miércoles, 16 de marzo de 2011

The Blessings "Angeles Vagabundos"


Es temporada de reencuentros. La semana pasada me crucé con los Terrorvision y su nuevo y magnífico disco y ahora, no puedo creer la suerte que tengo. Al doblar la esquina de la semana me topo con el más que reciente álbum de una banda a la que le había perdido la pista allá por el lejano año 2006. En aquel momento, The Blessing acababan de sacar su primer disco y el que suscribe, se quedó prendado del sonido del grupo; quedando fervientemente a los pies de la banda.
En este año The Blessing ha parido catorce fantásticas canciones que han incluido en este “Tomahawk Inn”. Canciones estas, que siguen la estela sonora de su primer álbum. Esto es. Rock n Roll de textura setentera enrollado a ese árbol frondoso que bebe de la savia de los Rolling, los New York Dolls, o sonidos algo más recientes como Hanoi Rocks, Izzy Stradlin o Quireboys. En resumen. Esa estética y, sobre todo, esa ética gipsy y Sleazy que tanto se prodigó a finales del siglo pasado y, ya muy mermada, en los primeros años del presente siglo.
Lo que los Blessings logran es mantener ese sonido tan directo, tan crudo, tan divertido tan lleno de Rock n Roll. ¿Se inventan algo? No, y realmente no lo necesitan. A veces me sorprende esa necesidad que, ocasionalmente tenemos, de que las cosas nos asombren. La verdad es que una canción de dos minutos y medio o tres plena de intensidad y pasión no necesita más que tu cabeza, tus pies y tu corazón para lograr ese asombro cotidiano que, afortunadamente, se mantiene y crece en todos aquellos que amamos el Rock n Roll.
Las canciones mantienen ese sonido goloso que los Faces, los primeros Kiss o Ian Hunter supo elevar a la categoría de arte. Los sonidos de mediados de y finales de los setenta quedan plasmados en canciones maravillosas como “So Hard To Be Your Friend” o “Yesterday´s Tears” a los que se le añaden Rockanrolazos como “Twisted Little Heart” o “Who´s Holding The Wheel”. A la magnifica y poderosa voz de Jeremy White se le añade su dominio de la harmónica y unos geniales saxos que revolotean por distintas canciones del disco añadiéndole unas texturas cercanas al genial Alto Reed de los Silver Bullet Band y potenciando ese sonido setentero tan gipsy y callejero.
Los de Los Ángeles, California, han logrado una delicia de álbum que le reconcilia a uno con su tierna juventud y reverdece los ánimos para, al menos, semanas o meses de puro, sano, poderoso y sudoroso Rock n Roll.

The Blessings - She Thinks She Loves Me

The Blessings - So Hard To Be Your Friend


5 comentarios:

Txals dijo...

No conocía su debut ni su existencia. Me encantan, son tiempos de rock'n'roll!!!
El segundo tema es simplemente delicioso.
Este cae, muy buen os si señor.
Saludos

manel dijo...

Es solo rock & roll pero...Cómo nos gusta!!!!!! Saludos.

luther blues dijo...

A mi me recuerda a los primeros Black Crows con ese aire a los Faces de Rod y Ron .Los desconocia por completo y me han llenado la cabeza de buen rock
Un abrazo rocanrolero Two

Freaky Boy Hood dijo...

Estoy con MAnel. Es sólo rock 'n' roll... Estos me gustan, amigo.

Un abrazo. Gracias.

J.M.B. dijo...

Me suenan pero no consigo recordar. Que placer es reencontrarse con viejos conocidos.

Un abrazo