viernes, 26 de julio de 2013

James Maddock : Sonrisas Como Olas En El Más Hermoso De Los Mares



Te me quedas mirando con ese aire socarrón, divertido...como si conocieras un buen chiste que va sobre la vida, la muerte, la alegría y las lágrimas, el amor y su ausencia, la amistad y la sinceridad conque ésta se demuestra y lo rara que es de encontrar, hay una sonrisa descreída debajo de una mirada que ve un mundo cargado de carreteras secundarias, montañas lejanas tras las cuales aúlla lastimeramente un tren que se nos escapa cargado de promesas, de mañanas luminosas, de momentos únicos que se repiten con la dulzura de los besos que uno se acostumbra a dar y a que, de improviso, le den.

Te sonríes con un Je, pero un Je muy flojin, de media comisura, que cantaba el gran Javier Krahe. Y un algo del de Madrid tienes James; Una ironía y una ternura que a mi me arrebata el alma. Una fuerza comedida. Una tormenta como de alacena, o de naufragio en una jarra de agua o una botella de whisky. Tus sonidos se abrazan al Rock N Roll, al Americana, a lo que supo hacer cojonudamente en su momento el señor Zimmerman, al Folk y a unos medios tiempos arrebatadores que entusiasman al corazón y le empujan a sonreír.
Sonreír. Aquí está el truco ¿verdad, James? Sonríes. Tus canciones se cargan de sentimiento, de ternura de ese algo inaudito y misterioso que muy pocas personas poseen. Y, ¡ay la ostia si tienes la suerte de conocer a una de esas personas! te encabronas contra el destino y amenazas al universo entero con una guerra sin cuartel ni piedad si alguien se atreve a arrebatártela de entre tus brazos, de tu corazón.

Yo sonrío, llevo sonriendo desde hace más de un año. A pesar de las asfixiantes tormentas de arena que persisten en aullar a las puertas de mi vida. Sonrío desde que supe que sacabas disco James, cacho cabrón. Y menudo disco. Trece canciones de una obra hermosa, intensa, chorreante de alma titulada "Another Life".

Has bautizado a tu álbum como algo  "Stripped, down and acoustic" Desnudo, melancólico y acústico quiero trasladar tu intención al castellano. Pero, cacho cabrón, escucho "Timing's Everything", " That's Heavy" o "Don't Go Lonely" y siento risas bajitas, risas de medianoche de esas que elevan el alma más, a veces, que las sonoras carcajadas. Risas, James, de esas que uno necesita, a veces, más casi que respirar. 

Y si colega, te reconozco una suavidad en la factura de canciones tan deliciosas y arrebatadoras como " Leicestershire Mist", la Zeppeliniana "What Have I Done" o "Easy to Give" y me dejo caer a esa melancolía que nunca será tristeza, sino dicha de tener algo único abrazado a tu corazón para siempre. De ser testigo de una gloria pequeñita y brillante como los soles recién nacidos. De tener tiempo para ver la vida pasar paseando y no a la puta carrera. De respirar el mundo a bocanadas profundas y llenas de rabia por estar vivo. Y es que la vida, como tu "Another Life", están preñadas de un anhelo apasionado por estar vivo, envueltos en la necesidad de vivir esa vida con una melodía única, apasionada.

A lo largo de "Otra Vida", Maddock, colega, empleas esa conmovedora entrega y lirismo poético en una colección de canciones, de trozos de corazón profundamente reflexivos y cargados de un brillo pequeñito y, por tanto apasionadamente cegador. Son canciones que se niegan a ser cualquier otra cosa menos sinceras y honestas, que son un cambio refrescante en un paisaje musical contemporáneo lleno de papel maché y postales de los bajos fondos sacadas en Beverly Hills. frente a eso, James, cacho cabrón, creas luminosos paisajes  plagados de una ironía e ingenio amargos, rotundos necesarios.

Y eres listo amigo Maddock. Has reunido un equipo increíble incluyendo multiinstrumentistas como Tony Scherr y Larry Campbell y un productor como Matt Pierson para crear otra vida. Anda que no sabes nada. Así suena el disco. Como una sonrisa en la oscuridad, como el beso que se da desde lejos, como la vida cayendo suave como una lluvia en  Leicestershire.

Termino de escuchar tu disco y a mi vez, también sonrío. Esa sonrisa de medio lado.La misma sonrisa que no hace tanto fue llanto al cual terminaba asesinando con rabiosa ironía. Eran momentos desamparados...momentos que ya no están; momentos neblinosos que un sol de medianoche ha disipado para mostrarme la luna y las estrellas.


James Maddock : That's Heavy




4 comentarios:

RAFA dijo...

Suena a otra joya de las tuyas.. ademas se sabe que si esta Larry Campbell por en medio, tiene que ser un discazo. un abrazo,

Carolynn Underground dijo...

Un disco intimo y cargado de mucha muchisima de esa esencia, que nos hace únicos,canciones para escuchar mirando al vacio, pero que emocionalmente nos llena de imágenes vividas y que dejaron un buen sabor de boca para ser siempre recordadas.
"Another Life" es la que musicalmente más me gusta, pero es esa que te inspiró cierta nostalgia y a mí todo un honor, la que se ha grabado a fuego.
Buen finde

Addison de Witt dijo...

En cuanto tenga un hueco, coño que no lo tengo, me pongo con el, ahora estoy saturado y en parte por tu culpa pedazo de cabrito.
Un superabrazo grandullón.

crm dijo...

Hola, a través de facebook, contacté con James Madock,
ayer mismo le envié el enlace de este blog con su artículo, esta encantado, lo ha colgado en su muro, le gustaría ponerse en contacto con el autor del artículo,
probablemente venga a España el año próximo.
Tenemos que hacer fuerza para que lo traigan.
Por cierto, enhorabuena por este maravilloso blog.
Muac.