pinchaba el disco, lo voy a desempolvar y lo pincho, y si, lo de antena 3, precisamente a-3 manda huevos.
Un abrazo!

Alex Palahniuk dijo...

Menudo temazo, sin lugar a dudas la canción más contestataria de los años 90. Genial la parte final, cuando se pone a gritar aquello de aghhh, motherfucker!!! ¡Saludos!

ROCKLAND dijo...

Ostras!, hace años que no la escucho. Te juro que la debí de machacar centenares de veces. Un clásico de nuestras juventudes, ja,ja,ja.

Saludos.

J.M.B. dijo...

Tarde mucho en comprarme este disco, mi nivel adquisitivo de aquella época era bastante triste. jajaja. Recuerdo que les escribí, aunque no me acuerdo que les puse, pero al de unas semanas me llego un single en vinilo morado de The Ghost of Tom Joad que me hizo más ilusión que la leche.

Un abrazo

M.L y M.E... dijo...

Esta de puta madre!!! A ver si tomamos nota...y reventamos ya!!