martes, 15 de abril de 2014

Nigel Ray Beck: Las Nanas Que Cantan Los Lobos A Sus Cachorros



El mundo se abalanza sobre nosotros, estemos preparados o no. Estampidas de sucesos que arrasan con lo que tienen delante en una huida enfervorizada hacia la entropia. Las cosas, las que deseas y las que no, suceden al margen de ti, otras veces por tu causa. Hechos y consecuencias. Caminos que se estrechan o se desparraman más allá de lo que tu vista, incluso tu imaginación es capaz de asir. 
El cuerpo aguanta como puede el embate de las cosas que pasan día día, aferra su alma a esa tierra que tiembla y se sacude a cada respiración, aprieta los dientes con un orgullo fatuo y entrecierra los ojos con el deseo, casi una plegaria, de ser capaz de ver todo lo que va a sucederle en la vida sin cerrarlos, sin apartar la vista de las maravillas y las miserias que se van a ir desplegando ante él porque eso es estar vivo. No sobrevivir cómodamente, en una repetición pastosa y anodina de ese puto día en el que no sucedió nada reseñable, sino lamerse las cicatrices cuando las hay, quitarse el sudor del alma y del cuerpo cuando el amor a rodado contigo en una pelea cómica y hermosa, contar las arrugas que esa vida a marcado a fuego en ti, las de las risas, las del llanto, las de los gritos jubilosos, los susurros, los surcos que las lágrimas han arrancado a la piel diciendo más de ti , de lo que serás nunca capaz de hacer tu mismo.

Cuando la vida descubre en un sólo día las cartas de jugadas tan distintas, cuando la noche parece un sarcasmo del día, cuando necesitas aferrarte a un mástil, sea el del barco desvencijado de tu existencia o el de una guitarra que sabe hablar de tu sentimiento mejor que tu mismo, es un lujo contar con tipos como Nigel Ray Beck.
¿Quien? si, claro ese  tipo ..¿Como decías que se llamaba? Joder, pues un puto músico cargado de una emocionalidad difícil de ignorar. Un tipo nacido en  Weymouth, Inglaterra y que lleva años viviendo y desarrollando su carrera musical en Dinamarca. Un tipo que acaba de sacar una maravilla de disco titulado:"13 Four Minute Songs". Trece apasionadas canciones que cuentan con la colaboración de una banda norteamericana llamada U.S. Rails en ocho de los temas del disco...¿He cantado vuestra atención? Si ,esa maravillosa banda se decidió a grabar con Nigel Ray Beck el grueso del álbum, es porque, evidentemente, poseen un gusto excelso por la música, habida cuenta de su propio bagaje sonoro. Y ese gusto revolotea por todas y cada una de las canciones de este discazo cargado de amor y pasión por hacer canciones de esas que te llegan al corazón, lo vuelven un globo de un rojo intenso y lo echan a volar por el cielo azul vertiginoso de su mirada, forzando, en unas cosquillas en forma de canción, una risa que se enreda a mi alma igual que "Acting Like Jane", o "Over a Kiss" lo hacen en mis orejas, con el gorgoteo delicioso de una risa de niño que juega en la vida y con la vida como quien tararea una canción.

Dice el propio Nigel Ray:"Las canciones tratan a menudo sobre la vida, los cambios y las diferentes experiencias en el camino ... pero no siempre...Pero,una cosa es segura, siempre están cerca del corazón y  más cerca aún del hueso.
Canciones que se enredan en el alma con la intensidad de un primer beso, con la dolorosa y desgarradora realidad del último beso que darás o que te darán...Besos en forma de canciones que se quedan tatuadas al alma como la dolorosamente bella "Beautifully Broken" o como " Sideways Glances". Ese Hurt so good que hace que veas, por entre nubes oscuras y tormentosas, toda la luz del sol o de la luna llena.

El músico actúa en solitario en bastantes ocasiones pero a menudo es acompañado en el escenario por Kirstine Hansen a las voces  y Henrik Carstens al contrabajo.Juntos tejen un hermoso tapiz lleno de historias donde las canciones cobran vida. Cuando no se agarra a los Low High Fives, su banda para desgranar cancionacas del tamaño de "Secret Name", " Almost All the Time" o medio tiempos preciosos como " I'm Still Blue".

Canciones que llenan esos agujeros que la vida te hace intencionada o casualmente. Canciones que arrancan una sonrisa al corazón y le prometen días de verano interminables, con la luz del día enredándose en su pelo y volviéndolo, por un segundo, un sol de medianoche.







5 comentarios:

RAFA dijo...

suena muy grande este hombre !!! te agradeceria si me lo puedes pasar. Tambien te queria comentar que he visto nuevo disco de Deadman "Chimes at midnight" !!! veremos si suena igual de bien que el anterior que nos descubriste !!! un abrazo,

21st Century Schizoid Man dijo...

Qué bien suenan y cómo mola el sur y oeste de Estados Unidos. Ais... Un abrazo, caballero. No sé si le gustará The Cult; pero he hecho un homenaje para chuparse los dedos en mi blog.

Javier de Gregorio dijo...

Muy buenos temas, tanto el acústico inicial como los electrificados. He pasado los vídeos a mis favoritos, realmente merecen la pena. Un nuevo descubrimiento, gracias por lo tanto.
Saludos,
JdG

Carolynn Underground dijo...

Yo tengo una loba preciosa, tú sabes bien, le pienso poner este maravilloso disco para que empiece a quererme un poquito más que a tí...a ella también le apasiona tu Rock and Roll. ;))

TwoHeadsOneBrain dijo...

Y que gusto que gente tan talentosa valore este texto y al músico que lo acompaña. Placer teneros por aquí y daros un abrazo cariñosote ahora que la luna asoma y el sol de medianoche sonríe...