martes, 17 de junio de 2014

The Quireboys: Que Treinta Años De Rock N´Roll No Son Nada


Febril la mirada, cantaba Gardel. Y esos treinta años de vida musical, que Son las mismos que alumbraron
con sus pálidos reflejos noches de sudor y electricidad, de alcohol y gargantas que se desgañitan, de risas a deshoras y momentos en los que un baile, acerca de la sonrisa de Mona lisa, mirándose a los ojos son la  única existencia que verdaderamente importa mientras, a lo lejos, se diluye una vida imitada, de trapo y cartón, un artificio que palidece frente a una canción, frente a la fuerza de la garganta del chaval, ya no tanto, de Newcastle que trafica con las emociones que vendieron en su momento, los Stewart, los Miller, los Russell.

Los Chavales Del Coro, o Las Mariconas, si seguimos el delicioso juego de palabras que el quinteto británico creó en Londres en 1984, ya que, originalmente, se llamaron The Queerboys, llevan en esto de la música treinta años. si no contamos el interregno que la banda se dio en 1993 y que duraría hasta 2001, momento en que Spike,  el guitarrista Guy Griffin y el bajista Nigel Mogg decidieron insuflarle nueva vida a ese maravilloso golem eléctrico cargado de maldiciones gitanas, Rock N´Roll anclado en los mejores años de creatividad de las grandisimas canciones de los años setenta y con esa actitud descreída y vagabunda, perezosa y llena de fuego que devora corazón y orejas y da al alma la posibilidad de alzarse por encima de miserias y días que no acaban de ser.
Acostumbrados como estamos la humanidad a marcar como especial ciertos acontecimientos en el tiempo, lo de treinta años de existencia musical, se me antoja más como un  triunfo frente a ese sargazo que es la música de los mass-media, un grito reivindicando una supervivencia que no es nada cómoda en una sociedad que olvida rápido a sus ídolos y, más rápido aún, los hunde y finge no haberlos conocido jamas.

Corre el año 1984. La huelga de los mineros está en pleno apogeo, hostigados por unas fuerzas de represión que están en la gloria gracias al apoyo que una fascista como Margaret Thatcher, primera ministro británica, les ofrece. Apple vende su primer ordenador personal Macintosh, The Clash están  apunto de perderse con "Cut The Crap", Dylan está perdido con "Infidel", The Cult están a un paso de su "Love" y los  Whitesnake sacan Slide It In...y la banda que se convertiría en los Quireboys hace su infame  debut en un pub aceitoso y rancio en Putney.
Treinta años en el futuro, es el momento de celebrar una edad de oro de la música con una de las bandas más eminentemente rockera del mundo

Treinta años de Rock N´Roll, de un Rock N´Roll subterráneo, al margen de cámaras de MTV, que antes te adoraban, de revistas que hacían de tu cara su portada y ahora ignoran cada canción parida con las tripas y el corazón, cada gesto de homenaje y admiración a los grandes, de ese tesón por permanecer anclado al escenario, aunque, abajo, sólo haya treinta o ciento treinta mataos que aúllan, que insultan, que te adoran, treinta años así, bien merece una celebración. Por ello, los Quireboys han publicado este 16 de junio un nuevo y hermoso disco titulado " Black Eyed Sons" cuya versión de lujo incluye un CD en directo Grabado en el Festival de Rock de Suecia de 2013 , interpretado en Formato acústico; así como un  DVD  que ofrece  la actuación que la banda dio en Londres en 2013 Durante la gira de "Beautiful Curse".

 "Black Eyed Sons"es un álbum producido por el legendario productor Chris Tsangarides el cual ha mantenido esa esencia Rock N´Roll clásica y a la vez tan fresca y adictiva que  Spike (voz), Guy Griffin (guitarras), Paul Guerin (guitarras) y Keith Weir (teclados) saben imprimir a sus canciones.
El disco no sorprende a los que amamos el sonido del grupo. Lo que necesitamos son buenas canciones y en las diez que componen la obra las hay. La, hermosa y, para mi, mejor canción del disco "Julieanne" ofrece esa vertiente melódica de medios tiempos cargados de magia tan Stewart de los setenta, "You Never Can Tell", "Troublemaker (Black Eyed Son)", son Rolling Stones, son Faces, son Rock de alto octanaje y poderosos coros y estribillos que hacen de tu día un desafío, un gesto macarra y voceras ante tanto papanatas afectado y estúpido. "Mothers Ruin" y  " Monte Cassino (Mothers Ruin)" sorprende por esa intensidad dramática y cargada de guiños a los Led Zeppelin más acústicos, sobre todo "Monte Cassino" y con " Stubborn Kinda Heart" y "The Messenger" son la parte más sosegada, pero no por ello menos intensa, de este "Hijos De Ojos Negros".

¿Es este disco más de lo mismo en la carrera del grupo inglés? Pues si, o no o ¿acaso importa? ¿Le pides a tu corazón que bombee Colacao en vez de sangre sólo para ver como quedaría la cosa? Lo que merece la pena son las canciones, el entusiasmo, la electricidad y el fuego con que nos arrojan, desde lo alto de sus treinta años de poderoso Rock N´Roll, diez canciones, diez modos de ver la vida, de entender la música que nos posibilita el bailar, cantar y sonreír, otra vez, como adolescentes.
 Decía Gardel: "Y aunque el olvido que todo destruye haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida una esperanza humilde que es toda la fortuna de mi corazón." Y ésta, bien podría ser seguir bailando con ella nuevas canciones de The Quireboys, treinta años más.

The Quireboys: Julieanne


The Quireboys:You Never Can Tell






4 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

He de escucharlo, porque siempre admiré a Spike y los suyos. Ese A Bit What You Fancy, junto con el debut de los Black Crowes,lo mejorcito del rock clásico de los noventa.

Jose Antonio Díaz Díaz dijo...

Hoy, después de seguirte durante mucho tiempo, me he animado a escribirte. Aparte de tus crónicas y comentarios, que siempre disfruto, hoy has empezado y terminado con Gardel, y eso para mí y mis recuerdos es mucho. Te felicito por tu blog y sigue así. Aparte que el disco me gustó mucho.

Carolynn Underground dijo...

La primera vez que escuché a esta banda no hubiese imaginado que con cada nuevo disco mi ilusión por escucharlos iba a ir creciendo y creciendo, he tenido la fortuna de poder bailar ante ellos "Monalisa Smile" envuelta en lo mejor de mi vida y ahora cuento los minutos para que llegue el momento de volver a hacerlo con esta "Julieanne" que suena tan preciosa...otra banda que significa...tu ya lo sabes bien, un monton de maravillosos momentos.
Gracias por volver a hacerlo de nuevo :))

Johnny J.J. dijo...

La verdad es que les perdí la pista después de sus estupendos primeros discos y una cuenta pendiente es verlos en directo.Los temas que has puesto me han gustado mucho. Les daré caña, merci.