viernes, 13 de abril de 2012

Bob Woodruff : Perdedor


El músico Bob Woodruff podría ser un caso atípico en el mundo de la música, si no fuera porque, creo, que se ha dado en demasiadas ocasiones y, me temo, se seguirá dando.

Tres discos en dos décadas. Siendo dos de ellos publicados en la última década del siglo XX.

Y un tercero, el que nos ocupa, salido el año pasado. El cual recoge temas que se quedaron colgados en estas “Lost Kerosene Tapes” del año 1999.

¿Qué motivó el que un tipo del talento de Woodruff quedase desaparecido en combate?
Woodruff se quedó colgado en Nashville tras la bancarrota de Imprint Records. Sin contrato, con demos que nadie quería, y sin futuro en la ciudad, el músico se largó a Nueva York para estar cerca de su madre, terriblemente enferma y, para procurarse una vida que los mantuviera a ambos de una manera más o menos decente, dejó la música y se puso a currar en un almacén.

Y un pequeño detalle, se metía heroína de manera más o menos asidua. Tras morir su madre, la dependencia al jaco se agudizó. Así, el autor pasó por trabajos mediocres, giras por tugurios y locuras como tocar en lugares como Suecia al par que pasaba meses tratando de desengancharse, sin éxito, y bloqueado artísticamente.
En 2003, la historia seguía siendo la misma que en años anteriores, exnovias, despidos, miseria y chutes que te hunden más, así que Woodruff decidió empeorarlas y, en Nebraska fue salvado in extremis por un equipo de urgencias. A partir de aquí el músico termina en Los Ángeles donde, al fin, termina por desengancharse.

Woodruff empezó tocando en una banda llamada The Fields en su Nueva York natal tras la cual inició su carrera en solitario con la publicación de “Dreams & Saturday Nights” de 1994 y “Desire” de 1997.

La pena es que, pese a sonar en alguna ocasión con unos acentos standars que pueden llegar a chirriar, Bob Woodruff, es un gran autor e intérprete de canciones y con buen gusto por las versiones, suenan en sus discos canciones de Arthur Alexander o John Fogerty.

¿Qué podría haber hecho este hombre si su vida hubiera tomado otro camino?
Oíros los temas del neoyorquino y soñad con las cosas que podría haber hecho.
O, mejor, soñemos y deseemos poder escuchar lo que Bob podrá hacer si la vida le da esa oportunidad.


Bob Woodruff:Hat Full of Rain

Bob Woodruff: Banks of the Cumberland





8 comentarios:

jesus dijo...

El mejor disco en lo que va de año en su género para un servidor; que nadie se deje engañar por el sombrero que luce en portada : sí , pero hay en su interior muchísimo más ; discazo.
Saludos.

Rafa dijo...

hummm, un musico que versionea a Arthur Alexander no puede sonar nada mal... buen gusto tiene, si señor.
un saludo,

Rafa dijo...

Una historia muy bukowskiana. Hay que reconocer que el tío suena bien, lástima que la eterna historia de amor entre las drogas y el rock no siempre tiene final feliz...

Addison de Witt dijo...

Joder, vaya historia, ojalá tenga suerte y consiga consolidar una carrera porque suena como Dios, y tiene una voz chula.
Un abrazo!

Alex Palahniuk dijo...

Una auténtica pena, en casa este caballero era escucha obligada, pero lo que cuentas es un fastidio. Es una pena que el talento y fama sean muchas veces disonantes, porque este caballero talento tiene para regalar. ¡Un abrazo!

J.M.B. dijo...

Vaya joyas me descubrís y que historia más triste. Espero que salga adelante y nos regale más trabajos como este.

Un abrazo

luther blues dijo...

Ciertos artistas a veces (lamentablemente) deben atravesar por dificultades extremas para llegar a un determinado fin . La ciudad de Nashville se ha tragado a muchos musicos talentosos que quedaban a medio camino . Por si no lo sabes tu rojillo de aqui ha ganado el clasico de la ciudad a Racing club por 4 a 1
Felicitaciones !
Un abrazo rocanrolero

Dr R. Perkins dijo...

Vaya historia, no tenia ni idea, le conoci con el album Dreams &... que por cierto tengo el disco. Luego ya le perdi la pista. Gracias por devolvernoslo.