lunes, 7 de noviembre de 2011

Rock & Ríos: Que tiempos aquellos…


Verano de 1982. Plaza de Toros de Pamplona. El ambiente es el de las grandes ocasiones, cada vez hay más ansiedad entre el público, y cuando se apagan las luces se desata la locura. “Buenas noches, bienvenidos, hijos del rock and roll……” Joder, suena igual que ese doble LP que acaba de salir al mercado y ya hemos devorado a pesar de haberlo comprado hace tan solo unos días, cuyas canciones ya nos sabemos de memoria con apenas dos semanas de escucha. Y cierras los ojos y parece lo que estés escuchando en tu habitación, en vez de en un recinto junto a otras 15.000 personas. De lo bien que suena.

Que recuerdos… Parece mentira, pero me acuerdo más de detalles de aquellos conciertos a los que asistí cuando era chaval, que de aquellos otros cuando, ya mayorcito, y con unas cervezas en el cuerpo, acababas de juerga con los amigos y no hacías el mismo caso que antes a lo que ocurría en el escenario. Y como hacía bastante tiempo que no escuchaba el Rock & Ríos, el otro día me lo puse en casa y aluciné. Y como todavía no estaba satisfecho (hey, como los Stones), me llevé el cd al coche, y volví a alucinar. ¿Acaso hay mejor canción para abrir un show que “Bienvenidos”? ¿No son “Rock & Roll Bumerang”, “El Blues Del Autobús”, “Nueva Ola”, “Un Caballo Llamado Muerte”, “Los Viejos Rockeros Nunca Mueren”, o “Reina De La Noche” clásicos del rock español? ¿Hay mejor versión del “Himno De La Alegría” que la contenida en éste álbum? (con guiño incluído al “Difficult To Cure de Rainbow). Ví con otros ojos “Al Andalus”, una canción a la que no le pillé el truco en su momento, y que es increíble. Además, el tío es un visionario, escuchad la letra de “Año 2000” y decidme si no ha dado en el clavo y si no está de vigente actualidad. Y para terminar, decidme si hay algo mejor y más cañero para terminar un concierto que el medley final homenaje al rock español.


Aquella gira marcó un antes y un después en cuanto a organización e infraestructuras en las giras dentro del rock español. Miguel Ríos ya había sentado cátedra grabando el primer disco en directo de la historia del rock español, aquel “Conciertos De Rock Y Amor” que había salido diez años antes. Fue el primero en estructurar las fechas como una gira propiamente dicha, ya que lo habitual era dar conciertos sueltos aquí y allá, al azar, sin ningún tipo de orden ni organización. Fue el pionero en éste país en contar con el patrocinio de marcas para costear las giras, y gracias a ello fue el primero en dar algo más que música a la audiencia, darles un show, algo capaz de competir con los artistas extranjeros que se acercaban por aquí, y además tocaba en los recintos correctos para costear todo aquello. Tuvo claro desde el principio que para salir de gira debía tener el equipo de sonido, luces, y banda adecuados, para ello alquilaba equipos enteros de sonorización a las grandes bandas inglesas (el “Conciertos De Rock Y Amor” contó con parte del equipo de sonido de Pink Floyd que alquilaron para la ocasión, ahí es nada). Un fenomenal trabajo de organización del que el resto de bandas tomaron buena nota y que marcó la mayoría de edad del rock español en su versión en directo.

Parece increíble que éste proyecto pudiera llevarse a cabo. Ocurrió en el vetusto Pabellón del R. Madrid, en 1982. En un principio se iba a grabar los días 5 y 6 de marzo, pero el camión-estudio estuvo retenido en la frontera y llegó el 5 por la tarde, así que ese día no se pudo grabar gran cosa. Entonces decidieron jugárselo todo a una carta, la del día 6, que fue la actuación que salió editada en el disco. Además, el doble directo se diseñó “al revés” de lo que es habitual. En vez de grabar un disco al final o durante una gira, lo que hicieron fue ensayar, grabar el concierto, y luego salir de gira. Y aún así, sin la conjunción propia que da el estar en la carretera, lo bordaron. No fue casual que el lema de Miguel Ríos para el disco fuese aquella famosa frase: “lo hicieron porque no sabían que era imposible”. Aunque, claro está, con los músicos que le acompañaron en la aventura, lo imposible es hacerlo mal. Dos baterías, cuatro guitarras, John Parsons, Antonio García (el que aparece en la portada tras Miguel), Salvador Domínguez, Thijs Van Leer de Focus a los teclados……


Con éste disco Miguel Ríos alcanzó la cima, fue el cénit de su carrera. Y como no puede ser de otra manera, cuando has subido a lo alto de la montaña, lo único que te queda es la bajada. Algunos se despeñan, otros la bajan despacito y sin prisas. Al año siguiente publica “El Rock De Una Noche De Verano” y su correspondiente gira junto a Luz Casal y Leño, y volvimos a la Plaza de Toros de Pamplona a disfrutar del momento. Pero ya no era lo mismo. Resultaba curioso ver a la gente marchándose después del concierto de Leño, hasta quedar el aforo reducido a la mitad, aunque parece ser que el global de la gira fue un éxito. Y un año más tarde decidió lanzarse al ruedo (y nunca mejor dicho), con aquella desastrosa gira por plazas de toros llamada “Rock En El Ruedo”, un fracaso tanto financiero como de público, con un radical cambio de imagen y de sonido, más parecido al de gente como Mecano que a lo que se le supone a un rockero. Y pasaron los años, y tras algunos aciertos y varios traspiés, el viejo Miguel bajó por fin la montaña, y hace poco menos que un año anunció su retirada. “Lo hizo porque no sabía que era imposible





10 comentarios:

Rafa dijo...

Sin lugar a dudas, el Rock & Ríos es el mejor disco de la Historia del rock en España (como ya sabrás, acabo de hablar brevemente de él en mi último post).

Cuando giró el Rock&Ríos yo sólo tenía 10 años y no pasó por Tarragona (creo), pero al año siguiente, en 1983, sí pude ir al Rock de una noche de verano. Mi primera vez, una noche inolvidable.

Buen post el tuyo, y me ha descubierto curiosidades de las que no tenía ni idea. Buena manera de empezar un lunes.

Chals dijo...

Este fue de los primeros disco de rock que escuché, heredado de mi hermano en formato cassette. Solo pienso en las canciones que nombras y me sé todas las letras del tirón. Yo entonces era casi un niño, pero lo recuerdo perfectamente. La última vez que vi a Miguel Rios en directo fue en mi ciudad en la plaza de toros, seríamos unas cien personas si llega, llevaba a Parsons entre otros grandes músicos, y se portó como si fueramos quincemil. La verdad que se agradece una reseña como esta, mucho entendido del rock y pocas veces artistas tan grandes como Miguel entre los posts diarios, cojo ejemplo. Gran reseña

Mansion On The Hill. dijo...

Por edad, tenía 7 años no sabia ni quien era Miguel Rios. Pero una prima que tengo en Malaga le adoraba y al ser bastante mayor que yo pudo verle en directo varias veces (1982 incluido). Llegó incluso a conversar varias veces con Rios en aquellos años ya que este se alojaba en un hotel de Malaga donde mi prima trabajaba en recepción. Me contaba que Miguel aparecía con túnicas blancas en la piscina, pedia tés y hierbas raras,….todo un rock star. La primera rock star de este país.

Este disco es emblemático. Y traslada muy bien la atmosfera de esos conciertos.

Buena entrada!

TSI-NA-PAH dijo...

Suscribo todo lo dicho salvo que lo mio empezaria por : Verano de 1982 Plaza de Toros de Malaga!

Un abrazo

Johnny dijo...

Dificílmente las nuevas generaciones se pueden imaginar lo que caló aquel Rock&Rios en directo y toda su gira. En el colegio, chavales a los que todavía no le habían salido los pelos en el escroto repetían una y otra vez estrofas de sus canciones: "Año 2000, llega el año 2000 y el milenio traerá un mundo feliz un lugar de terror o simplemente no habrá vida en el planeta,..." Me atrapaba profundamente el medley entre "El río" y "Santa Lucia", apuesto que lo compartes.

Paco dijo...

El año pasado estuve un buen rato charlando con Carlos Narea. el productor del disco y de aquella gira (también de la última). Me contó lo satisfecho que estaba con la remasterización del disco, en Abbey Road y me contó anécdotas de aquella exitosa gira. Yo la viví ya mayorcito y creo que es lo mejor que se ha hecho en España, con diferencia. Buena reivindicación.
Miguel es puro rock'n'roll.
Abrazo gigante.

J.M.B. dijo...

Uno de los músicos favoritos de mi padre aunque a mi nunca me ha gustado mucho. Si hay que reconocerle que fue un pionero en el panorama nacional.

Un abrazo.

En el Corazón de la Tormenta dijo...

Dios, Dios, Dios... lo que hay que leer... Este Ríos es tan rockero como Txema, el panadero de Barrio Sésamo. A ver si se retira del todo que lleva unos años anunciándolo. ¿No iremos a comparar a este hombre con Tequila o Burning o La Banda Trapera? Lo siento, pero creo que todavía hay (o había clases)... tenía que decirlo.

The Mother Of Norman Bates dijo...

Paco: Vaya, bonita anécdota. Me hubiera gustado estar en esa charla, le hubiera preguntado algunas cosillas interesantes.

Mansion: Túnicas blancas, infusiones y hierbas raras…. Joder, de repente me ha venido a la mente Rick Wakeman!!!! Ja, ja, ja,… que bueno.

Johnny: Sí!!! Tienes razón, el medley del que hablas está muy bien. A mí, el momento que más me gusta es……. todos!!!!

En El Corazón De La Tormenta: He vuelto a releerlo, para ver si se me escapaba algo, y he comprobado que en ningún momento digo que Miguel Ríos sea rockero (que lo es a su manera). LO QUE SÍ DIGO ES QUE EL DISCO TITULADO ROCK & RÍOS ROCKEA. Que es distinto. Tampoco lo he comparado con Tequila, Burning o la Banda Trapera, por la verruga de Lemmy!!!, eso lo has hecho tú, de hecho yo no lo comparo con nadie. Me he limitado a recordar una época y un disco, nada más. Además te diré que lo que Miguel Ríos hizo después no me interesa para nada aunque había cosas interesantes, y la mayoría de lo que hizo antes, tampoco me va. Los Viejos Rockeros Nunca Mueren, Rock And Roll Bumerang, Rock & Ríos, el disco con la Big Band…. eso es lo que a mí me interesa. En cuanto a tus comparaciones con Tequila, pues que quieres que te diga, a mí Tequila me gustan mucho, pero al final acabaron convirtiéndose (o les hicieron convertirse) en una banda pop para quinceañeras (y me seguían gustando, insisto), y comparar a Miguel Ríos con Burning, y sobre todo con La Banda Trapera es como si yo te comparo a Tequila con Eskorbuto. Agua y aceite. No tiene nada que ver. De hecho ni juegan en la misma liga. ¿Rockean? Sí, todos rockean, cada uno a su manera, pero no tienen nada que ver. Por cierto, Txema, el panadero de Barrio Sésamo, rockea de verdad, por mis contactos sé que es un fanático del Trash Metal…. Ja, ja, ja,… es broma…. Saludos hombre, y gracias por tu comentario.

Rafa (ya leí ese post tuyo que mencionas), Chals, TSI-NA-PAH, J.M.B., es un placer teneros por aquí, saludos a tooooooodos…… Gudbay….

Emilio dijo...

Hola. Me a gustado mucho tu blog, interesante. Te propongo un intercambio de enlaces con el mio http://rockclasico1.blogspot.com
Espero tu respuesta y mucha suerte con tu blog.