lunes, 11 de junio de 2012

The Mayflowers : Flores de Cerezo y Rickenbakers



Somos una sociedad neurótica. Llevada en volandas por  la necesidad de consumir rápido y olvidar más rápido aún. Arrastrados por el deseo retorcido de tomar lo que se nos ofrece sin mirar siquiera que es eso que se nos ofrece y, sobre todo, obligados a ser una masa uniforme de personajes individualistas que consideran que el planeta se despliega cada mañana ante ellos y que el mismo planeta gira alrededor de su puto ombligo.

Esto nos empuja a querer tener todo ordenado para no tener que estirar  demasiado el brazo para coger lo que sea y, mucho menos, levantarnos y calzarse las zapatillas de la curiosidad y caminar hasta ese lo que sea, y ver, además de mirar , y comprender, antes de catalogar y conocer, antes de alardear de lo que sabemos.

Así, los norteamericanos sólo hacen Country, los ingleses Pop, los franceses chanÇon,  los de este país flamenquito pop(¡¡¡eeeeegkssss!!!) y los japoneses artes marciales y videojuegos.

!!! Y un cojón¡¡¡, ¡o mejor dos!. Porque todos estos tolais no conocen a una de las mejores bandas del panorama Rock del mundo. Geishas y Samuráis, permítanme presentarles a The Mayflowers. Un trío proveniente de Kyoto, esa ciudad, antigua capital del imperio que está plagada de monumentos y grandes obras y cuyo máximo exponente son The Mayflowers. Osamu Satoyama maneja de manera asombrosa un bajo Rickenbaker y hace coros con el poderio  y la intensidad del dios lunar Tsuki-yomi y Noriyuky Tanaka toca la guitarra y canta igual que si Susanoo, el dios de la tormenta lo hubiera poseido. Tatsuya Mishimura está a la batería y  en los tres discazos  que los nipones han grabado ya. “PoP-a- doodle-doo?” Del 2006. “Bremen Rock” de 2009 y “Plymouth Rock” de este 2012, despliegan un fascinate conjunte de influencias y composiciones que le hacen a, este que suscribe, gritar de placer (y grito mucho que lo sepais).

Tres puñetazos sonoros que te vuelven alas las orejas. Que te sacan sangre con sabor a cervezorra fresquísima y te empujan a salir a la calle a bailar y mover la cabeza a ritmo de temas tan poderosos “Move over”, “Rubber Sole”, “Goodtimes Badtimes”, “Cat's Boro Blues” o “Beat Stone”. Canciones que se adornan de, como dicen los mismos músicos, Melodía, Harmonía y Rock N Roll. Y, a fe mia, que lo consiguen. La voz de Satoyama es poderosa y llena de matices; así como los juegos vocales que desarrollan en las canciones. Y todo esto blindado por una maquinaria arrolladora de instrumentación y ejecución musical.

Olvidate de la puta ortodoxia y mira al mundo teñido de colores estridentes y musicales. Deshaz las estanterías de tu mente y haz un agujero en el alma para que pueda entrar el aire fresco y una lluvia de risas limpien el patio trasero de tu existencia.

Ríanse, Geishas y Samuráis..somos la única especie que lo hace..¿o los delfines también pueden? Mmmmm…..


The Mayflowers - Move over

The Mayflowers - Cat´s boro Blues




4 comentarios:

Marcos Deker dijo...

Pero qué grandes. Gracias por el descubrimiento!!

Alex Palahniuk dijo...

Joder, ni puta idea de estos tíos. Sólo conocía a Japan X, pero suenan de maravilla. ¡Gracias por la recomendación!

Addison de Witt dijo...

Increible colega, suenan de miedo, no tenia ni idea, que verdd es eso de que tendemos a encasillar...
Gracias por la presentación.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Sabéis doónde se pueden conseguir sus discos?. Me estoy volviendo loco buscándolos y no los encuentro.