sábado, 16 de agosto de 2014

Lucero: El Fuego De La Vida, El Amor, La Música Y Todos Los RockAndRoles Que Nos Quedan Por Vivir


La música...la de veces que la he alabado, la de veces que he cantado su magia, su capacidad de posibilitarnos la búsqueda de ese próximo segundo que nos da pie a respirar, a vivir un día más, a arrancarnos del alma la pena, la rabia, la soledad, la desesperación y empujarnos hacia ese adelante luminoso y necesario...
La música..¡joder la de veces que me ha salvado la vida, que me ha dado vida para vivir cuando todo alrededor era un huracán y yo, tratando de asir los papeles que decían quien era, que pintaba en este mundo, que camino era el mejor para mi, me perdía en la desesperada necesidad de ordenarlos! 
La música, su fuerza, su pureza, su vudú, su capacidad de derrumbar paredes y deshacer cerraduras y desgajar todas esas puertas cerradas de sus goznes y reducirlas a olvido, a nada, de volver todo eso polvo y darle la magia suficiente como para que queramos volverlo risa, baile, vida.

Tantos años detrás de ella. Viviendo en pos de los próximos tres minutos y cincuenta segundos, esos que daban a mi vida sentido, trascendencia, dirección..Y los años que pasan, mirando atrás desde la altura de los días, las noches, los meses, los años...joder...tantas canciones...que le han dado a mi existencia un acento definido, un camino bailado, más que andado...y mírame ahora...en uno de esos momentos en que puedes hacer una retrospectiva más o menos fiable de ti y sonreír porque, coño, sabes que tu vida ahora suena como el comienzo de un concierto en directo, con esos minutos previos que arrancan pedazos de emoción del alma y provocan chispas de pura alegría a tu corazón.
Ahora, mis queridos amigos y amigas, mi vida es un concierto de Lucero. Mi corazón canta desafinado, no como el gran Ben Nichols, pero lo hace con la misma intensidad y fiereza que el músico de Memphis.
32 canciones, 125 minutos de intensidad, emocionalidad, Rock N Roll y pura magia en un escenario y en los corazones de todos aquellos cabrones afortunados que tuvieron la dicha de ver a la banda norteamericana rompiendo el cielo de Atlanta. Pero es que "Live from Atlanta" no son un compendio de las tres noches que la banda hicieron vibrar su mojo en el Terminal West, es Nichols y la banda bromeando, sudando unas risas que salpican al público y les contagian de felicidad, son la pureza de una banda honesta y llena de esos claroscuros que hacen de la vida esa extraña canción que no puedes, ni quieres, dejar de tararear.
Y es Rock N Roll y es  honky tonk , como en"Like Lightning," o en  "Rick's Boogie", es la muy Springstiniana y cargada de ese hermoso y delicioso melodrama que crea el de New Jersey y recrean tan bellamente los Lucero en  "I Can Get Us Out of Here", es puro y puñetero Stax de altísimo voltaje que crepita delicioso Soul como lo hace "Goodbye Again," o "It May Be Too Late", es sonido Garage, irreverente y macarra, barriobajero y underground como hacen sonar en "Tonight Ain't Gonna Be Good" es puritito Texas-Sound, fronterizo, crepuscular, hermoso como en "I'll Just Fall," o la magnifica y arrolladora "Union Pacific Line" o "Texas & Tennessee", es poesía y dulzura y susurros que se visten de nana y abrazan el corazón como "Mom," o "Fistful of Tears" y es puto Rock N Roll cargado del fuego que arde en las jodidas entrañas, ese que sólo se enciende por amor a la música y que sólo el tuétano de un alma cargada de amor y vida puede servir de combustible como en "Women And Work", "Juniper","Like Lightning" o "Sounds Of The City"...y es que, la ostia,125 minutos dan para mucho y los Lucero lo dan todo en este maravilloso e intensisimo Live.
Así que, amigos, amigas..alzad, si os place, un Jack Daniels negro de doce años conmigo, brindemos por la música, porque siempre ha estado allí, porque no necesitamos electricidad ni tecnología para hacer arder desde nuestras entrañas la vida. 
Creedme si os digo que la música es la quintaesencia del universo respirando, que los planetas y las estrellas tararean su existencia con canciones parecidas a esas que a ti, te hacen vibrar, reír, bailar, emocionar o amar. Que la música tiene esa magia que vuelve lo soñado real. Que, si eres el cabrón más afortunado del universo, te topas con ella y ella te mira a los ojos y te sonríe y te agarra la mano, y con ella el alma y camina a tu lado y te promete que, a partir de ese momento, tu vida es música y los cielos encapotados y grises, súbitamente, se tornan del color azul esplendoroso de la felicidad, o eso que se le parece y tú, la ostia, tarareas la canción más hermosa del mundo eternamente...Y eso...eso lo es todo.




5 comentarios:

Carolynn Underground dijo...

sin llenarme de palabras ...felicidades amor de mi vida

Addison de Witt dijo...

Yo brindo, eso si, yo de Jack Daniels paso, prefiero a los escoceses en estos trámites.
Me tengo que poner en serio con Lucero.
Zorionak y un abrazo tío...

bernardo de andres herrero dijo...

Otro apuntado para el saco

Querer y no poder dijo...

Muy buen disco para los que le seguimos, me alegra leer en tu comentario lo bien que te va la vida, no todos podemos tararear la canción de la que hablas.

El Maquinista dijo...

Esta es una de esas entradas por las que uno decidió meterse a escribir sus cosas.Me he emocionado leyendo mis pensamientos y mis sentimientos en tus palabras....

...Y a Lucero les tengo abandonadísimos,Un doble directo es laocasión perfecta para volver a incarles eldiente

Un saludo