miércoles, 21 de enero de 2015

Ryan Bingham: Viendo La Vida Por El Parabrisas


El cowboy escucha el murmullo de la llanura, escucha el susurro del viento, oye la música que cantan las estrellas a su paso por la noche queda de Nuevo México. El cowboy siente la vibración poderosa y adictiva de las canciones que aún están por parir. Se tensan los tendones, como las cuerdas de su guitarra, se ensancha el alma como el cielo de su tierra. Todo gira y aletea y caza y huye y se esconde y busca y aúlla y está vivo en una noche que es una canción.
El cowboy toma aire, mira al universo reflejado en las estrellas y sonríe...la tristeza y la oscuridad quedaron atrás. 
Ryan Bingham toma su guitarra toma aire, se llena el alma de vida y comienza a cantar y a contar su vida y, ya no hay miedo, solo música.

Ryan Bingham sonríe, es un tipo, se podría decir que feliz. Y esto, para alguien que entonó en su último álbum de 2012, "Tomorrowland" "Algunos dicen que los ángeles están mirando hacia abajo. Sólo vi buitres dando vueltas alrededor," marca un necesario y esperanzador cambio de perspectiva.

Algo más lejos quedan ya todas las tormentas que se cernieron sobre el músico en esos momentos. Escribir y cantar sobre las consecuencias de la muerte de sus padres, su madre debido al  alcoholismo y su padre por suicidio, marcaron desazonadoramente aquellos días. Y, aunque su pérdida aún pesa mucho en el corazón de  Bingham, el de Nuevo México cuenta con más días buenos que malos, afortunadamente.
Y ¿como retas a la muerte, al pesar, al dolor a que abandone ese pedazo de alma que ha ocupado en ti? Con vida, con agua fresca del riachuelo a punto de nacer que será el primer hijo del cantautor y de su mujer, Anna Axster.

A su modo, de esa manera desértica y sobria, cargada de un fuego interno que quema casi como el hielo del espacio exterior, Ryan Bingham y su "El miedo y el sábado por la noche" , explora el nuevo gozo de tener a alguien a su lado, de esperar esperanzado algo nuevo e inocente mientras te mueves desde la oscuridad hacia la luz.

Canciones al estilo de Bingham, nada de sonidos luminosos que reflejen las playas de California. Temas autobiográficos como" Nobody Knows My Trouble ", "Hands of time" con esa idea necesaria de tratar de moverse en una sola dirección: hacia adelante.y dejar  de mirar la vida por el espejo retrovisor y simplemente, comenzar a mirar por el parabrisas. o esa belleza que es "Broken heart tattoos ", "Nobody knows my trouble" o "Top shelf drug", poseen ese sonido tan Bingham, ese sonido agreste, poderoso como unas vacaciones de Led Zeppelin en Austin.
Todas estas canciones han sido escritas por Bingham en unos días en que éste, se recluyó en un remolque Airstream en las montañas de California alejado de todo, sin, supuestamente, acceso al mundo ni a sus comodidades.

Las letras del disco tienen un aire descaradamente romántico. Se susurran palabras, se cantan guiños emocionales que solo dos personas pueden entender.
Dice Bingham;"El matrimonio era la única cosa que me ayudado a tirar para adelante en los momentos más jodidos. Esa ha sido la única cosa en mi vida que ha sido tan estable. Así que es lógico que el álbum gire alrededor de Anna, el bebé y la vida delante de mí. Se trata de cosas que está pasando, cosas buenas.
Y este hecho se nota en todo el disco. Son canciones bonitas, brillantes pese a su textura árida y machacona. Temas como "Broken heart tattoos", una carta apasionada que el músico le escribe a su hijo no nacido y realizada, curiosamente, cuando Bingham ni siquiera sabia que su mujer estaba embarazada, destilan una belleza intensa y hermosa. Al igual que ese anochecer en el corazón que es la maravillosa "Fear and saturday night" una de esas canciones que se aferran al alma para siempre.
Bingham otea el mundo con una mirada nueva, o, al menos, más limpia. La banda sonora que inició años atrás suena más esperanzada y brillante y las canciones que suenan en su vida, tienen un bonito motivo para ser cantadas y eso, es lo que realmente importa.

Ryan Bingham:Adventures of you and me

Ryan Bingham: Fear and saturday night:




3 comentarios:

Nikochan dijo...

Un discón y una excelente crítica. Plas plas, a sus pies.

Jose Navas dijo...

Despues de dos fiascos, se ha marcado este discazo... Mejor que Mescalito...? aquel era mas autentico...este mas sabio

Chals Roig dijo...

Palabras preciosas y acertadas de uno de los grandes discos de lo poco que llevamos de año. Saludos