martes, 31 de marzo de 2015

Jesse Malin: Es Un Día Tan Hermoso...


Será que mi cabeza ya va, del todo, por libre e ignora al resto de mi mismo. Será algo de eso, porque llevo dos post (ya no contabilizo el tiempo en horas o días) que, de repente, una canción se adueña por completo del pensamiento y ronronea o zumba intensamente hasta que debo de prestarle atención y, ahí, es cuando caigo en las garras de lo que sea que me ha estado rondando por la retaguardia del pensamiento y regresan, o reencuentro, a viejos amigos musicales a los cuales debo atención. 
La excusa de que el neoyorquino haya sacado nueva obra:"New York Before War", ayer bajo el paraguas de Pledge Music, al que parezco abonado, me viene genial para compartir con vosotros una canción venenosa que el autor grabó en 2007 en su disco "Glitter in the Gutter" y que ha serpenteado por mi corazón hasta adueñarse del núcleo caudal, única parte que funciona satisfactoriamente en mi cerebro..aunque lo que resta del andamiaje y estructura a duras penas se mantiene, canciones como esta lo hacen reverdecer.

Y es que "Don't Let Them Take You Down" posee ese algo contagioso que te fuerza a tararear la puñetera canción una y otra y otra y otra puñetera vez..y Riki-Raka, Riki-Raka me embeleso y atontolino con la canción y la encajo con ese algo vacilón y desbordante de luz que tiene "Addicted", el primer single de este nuevo disco del muy neoyorquino Jesse Malin. Y entiendo, entonces, que todo está interconectado y que pensar en "Don´t Let" es una manera de entrar en esta magnifica y deliciosa nueva obra de Malin. Trece canciones, más tres Bonus Track y cuatro Demos en el pack que Jesse Malin nos  ofrece via Pledge Music.

"Nueva York Antes de la guerra"es un paso largo e intenso, parecido al  que podemos ver en toda su obra, Al que se le añade todo un proceso de pensamiento actual y emociones extendidos en un solo lugar. Es una obra acerca de volver a retomar todo aquello que fluye dentro de ti, que eres tú y que, por circunstancias, ha quedado apresado entre escombros de rutina, de obligaciones, de hechos desafortunados que, en nada contribuyen a un crecimiento y a una sonrisa y si, a arrancarnos el aire de los pulmones dejándonos unas míseras briznas de oxigeno para malvivir.

La obra de Malin, si bien se inicia con la dramática y soberbia "The Dreamers", coge el alma de la mano y te arrastra a pasear por esa ciudad que solo Malin ve pintada de colores locos. "Addicted", "Turn Up The Mains" y "Oh, Sheena"son puro Rock n Roll sudado por Jesse Malin. Esa mezcla heterogénea de Rock neoyorquino, Americana y PowerPop que hace que sus canciones sean únicas y hermosas.
"She's So Dangerous"nos sosiega un poco con un precioso medio tiempo que te empuja a soñar con el mar, con la ausencia de horas, con su sonrisa y, te prepara para una belleza contagiosa y llena de luz como es "The Year That I Was Born" con la te deslizas por el tobogán, sonriendo como un crío para chapotear después en un charco de  Rock n Roll acojonante titulado "Boots Of Immigration" que deja paso a canciones como "Freeway" o la vacilona "Bent Up".

"She Don't Love Me Now" posee, incluso unas texturas de ese Soul que sonó por las calles y garitos de la ciudad de Malin durante los años a los que Malin canta en este disco. 
El autor habla de la obra en estos términos:""Quería hacer un disco que abarcaba todo lo que he pasado desde que empecé a tocar, cuando tenía doce o trece años. Hace dos años había completado un álbum y ahora me encontraba sentado en mi estudio en un edificio antiguo,  que tenía las palabras LA GUERRA pintado en su fachada, dice Malin. "En el silencio de las vacaciones, lejos de la familia y amigos, me encontré cuestionando todo lo que yo creía. Mirando por la ventana a un mundo roto en nuestros valores,
 La cultura y el arte se han convertido instantáneamente en valores desechables, me sentí perdido y alienado, pero todavía consciente del anhelo de algo más. Volví a mi música, traté de crear un lugar en el que podía existir una vez más, me senté y escribí el resto de este disco ".

Lo demás, Malin terminó "Nueva York Antes de la Guerra" en The Magic Shop en el  Soho y en los Flux Studios en la Avenida A. Como músicos de su banda, The St. Marks Social, e invitados se incluyen al guitarrista Derek Cruz, quien co-produjo las sesiones de Nueva York con Malin; la bajista Catalina Popper, los baterías Randy Schrager y Paul Garisto, el guitarrista Don Dilego y contribuciones de Alejandro Escovedo, Peter Buck, de Rem y Wayne Kramer de los míticos MC5.

No obstante, lo que importa son las canciones, la rabia y la intensidad con que Malin, susurra o grita sus canciones y El derroche de energía de Jesse sobre un escenario que es digno de contemplar. el músico se abalanza sobre la vida, la estruja y rasga como a su inseparable guitarra acústica. Lo que salpica Malin no es solo sudor, mucho sudor, si no padece hiperhidrosis, le falta poco, lo que Malin hace con la música es salpicarnos, chorrearnos, dejarla que fluya libre y descontrolada. Así, que deja que anegue tu corazón, que inunde tus orejas con la mejor mixtura de una ciudad que, en si misma, es un cambalache único y lleno de una música como la de Jesse Malin y sus The St. Marks Social. 






2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

tengo este disco en la cartera lo consegui el otro dia y lo deje para escuchar con tranquilidad en estas datas de Pasion. por lo visto y escuchado es de lo mejorcito de Malin que a veces peca de irregular

victor dijo...

Hola...primero felicitarte por este estupendo blog que tienes. Y que acabo de descubrir.
He oido hablar de este hombre, pero todavia no me he puesto con su musica
Un saludo