viernes, 11 de julio de 2014

Village People: Baila Hasta Que Tu Alma Se Ría A Carcajadas


Las fiesticas de la ciudad, esa locura encapsulada en días definidos de antemano y escrupulosamente aceptados con un todo vale que no es tal y que indefine más que ayuda al personal local y foráneo. Pero mi animadversión a esta orgía romana de venta en el Corte Inglés y Zara tiene, evidentemente, sus partes positivas. Una de ellas es ver la sonrisa real de gente que, al fin, suelta el alma encerrada y la echa a volar en un  viento hortera y delicioso que hace que el alrededor, sonría a su vez, quien sabe si con envidia mal disimulada, el encontrarse con un corazón, aunque sea el propio, anhelante de jajas.

El poder bailar desaforadamente canciones de mi tierna juventud con una locura en forma de blond bombshell y dejarme arrastrar por lo que todo el mundo necesita, risa, vida sudorosa y una posibilidad de ser quien cojones te apetezca ser, impermeabilizando las miradas de esas mentes enceradas, encerradas, de esos pensamientos de estantería, que es tontería hacer hincapié en ellos, te libera, como siempre me ha hecho la música. Y, joder, bailar canciones disco de los primeros y mediados de los glorioso años setenta, es algo que a las dos personalidades extasiadas de este blog, les pone..y mucho.

  Dice la Wiki: Village People fue una innovadora formación musical de estilo disco de finales de los años 70. Fue famosa tanto por sus peculiares disfraces, como por sus canciones pegadizas, con letras sugerentes y llenas de dobles sentidos, (joder doble sentido..es que hay que ser un tolai total para no ver las cachondas y magníficos juegos de palabras de la banda) 
El poli, el amerindio, el motero, el milico, el currela, el vaquero... eran personificaciones masculinas, insinuaciones nada sutiles sobre la presunta homosexualidad del grupo, plasmadas de acuerdo con los estereotipos gays de la época. Pero, sobre todo, eran esa diversión que todo dios necesitaba para desconectar de la vida aburrida o encorsetada que se arrastra día a día.
El grupo fue fundado en 1977 en Nueva York por dos músicos franceses: Jacques Morali, un productor consumado que estaba teniendo éxito en las listas disco con el grupo The Ritchie Family, y Henri Belolo. El grupo fue creado específicamente para promocionar e interpretar las creaciones de música disco de estos dos músicos y para atraer a la audiencia homosexual a través de los estereotipos más comunes a los que respondía este colectivo. Al igual que los Boney M o las Spice Girls años más tarde, Village People fue un grupo «diseñado a medida». 
Los compositores Phim Hurt y Peter Whitehead se encargaron de componer temas en los que la temática homosexual se colaba a través de roles, usos y costumbres. Canciones como Go West o Macho Man tocaban los intereses del grupo. Al mismo tiempo se eligieron personajes y su vestimenta para completar la puesta en escena: vaquero, motociclista, soldado, indio, policía y un trabajador de la construcción bailaban una coreografía planeada para el público deseado.
Un dato interesante sobre las grabaciones de los Village People es que los coros de sus canciones más conocidas los hicieron dos músicos de estudio que más tarde militarían en grupos conocidos: Bill Champlin de Chicago y Richard Page de Mr. Mister.


El grupo también apareció en una película de 1980 llamada Can't Stop the Music, dirigida por Nancy Walker y escrita por Allan Carr y Bronte Woodard. Fue protagonizada por Steve Guttenberg, Valerie Perrine, Bruce Jenner y los Village People. La película fue elegida como Peor Película y como Peor Guion en los Anti-Oscars, aunque fue candidata a todas sus categorías. En la banda sonora de la película podemos encontrar a "David London", quien usando su nombre real Dennis "Fergie" Frederiksen llegaría a ser el cantante principal de Toto y uno de los que más contribuiría al siguiente álbum de los Village People. Esta peli es la ostia..horrenda donde las haya y no entiendo como la vendieron como peli para adolescentes en este país siendo, a pesar de la moralina y ser un producto tipicamente hollywoodiense, un compendio cachondo y desinhibido de vivir la vida loca. Ver el vídeo de la canción "Milkshake" y escuchar su letra, haría salir en armas y con horcas y antorchas, al cinturón de la biblia estadounidense al completo.

La música disco no es, necesariamente, coto privado del fandom homosexual, la música disco de los setenta es una risa pícara, para el chico la chica y todas sus múltiples y deliciosas variables. Es diversión, es cachondeo y la posibilidad de ser quien quieres ser, en ese momento.
Vivamos una vida que te haga mirar atrás sonriendo, es lo mínimo que nos debemos...
Y vayamos al oeste a ser Macho Men...





6 comentarios:

Carolynn Underground dijo...

Ahhhjajajajajaja!!!!! Se te fué la windoala!!!! Me lo estoy pasando de putisima madre, ya no sé lo que hemos bailado estos días, te juro que llevo un palizón de cuerpo que no sé yo, peeeroooo quiero más, así que ya nos estamos pirando que nos esperan y con un poco de suerte nos bailamos otra vez una de estas jijiji...tú mucho mejor que yo, ni que decir tiene que hiciste corro jajajajaja!!!!
Vamoooossssss XD

Carolynn Underground dijo...

Ostia nos tenemos que aprender la coreo del ultimo video

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Y yo aquí en Madrid currando. ¡Mecagüen la puta!

Saludetes.

bernardo de andres herrero dijo...

PUES COMO bONEY m A MI LOS vILLAGE ME GUSTAN MUCHO, EN SERIO

Josi dijo...

Pasan los años y siguen siendo referencia en lo que a diversión y buen rollo se refiere, fuera complejos y a divertirse. Pedazo de video el ultimo, impresionante. Un saludo.

Carlos dijo...

tE DAN GANAS DE PINTARTE COMO UN INDIO Y EN EL CURRO PASAR DE TODO Y PONERTE A BAILAR