martes, 13 de agosto de 2013

Shane Cooley : Toda La Luz Y El Color De Tu Sonrisa



Que extrañas son las percepciones. La confianza absurda en que los caminos que tomas te llevaran a donde tú deseas ir, se desdibujan en un parpadeo, con el sutil movimiento de una brizna de sentimiento o el parpadeo de las alas de una mariposa única y hermosa al alzar su vuelo mágico, hipnótico.

El mundo y la vida que transporta, se mueven de un modo tan aleatorio y caótico para las pobres percepciones humanas que uno se ve huérfano de razones que expliquen porqué este si, y aquel otro no.
La música, desde luego, no es una excepción. El verano extiende sus patas de insecto sobre las novedades y marca fronteras férreas para aquellos discos que, este que suscribe, querría echar las orejas y el alma.
A priori, quería haber traído a esta ventana a la cual os asomáis, el último disco del norteamericano Shane Cooley,  When It Rains- It Pours. Pero mi corazón no está ahora por sonidos tan subterráneos, tan encerrados en palabras, palabras hermosas, palabras que dan placer leer pero que se envuelven en un sonido excesivamente minimalista, intimo y oscuro.
Y yo quiero luz. Estoy enamorado de ella. Del brillo que me ofrece, de como alumbra mi camino y me empuja a buscar colores, sonidos más intensos y poderosos. Alegría, intensidad, calidez y una pasión que me arrebata el alma y me hace desear estar vivo así, de esta manera; estallando en una juventud que,como decía Albert Camus, hace que crezca en mi un verano invencible.

Cuando Cooley sacó este discazo en 2008, mis orejas sonrieron con satisfacción. "Whirlpool" lo tiene todo. Canciones de la intensidad, la fuerza y la rabia de "Kamikaze", apasionadas, seductoras y poderosas de la talla de "My Asbury Park", medios tiempos deliciosos como "Deep Sea Dive", "Whirlpool",  que da título al álbum, incluso aproximaciones disco setenteras como "Speed of Life" o canciones que enamoran y hacen que te enamores como "Ides of March" o " Sundance".

Luz e intensidad. Amor por la música y fe atea en uno mismo. Así es esta obra que, imagino, algunos tendréis ya en las antípodas de vuestra memoria y, otros, con suerte, es la primera vez que ponéis vuestras orejas en ella.
 De ese modo indolente e inocente es como deberíamos acercarnos a la música, poniendo el corazón en estas canciones, en la manera arrebatadora e intensa en  como es interpretada y en el modo único, sublime y especial en como nos llega. Todo esto es una pequeña epifanía, de esas de andar por casa, de las que casi olvidas en el cajón de la mesita de noche y que, de golpe, brilla con tanta intensidad que cubre la habitación, tu vida entera con una luz única y especial. Y esto, amigas y amigos es un lujo que todos deberíamos sentir alguna vez.



Shane Cooley:Kamikaze










2 comentarios:

Carolynn Underground dijo...

Cada vez que suena "Kamikaze" se te planta una sonrisa de esas que paran el tiempo por unos instantes, eres puro Rock and Roll, y eres ese verano invencible del que hablas TwoHeads.
Un disco que nunca estará en las "antípodas" de mi memoria, sobretodo porque tú ya te encargas de ello ;)

Addison de Witt dijo...

Os hago caso, como siempre, y me metere en otro lío, es decir otro discazo sin tiempo para escuchar como es debido, tiempo que termino quitandomelo del sueño y asi aprovecho para pensar en vosotros, bueno al final no esta tan mal.
Abrazo a ambos y os cuento que tal este kamidaze.