martes, 10 de noviembre de 2009

La Carretera. De Cormac McCarthy

LA CARRETERA.
Por CORMAC McCARTHY


Cormac McCarthy, (Rhode Island. 1933.) Escribe “La Carretera” en 2006. UN año antes ya había dejado constancia de su talento literario triunfando con: “No es País para Viejos”. Obra ésta, reflexiva, de tempos pausados y ciertos guiños a la mejor novela negra norteamericana en su vertiente Jim Thompson. Si en esta obra el ritmo posee ese sosegado rumor del desierto que separa la frontera de Estados Unidos con México, donde se desarrolla casi toda la obra. En “La Carretera”, este ritmo es casi inmóvil y el tiempo, incluso el mismo mundo, se ha congelado.
McCarthy describe un mundo paralizado tras lo que, intuimos, ha dejado una catástrofe nuclear de baja intensidad, a resultas de la cual, la vida en el planeta ha perdido la batalla frente a un cielo permanentemente gris, que vomita lluvia ácida y cenizas casi constantemente.
En este mundo donde la esperanza es un chiste absurdo, la necesidad de sobrevivir de los dos protagonistas, padre e hijo, deviene en obsesión casi fanática, sobre todo por parte del padre. Y es esta rabia de estar vivo, esta punzante desesperación por avanzar, por no detenerse, por protegerse, incluso por enseñar a ser mejor persona, donde el niño es el maestro y el padre un alumno perdido, es aquí, en definitiva, donde Cormac McCarthy desarrolla lo mejor de su prosa. Habida cuenta de un talento descriptivo sobrecogedor.
La madurez del niño, la infantil obsesión del padre, un mundo yermo, unos diálogos, cortantes como un cuchillo de carnicero y una belleza emocional que alumbra cada página, cada palabra son muestras de lo que espera a la persona que lea esta gran obra.
“La Carretera” es una obra terrible, desoladora y dolorosamente hermosa. Desarrollándose el talento literario de McCarthy, al igual que cien años antes ya lo hiciera Jack London en situaciones al límite de lo humano.
En un mundo regido por la muerte es cuando uno se ve obligado a vivir.

4 comentarios:

einkiwuk dijo...

En un mundo así,mi cabeza dice que tire la toalla. El corazón no sé lo qué diría.. Muy duro.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Precisamente cuando la tormenta arrecia afuera, en el mundo, es cuando hay que salir , erguir la cabeza y mirar al cielo, desafiando. Este soy yo ,sigo vivo...

The Mother of Norman Bates dijo...

Wow!!! Jack London. Que hayas citado a tan ilustre personaje ha sido toda una sorpresa para mí. Hace muchos años ese autor significó mucho para mí.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Saludos Mother. Te informo de una novedad al respecto del amigo London: "En ruta" Recién publicado. Editorial Marbot. Textos de las vivencias y vagabundeos de Jack, por los U.S.A. más, textos políticos de este gran autor.