martes, 9 de octubre de 2012

Colin Moore : Rabia, pasión y pureza




Hay personas que pueden ser el secreto mejor guardado de la tierra. Se dan, no muchas veces, pero sucede que hay tipos y tías que se mueven por el mundo regalando emoción y talento. Desarrollando, de manera queda y casi subterránea, bellezas, poderosas e intensas, preñadas de una fuerza, una rabia, un sentimiento que te para el corazón, te quita el aire de los pulmones y provoca, casi empujándote, a olvidar como se respira.

Personas de las que posiblemente no hayas oído hablar, personas que, incluso en su zona de influencia, son visibles sólo si te paras a ver además de mirar. A escuchar, además de oír y sentir no sólo deambular por el jardín de tu casa, a sólo dos metros de tu hogar.
Arriesgarte a meterse en lagos oscuros, en bosques espesos, en todas esos espacios que parecen siempre precedidos por carteles que avisan del riesgo de hacerlo, creo que es tan necesario como respirar. Así, considero prioritario frenar las orejas, vaciarnos de estupideces y miserias y empezar a escuchar a un tío acojonante llamado Colin Moore. Natural de la ciudad de Montreal, Canadá, el incipiente músico que era Colin a la edad de 14 años, se echaba en brazos del Punk- Rock salvaje que se practicaba en los garitos más infectos de la ciudad, escribiendo su propia música. Música que se plasmaría en una banda que tuvo cierto punto álgido y liderado por un Moore de 17 años llamada Suburban Trash que luego se transformaría en Roadbones.

Pero a los 29 años, el canadiense, inmerso en una necesidad vitalista de degustar la vida a tragos largos, empapado de múltiples influencias se lanza a un proyecto en solitario alejado, en teoría, de su rabioso inicio. Digo en teoría porque en realidad, Moore está sudando rabia, poder sónico  y contundencia. Pero, en este caso, con una guitarra acústica, una banda poderosa y unas letras arrolladoras. El músico se pasea con gusto, talento e ímpetu por caminos llamados Johnny Cash, Kris Kristoferson, Bruce Springsteen, Petty,  Dylan, Joe strummer, Mike Ness, Blue Rodeo, Neil Young, The Clash… ¿Sigo?

Tras su primer y gran disco “Leaving Home” de 2010, Colin Moore nos ofrece una maravillosa y pasional segunda entrega que atiende al nombre de “Heart of the Storm”. Doce increíbles, arrolladoras y fascinantes canciones que te estrangulan el alma, te llenan de fuerza y te empujar a querer correr, gritar, sentir.
Colin Moore ejecuta un intenso trueque del alma, un cambio vivo y necesario entre él con sus canciones y su corazón a flor de piel y tú, si tú escuchando, comprando sus obras, ¡apoya a este tío coño que se lo merece!, y yendo a sus conciertos, parándote a escuchar sus canciones con el tiempo y la sensibilidad necesario como para que te empapes de tanta maravilla, tanta intensidad, tanta gloriosa rabia.

“Bible Song”, “Come Down on Me”, “Flags”,” The Traveler”, “Driver”, ”Tally Ho”, “Hoax” o la que da título al disco…¡¡la ostia, las doce del puto disco!!
En esta obra, así como en su EP de finales de julio de este año, esa belleza acústica llamada “Accepting The Mistakes” cinco hermosas canciones para escuchar mirando un atardecer lleno de fénix que vuelan libres y poderosos entre nubes de este otoño que nos ha regalado un disco tan maravilloso como este Corazón De La Tormenta.

Tengo que mencionar la humildad del músico que, tras comprar su álbum, se tomó la molestia de mandar un mail agradeciéndome la compra del mismo, por un lado. Y la inestimable ayuda que supone para Colin la presencia, producción, amistad y soporte musical que le hace el guitarrista y colega  Ryan Battistuzzi un monstruo de las seis cuerdas que, mira tú por dónde, me recuerda a cierto músico con gafas, talento para aplastar el corazón y compadre de un tal El Drogas.
Creo que estoy, al menos por mi parte, ante uno de los mejores discos que este año me ha regalado. Una obra única. Como únicas son esas personas que se visten de sonrisa, de alma al aire, de fuerza en el corazón. Personas como Colin Moore, rabia, pasión y pureza… ¡¡Y la ostia que falta hace!!


Colin Moore - Hoax

Colin Moore - Driver




4 comentarios:

Luther Blues dijo...

Pequeños secretos no merecen estar resguardados ,por eso existen lugares como este para darlos a conocer .
Amigo me ha encantado este muchacho con su acustica y su electrica no desentona en absoluto .
Un abrazo y buena semana

PD: si te referias al match entre rojos y bosteros por copa ,salieron victoriosos ustedes por el gol de visitante pero despues por liga los atendimos bien jejeje

Carolyn Underground dijo...

Siempre me sorprendes con músicos que tocan desde las tripas, hablas de todos ellos de una manera tan intensa y con tanto respeto que nos haces ver la clase de persona que eres TwoHeads,tambien está en ti toda esa fuerza y rabia de la que nos hablas... para mi, Colin Moore con este pedazo disco es de lo mejor que he escuchado este año, "Prayer", es una de las canciones que más me gustan...me recuerda a colores en la piel bajo las gotas de agua que deja una tormenta en alguna terraza de algún lugar...

Jose dijo...

Estoy con Luther, me ha encantado. Y gracias.

Saludos.

(Freaky)

Savoy Truffle dijo...

Gran disco, si señor, por lo menos los temas que pones. No lo encuentro por ningún lado, me puedes decir dónde lo puedo conseguir?
Un abrazo.