miércoles, 25 de abril de 2012

Justin Townes Earle : Cuerpo y Alma


El cuarto disco de Justin Townes Earle es un delicioso paso adelante en la carrera musical del de Nashville. Lleno de amor por la música Soul más cercana a los sonidos de los sesenta, tamizado, eso sí, por la idiosincrasia y el sonido propio de Earle.

No sé si Earle ha creado el disco enamorado de alguien, además de la música que sabe crear. Porque si escuchas las canciones que ha escrito en este maravilloso ‘Nothing’s Gonna Change The Way You Feel About Me Now’ todas poseen un grado de poesía, de intimismo, de pequeños detalles, de momentos personales, algunos dolorosos como roturas personales, familias rotas o corazones colgados de su propia desesperación. Pero no sólo de Soul vive el hijo de Steve. Y en este disco Justin se abraza a dos montañas musicales de poderosas raíces, Leadbelly y Woodie Guthrie. Y esto, mis queridas amigas y amigos, son palabras mayores. Earle ha tomado la intensidad de los dos músicos norteamericanos y la ha acompasado a esa indolente y poderosa manera de interpretar las canciones que tiene.

El resultado es “Won't Be the Last Time”, “Unfortunately Anna”, “So Different Blues” o “Automobile Blues”. Canciones que encajan con temas como “Lower East Side” la cual podría haber sido interpretada por el mejor Tom Waits, el de la década de los setenta o con “Look the Other Way” tema que no hubiera desmerecido en algún disco de Sam Cooke o Al Green. Belleza en las canciones, cariño en su interpretación y muy buenos temas en el, al menos para mí, mejor disco de la carrera del vástago de Steve.

 Justin Townes Earle: Look The Other Way

3 comentarios:

RAFA dijo...

si no es mi disco del año poco lo va a faltar. Me gusta mucho este toque soul que le da al disco . un abrazo,

nikochan dijo...

Un discarro que de momento no está siendo valorado como merece pero que a cada escucha gana sin parar. Para mí también está entre lo mejorcito del año y ahí se quedará seguro y eso que estamos aún en Abril.

Addison de Witt dijo...

Todavía no le he dedicado el tiempo que se merece, esta reseña me anima ha hacerlo mañana mismo.
Un abrazo!