lunes, 6 de junio de 2011

Barry Goudreau


Ultimamente estoy invirtiendo mi tiempo en escuchar muchos de aquellos discos clásicos y tal vez desconocidos por el gran público, esos que hacía tiempo que no escuchaba y ahora te llevas una sorpresa al redescubrirlos. Proyectos olvidados que hubieran merecido una mayor atención. El otro día, por ejemplo, le dí una escucha a éste primer disco en solitario de Barry Goudreau, y no pude resistirme a hacerlo una segunda, todo ello de un tirón. Bajo éste afrancesado apellido se esconde el guitarrista encargado de cubrir las espaldas a Tom Scholz en aquella maravillosa banda llamada Boston, de corta pero intensa discografía. No sé si estáis familiarizados con la música de Boston, pero sobra decir que ésta banda fue una de las indispensables para conocer ese ente llamado “sonido de los 70”, o cómo tocar música con el perfecto equilibrio entre clase, fuerza, distorsión contenida, y sobre todo melodía, toneladas de melodía, tanto en las voces como en las guitarras.


Este trabajo tuvo su razón de ser debido a un litigio, así como suena. Tras editar “Dont Look Back”, y a pesar de su éxito comercial, comienza un litigio legal entre la banda y su compañía discográfica que durará años, hasta desembocar en la publicación del siguiente disco de Boston ¡¡ocho años más tarde!!. Mientras tanto, el líder Tom Scholz exhorta a los miembros del grupo a realizar sus propios proyectos alternativos si así lo creían oportuno, pues era consciente que el próximo disco se haría esperar. Su compañero a la guitarra Barry Goudreau se lanzó a por todas con éste disco. Lo cierto es que sus propuestas de ideas o de canciones para la banda siempre eran rechazadas por Scholz, lo cual fue de gran ayuda en el planteamiento del disco, porque tenía los temas compuestas con anterioridad y listos para grabar.

Las canciones, es cierto, suenan a Boston por los cuatro costados. El sonido de guitarras es idéntico al de la banda madre, y las canciones podrían haber entrado en un tercer disco de Boston si Tom Scholz no las hubiera vetado. La voz corre a cargo del malogrado Brad Delp, lo cual lleva, si cabe, a una mayor comparación con Boston. Lo que brilla por su ausencia es el sonido de órgano hammond, que en Boston sabían utilizar con tanto acierto. El comienzo con “Hard Luck”, “Nothin’ To Lose”, y What’s A Fella To Do”, sobretodo ésta última, te hace mirar al reproductor para comprobar que no te has confundido de disco y está sonando uno de Boston. Aún así son fabulosas. Todo en el disco es fabuloso. La fuerza de “Cold Cold World”, “Life Is What Me Make It”, maravillosas demostraciones de que con un 50% de fuerza y melodía se pueden hacer grandes canciones. El trabajo de guitarra es rudo y cristalino a la vez, parece que Barry algo aprendió de un perfeccionista nato como Tom Scholz, escucha el trepidante rock & roll “Mean Woman Blues” y compruébalo tú mismo.


Ironicamente el lanzamiento de éste trabajo fue el detonante de que Tom Scholz le expulsara de Boston acusándole de suplantar y plagiar el trabajo de la banda. Curioso lo de la acusación de plagio cuando él mismo fue quien vetó esas canciones, y asimismo fue él quien le animó a editarlas en su trabajo en solitario. Cosas de la vida. De todas formas es un placer escuchar de nuevo a Brad Delp y a Barry Goudreau en la plenitud de su carrera musical sin que Tom Scholz ande por allí eclipsándoles. Y que conste que Tom Scholz me parece un genio. Un gran disco a reivindicar y un gran músico a recordar con cariño.


Barry Goudreau - Mean Woman Blues

Barry Goudreau - Life Is What We Make It


6 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Si decir Boston es decir calidad 70´s, entonces lo de Barry debe ir por los mismos caminosXD

¡Saludos!

Freaky Boy Hood dijo...

No sé nada de su carrera en solitario pero estoy con Victor.

Un abrazo.

Pijus Magníficus dijo...

Si TwoHeads/Mother dicen que suena a Boston (es lógico), tiene que ser bueno por coj.... Como a mí me encantan Boston, le echaremos un vistazo y ya os contaré. Pero por lo qu cuentas tiene buena pinta. Saludos gente.

Benet García dijo...

Lo tengo apuntado para comprármelo. Hace tiempo dediqué un post a Brad Delp (http://www.rockfloyd.com/search/label/BRAD%20DELP) y en los comentarios, TSI-NA-PAH, me lo recomienda. Desde entonces que lo tengo en mente.

Gracias por recordarlo.

luther blues dijo...

Boston me encantaban y con Barry ni idea pero hablando en criollo con ese apellido no vamos a ningun lado con el rocanrol jeje,por suerte el talento con la viola lo salvo
Un abrazo mami y two ,buena semana rocanrolera tios

Anónimo dijo...

Acojonante el disco.