viernes, 12 de octubre de 2012

Rick Springfield : Corazón y alma, fundidos a una guitarra



Cuando, para mi asombro, voy pasando meses que se convierten en años y sigo aquí, no indemne, pero aún en pie. Me doy cuenta de lo absurdo de muchas de las cosas que acumulamos en nuestro transitar por la vida, del empeño necio en retener lo que ya se ha ido. Esa necesidad peligrosa del recuerdo nos hace daño, más débiles y desesperanzados ante un futuro que tememos por desconocido.
Y sé de lo que hablo porque he sido uno de tantos enganchados a ese pasado ya pasado. Cosas de familia, provengo de una estirpe de yonkis con mucha raigambre.
No obstante, las cosas no son, creo yo, así. Mirar para adelante debe de ser el único camino lógico y descargarse de tanto peso y tanto recuerdo, lo necesario.

Rick Springfield es de esos tipos que mira para adelante. No ha tenido, creo yo que desde hace décadas, la intención de hacer un “Working Class Dog, Second Part” ha avanzado en su manera de componer creando canciones maravillosas y, también, cagadas monumentales, pero siempre, siempre, sabiendo que los caminos se hacen andando hacia adelante, no marcha atrás.

Bajo ese pensamiento sólido y decidido, el australiano acaba de publicar un acojonante disco de Rock N Roll con poderosas melodías Power Pop y guitarrazos que te levantan el tupé.
“Songs  For The End If The World” es un prodigio de canciones bien ejecutadas, magníficamente compuestas y llenas de una variedad de estilos y ritmos que hacen del álbum algo totalmente adictivo, al menos para mí, ya sabéis, el gen yonki.

Dieciséis canciones, en la edición que he adquirido, con versiones en directo del tema “Jet” de Paul McCartney en vivo y alguna demo. Y a destacar prácticamente todas.
El músico, adquiere en este disco una estética retrofuturista, muy Steampunk, si te metes en su página, alucinaras un rato de cómo se lo ha montado.
“Wide Awake”, “I Hate Myself”, “Our Ship's Sinking”, “A Sign of Life”, “My Last Heartbeat”, “One Way Street” son buenisimas muestras de como se puede hacer un Rock de sonidos accesibles sin por ello quedar como una mierda de pavo. No olvidemos que, en su tiempo, los Rolling, los Beatles, Queen o The Who estaban en los charts y no por ello crearon canciones mediocres.

Springfield sabe hacer buenas canciones, sabe crear grandes ritmos y alcanzar esa parte emocional y emocionada que hace que muevas la cabeza y desees bailar.
Yo no dejo de escuchar esta maravilla plagada de Rock N Roll creada por un tío fundido a su guitarra. Música del siglo XXIII, con estética del siglo XIX en este maltrecho siglo XXI. ¡¡Y la falta que me hacia!!


3 comentarios:

Luther Blues dijo...

Un artista que me traes buenos recuerdos con su Jessie's Girl pero al que le perdi pisada .Soy consiente que estoy cometiendo un desliz porque musicos como Rick no abundan
Un abrazo rocanrolero Two

Arturo Protón dijo...

Se me escapó Rick. Nunca me ha convencido, pero veré si eschuchándolo mejor me entra.

Anónimo dijo...

Un placer encontrar a Rick Sprinfield. Es tan dificil ver publicado algo sobre él como llevar plumas blancas en la cabeza. Un gustazo.